Investigan a cuatro gendarmes por violentos hechos en Bulnes

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Iván Ríos 09:40 PM 2017-02-28

Dos sumarios son los que instruyó Gendarmería Regional en contra de cuatro funcionarios que el pasado domingo 19 de febrero, en dos hechos distintos, protagonizaron peleas y agresiones con arma blanca que además involucraron a un concejal de la comuna de Bulnes y a un vecino de 86 años quien es el padre de un capataz a cargo de una trilla.


Si bien se trata de hechos distintos, ambos tuvieron como origen un mismo evento, esto es una trilla que se desarrollaba desde esa mañana en la cancha municipal de Bulnes, en la que se encontraba el concejal de Bulnes, Juan Pablo Roa, “y ya entrada la tarde, yo me fui al comedor oficial porque quería conversar con los organizadores sobre algún plan para conseguir recursos para la tradicional cabalga que ellos organizan. Estábamos en la mesa, cuando llega el padre del capataz, un hombre ya adulto mayor, y al rato, una mujer a la que conozco por más de 20 años, a quien saludé y la invité a la mesa para que conociera a los organizadores. Al parecer eso fue lo que molestó a estas dos personas que estaban ahí, y que resultaron ser gendarmes”, explicó el edil.


Conforme a su relato, la molestia derivó en un intercambio de palabras que motivó a los gendarmes, quienes vestían mantas y sombreros, golpearlo con un rebenque.


“A mi me llegaron dos, uno en las costillas y otra cerca de la axila, y al caballero mayor le pegaron en la cara y se la hincharon. Luego, cuando pensamos que ya todo había pasado, ellos volvieron y nos tiraron unas sillas, por lo que llamamos a Carabineros, pero cuando ellos venían llegando los gendarmes arrancaron”, acusó el concejal, quien afirmó que ya hizo las respectivas denuncias en la fiscalía. Ambos lesionados fueron a constatar lesiones en el hospital.


Conforme a las indagaciones hechas por los afectados, ambos funcionarios tienen residencia en Bulnes, pero trabajan en la unidad penitenciaria de Chillán y “uno de ellos ya tiene antecedentes disciplinarios. Por lo que averigüé, le pegó una vez a un suboficial, también trató de agredir a un fiscal”, concluyó el concejal Roa.


Sin embargo, en las calles de Bulnes circula una versión que apunta a que el capataz y uno de los gendarmes tenían problemas anteriores derivados de los cursos de agua que cruzan predios de los que ambos son dueños.


Este lío habría motivado, según esta versión, la discusión que dio pie a la agresión.


Agresión con arma blanca
El segundo episodio de violencia ocurrió en forma paralela en pleno centro de Bulnes, puntualmente en la calle Balmaceda, por donde un funcionario pertenenciente al centro penitenciario de Yungay caminaba junto a su polola.


“En ese momento llegó otro gendarme en una camioneta y casi lo atropella, porque le echó el vehículo encima”, relató un testigo, quien aseguró que ambos funcionarios desde niños se conocen debido a que las casas de sus respectivos padres está cerca.


Ambos venían de la trilla, y el incidente de la camioneta habría sido resultado de una discusión que ambos sostuvieron en el evento huaso horas antes.
El conductor, entonces, se bajó de la camioneta y comenzaron una riña que terminó con un par de cortes de cuchillo en la espalda de la víctima, quien debió ser trasladado al hospital de Bulnes.


Sobre el agresor, solo se indicó que trabaja en un penal de Santiago y que había venido a la zona por ese fin de semana.


Desde la unidad de comunicaciones de Gendarmería Regional  explicaron que “más allá de las investigaciones penales que esté realizando el Ministerio Público, Gendarmería instruyó un sumario interno para determinar las causas y las responsabilidades puntuales que le competen a los funcionarios”, además de demarcar que al momento de ocurridos los hechos que se denunciaron en Carabineros de la Tercera Comisaría de Bulnes, “ninguno de ellos estaba de servicio”.

Comentarios