Locales cerrados del mercado deben ser abiertos dentro de 30 días

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Fernando Villa 09:05 PM 2017-03-03

En un plazo de 30 días todos los locales de la plazoleta Sargento Aldea que permanecen cerrados, y son usados como bodegas, deberán abrir sus puertas al comercio, o de lo contrario la Municipalidad de Chillán los restituirá y retomará su control.


Lo que el municipio y la administración del Mercado anuncian no es otra cosa que algo que forma parte de la nueva ordenanza de ese centro comercial, que establece que los puntos de venta que no sean usados comercialmente podrán ser recuperados por el gobierno comunal.


Ayer el administrador del emblemático sector de la ciudad, Héctor Sepúlveda Arangua, informó que desde hoy las personas que aparecen como concesionarios o con el control de los puestos de venta serán notificados de que deben abrir sus puertas o deben devolverlos.


Para el directivo, esta medida es parte de las estrategias que tienen como finalidad “hacer grande este centro comercial y cambiar el ‘chip’ de como debe ser manejado por los comerciantes”.


Las notificaciones, que comenzarán a ser entregadas a los titulares de los recintos en desuso, fueron estudiadas por el Departamento Jurídico de la entidad edilicia.


Bodegas y otros sin uso
Se estima que de los 274 locales existentes en la Plaza Sargento Aldea, aproximadamente 50 permanecen como bodegas de mercadería de los propios feriantes, o simplemente no tienen uso.


Sepúlveda planteó que desde el momento en que se produce la notificación, el plazo para la apertura de locales es de 30 días, el cual puede eventualmente flexibilizarse en la medida que existan antecedentes que ameriten algún tipo de postergación.


Se trata de una medida sin marcha atrás, de tal manera que durante el primer semestre de este año el tema deberá estar totalmente saneado.


Para el administrador del Mercado y la plazoleta, los puntos de venta que no satisfagan las condiciones de la ordenanza, que entró en vigencia este año y que reemplaza a la del año 1961, serán licitados posteriormente por la municipalidad.


El cierre de esos locales pudo deberse a muchas causas, entre las cuales se puede contar la falta de motivación de los comerciantes, la pérdida de clientes o la carencia en materia de fiscalización, pero ello debe cambiar. Sepúlveda recalcó  que “acá debe haber un cambio”.


El presidente de la Asociación Gremial Plaza Sargento Aldea, Manuel Rojas Toro, planteó que la medida va en la dirección correcta,  pues busca ordenar y mejorar un punto neurálgico de la ciudad.


Agregó que en muchos casos “desconocemos quienes son los dueños de los negocios que permanecen cerrados y no van ni siquiera a reuniones”.


En tanto, la concejala Nadia Kaik indicó que “si esto es beneficioso para la ciudad, los comerciantes y además contribuye a darle vida a este sector, en especial al patio 5 de Abril donde hay muchos locales cerrados, debemos apoyarlo”. 

Comentarios