Hasta $132 mil costarán multas para quien no cumpla ley de la sillas

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Agencia Uno 10:50 PM 2017-02-25

Lo que se puede interpretar como una nueva medida para aumentar los niveles de seguridad y la protección de los niños en materia de accidentes de tránsito, ya tiene otras interpretaciones, no todas a favor.

Se trata de las nuevas sillas de seguridad para menores que regirá a partir del venidero 17 de marzo y que obligará a los automovilistas a transportar en sistemas de retención infantil a los menores hasta cumplir los 9 años, o hasta superar una estatura de 135 centímetros y los 33 kilogramos de peso.

Será en esa fecha por lo tanto en que esta medida dejará de aplicarse solo a niños de hasta cuatro años, como manda la actual vigencia, y si hay otra mesura que aumentará este 17 de marzo será el del monto de la multa para quien no cumpla esta nueva norma que convierte su omisión desde una falta grave a una gravísima. 

Esto equivale a una multa entre 1,5 a 3 UTM (aproximadamente entre $66.000 y $132.000), más la suspensión de licencia de conductor de entre 5 y 45 días. 

Igual multa tendrán aquellos conductores que trasladen a menores de 12 años en el asiento del copiloto, (hasta entonces el límite de edad era desde los nueve años) medida que es parte de este conjunto de modificaciones que contempla la nueva ley.

Las argumentaciones del Gobierno para impulsar estas modificaciones a la ley se basan en las estadísticas del Conaset que apuntan a que en 2015 murieron 73 niños de entre 0 y 12 años en siniestros viales, mientras se registraron 4.513 lesionados de esa edad, con heridas de diversa consideración.

De ellos, un 68,9% iba a bordo de un auto, un todoterreno o una camioneta, mientras que los que perdieron la vida a bordo de una bicicleta fueron el 11,2%, un 7,4% en un bus o una micro; y un 4,8 iba en un furgón.

Esto demuestra que los accidentes de tránisto son la principal causa de muerte de los niños de rango etáreo en Chile.

Por esta razón es que la normativa es mandatoria solo para los vehículos particulares y exime a los buses o furgones escolares, además de taxis o colectivos.

Defensas, quejas y suspicacias
El concejal Joseph Careaga, presidente de la comisión de tránsito del Concejo Municipal de Chillán, afirma que a diario le hacen llegar comentarios que son un reflejo de las críticas que se pueden leer en todos los foros de las redes sociales respecto a esta modificación.

“Y la principal tiene que ver con el costo de las sillas, que pueden promediar un valor de 70 mil pesos en el mercado local, entonces imagínate una familia que tiene tres niños menores de 9 años, debe pagar 200 mil pesos y además en un mes en donde además hay que comprar uniformes, útiles, colegiaturas y los permisos de circulación”, dice.

El edil apunta además que debido a la mayor exigencia que la misma ley impone a los fabricantes de sillas, hace que estas tengan una fecha de vencimiento de unos dos años por regla general, por lo tanto ni siquiera son heredables ni es seguro comprarlas usadas.

Estas son algunas de las razones que utilizará Careaga en la próxima reunión de la comisión para poder agendar una entrevista con personal de Carabineros “y preguntarles qué disposición tienen ellos respecto a la fiscalización, ya que sabemos que la dotación policial es apenas la justa para disponer de funcionarios en materia de control de tránsito a la hora de los tacos, hacer patrullajes preventivos, acudir a accidentes o a situaciones en donde se haya generado un delito”.

El concejal, por lo tanto, plantea que “para mi esta ley nació muerta, como la de los chalecos reflectantes cuyo porte se verificó los primeros diez días y luego la misma institución dio la orden de no hacer más fiscalizaciones. En fin, todos sabemos que eso fue un negociado para vender chalecos reflectantes y no me cabe duda que esto de las sillas es otro negociado más”.

Pero desde la óptica policial, su implementación será de gran ayuda y descartan que tenga un final similar al que tuvieron los chalecos reflectantes.

“Lo que pasó con el tema de los chalecos fue que hubo un vacío legal, porque la ley obligaba a tener uno dentro de la cabina del auto, pero no su utilización al bajarse de éste en caso de alguna avería, en cambio esta ley de las sillas para niños es clara, y al menos nosotros vamos a comenzar a infraccionar a quienes no la cumplan a partir del 17 de marzo”, anticipó el teniente Christian Jorquera, dela Siat de Carabineros Ñuble.

Para el experto en investigación de accidentes de tránsito, “las posibilidades de que un niño de menos de 35 kilos se accidente grave o mortalmente durante un accidente son mucho más altas que la de una persona joven o un adulto, porque su contextura es más frágil, entonces, si por un lado entendemos que toda modificación a la ley de tránsito generalmente puede resultar incómoda y muy criticada en un comienzo, la experiencia demuestra que todos se terminan adaptando a éstas”.

Cómo usar las sillas
Dentro de las dudas más usuales, respecto a la modificación de esta ley se relaciona con la disposición de las sillas dentro de las cabinas, información fundamental para comprar la adecuada.

Es en la página del Conaset donde se establece que las sillas que se deben utilizar entre los 2 y los 18 kilos deben ser instaladas “mirando hacia atrás” y que luego, cuando se utilizan sillas desde los 18 kilos mirando hacia adelante, éstas deben contar con arnés interno. 

Conforme a los estudios hechos por el Conaset, “arnes interno” permite una mayor sujeción que aquellas sillas en las que simplemente se pasa el cinturón de seguridad por detrás de la silla, las que solo están recomendadas para niños de más de  29 kilos. 

Los sistemas se sujeción mejor evaluados son el anclaje Isofix y el ancla Latch. Las sillas con estos sistemas tienen un costo más elevado, pudiendo llegar a superar incluso los 200 mil pesos en las multitiendas tradicionales.

Son 21 las marcas acreditadas por el Gobierno y estas se encuentran en la página del Conaset con sus respectivas especificaciones técnicas. Estas sillas deben contar con los certificados de seguridad para sillas vigentes en Europa o Estados Unidos, visibles en los respectivos etiquetados de las sillas.

Esta cantidad de marcas disponibles es el argumento principal de quienes apuestan porque la competencia hará que los precios no se disparen, a diferencia de lo que pasó con los chalecos reflectantes, que de costar en promedio 1.500 pesos, superaron los 5 mil.

Finalmente, sobre el uso de los alzadores para menores de entre 9 y 12 años, no hay una obligatoriedad por parte de la ley por el momento, pese a que se recomienda su uso.

Éstas también presentan un menor costo, el que en promedio bordea los 20 mil pesos y también debe regirse por las certificaciones de calidad internacionales que rige para las sillas de seguridad.

Comentarios