Más alarmas e intervención psicosocial trae Plan de Seguridad

Por: Felipe Ahumada Fotografía: : La Discusión 09:50 PM 2017-03-02

Tras la última reunión sostenida entre el encargado de la Oficina Municipalidad de Seguridad (OMSE), Renán Cabezas, presidentes de juntas vecinales y Carabineros, se determinó que este mes comenzará la evaluación de problemas delictuales en los distintos puntos de la ciudad, conforme a definir en que proyectos se ocuparán los $240 millones con que cuenta el Plan Comunal de Seguridad de Chillán.


Las nuevas iniciativas, por lo tanto, se sustentarán en los resultados que arroje esta evaluación, que incluye estadísticas delictuales tanto cuantitativas como cualitativas y georreferenciales, que serán aportadas por Carabineros de la Segunda Comisaría de Chillán, más las apreciaciones que cada dirigente vecinal realice respecto a sus propios barrios.


Estos recursos forman parte de un total de $740 millones que recibió la OMSE  para poner en marcha el plan por parte de la Subsecretaría de la Prevención del Delito, dependiente del Ministerio del Interior.


Los primeros $490 millones se ocuparon, conforme a la evaluación del comportamiento delictual del 2015, en la instalación de alarmas comunitarias, cuatro cámaras de televigilancia en el centro de la ciudad, luminarias led y en la creación de una escuela de formación de líderes, que contó con la participación de 300 personas, entre las que se cuenta el total de los presidentes de juntas vecinales.


Cabezas, quien aclara que aún no hay nada definido, comenta que “por lo que hemos notado en cuanto a los niveles de satisfacción entre los usuarios, lo que más éxito ha tenido han sido las alarmas comunitarias. De hecho, dirigentes de otros barrios en los que no fueron instalados estos artefactos nos han venido a solicitar que los instalemos, por lo que me parece que en esta oportunidad, parte de estos recursos que aún nos restan podrían transformarse en más alarmas”.


El encargado de la OMSE detalló que las alarmas han demostrado no solo ser útiles para advertir la comisión o el advenimiento de un delito, sino que “muchos adultos de la tercera edad que viven solos han podido recibir ayuda cuando se caen en sus casas, o cuando alguien avisa sobre una persona que sufrió un infarto, un incendio o cualquier otra emergencia que no necesariamente se relaciona con la delincuencia”.


Posibles novedades
Si bien suena casi a definitivo un masivo trabajo de podas de árboles en los barrios de la ciudad en que éstos impiden la buena iluminación nocturna, problema que de hecho se ha planteado con insistencia en especial en aquellos barrios con gran presencia de adultos mayores, una de las novedades más atractivas apuntaría a una intervención psicosocial destinada a menores con riesgo de contagio criminógeno.


Los reclamos sobre una creciente presencia de niños y adolescentes involucrados en robos y asaltos es un tema que se ha planteado tanto en sectores vecinales como entre los dueños de locales comerciales del centro de Chillán, fenómeno que fue ratificado en la misma reunión por el jefe de la Segunda Comisaría de Chillán, mayor Claudio Saavedra.


El comisario advirtió que este tipo de roce de menores con delincuentes más avezados ha significado que muchos de ellos hayan pasado del clásico hurto al robo de especies en vehículos, apuntando a una escalada delictual que se debe intervenir cuanto antes.


En Chillán solo existe una persona a cargo de este tipo de casos y en la región la única ciudad en donde hay un centro de reclusión de menores es Coronel, y es hasta allá donde se trasladan a los detenidos y condenados de entre 14 y 17 años, lo que impacta aún con mayor profundidad en su desarraigo familiar.

Comentarios