Recurren al Tribunal Ambiental por modificación de central Ñuble

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:45 PM 2017-02-25

48,7 hectáreas es el aumento de la superficie a intervenir -totalizando 130,1 hectáreas- para la instalación del canal de aducción, según informó Hidroñuble en la consulta de pertinencia.

La Municipalidad de San Fabián presentó este jueves un recurso de reclamación contra el SEA ante el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia, por las modificaciones al proyecto central hidroeléctrica Ñuble, de la empresa Hidroñuble, que consideran un aumento de la superficie para el trazado del canal de aducción.


Según explicó César Uribe, jefe de la unidad de Planificación Ambiental del municipio, el objetivo de esta acción, que fue presentada en representación de los vecinos, es que estos cambios, que suponen una mayor superficie de bosque nativo a talar, se sometan a evaluación a través de un estudio de impacto ambiental (EIA).


“Queremos que el tribunal indique al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) la necesidad de la realización de evaluación ambiental de la modificación del proyecto”, manifestó Uribe, quien recordó que el SEA resolvió el 7 de ocubre pasado que no era necesario que la empresa presentara un EIA por las modificaciones, luego que Hidroñuble ingresara al SEA una consulta de pertinencia el 17 de agosto de 2016. 


En la consulta de pertinencia se planteaba ensanchar la franja de tala de bosque destinada a la construcción del canal de aducción, ducto que transportará las aguas unos 16 kilómetros, desde la bocatoma, en el sector Caracol, por el cerro, hasta la cámara de carga que alimentará las turbinas en la casa de máquinas, en el sector Las Guardias. 


El SEA ya había aprobado en 2011 aumentar en 25,6 hectáreas la superficie a intervenir, sumando un total de 81,6 hectáreas. En la consulta de pertinencia ingresada el año pasado, se estimaba un incremento de 48,7 hectáreas, de las cuales 30,35 hectáreas corresponden a bosque nativo. 


“Esta modificación considera el aumento del área de intervención de 54 a 130 hectáreas para la construcción del canal de aducción. Es una modificación considerable, es más del doble de la superficie original, no es algo menor, pero a pesar de los argumentos presentados por el municipio, el SEA resolvió que no era necesario un EIA”, explicó Uribe.


En opinión del profesional, esta decisión deja sin resguardo legal a los vecinos que se verán afectados por la modificación.


“Hay una afectación de los vecinos con este cambio, no solo por la tala de bosques, sino por el aumento de la superficie del proyecto. Ello, considerando que ya con el tamaño original había 10 familias que estaban muy cerca de la franja del proyecto, a menos de 20 metros pero ahora no sabemos cuántos quedarán dentro del área a intervenir, eso no está definido, y tampoco está claro qué medidas se adoptarán, por ejemplo, el traslado de algunas familias. Por eso nosotros pedimos un estudio, de manera que se reconozca la afectación y se establezcan medidas y eso hoy no está siendo reconocido por el proyecto ni por el SEA. Hoy existe incertidumbre entre los vecinos”, argumentó Uribe.


El recurso de reclamación, patrocinado por el abogado Álvaro Toro -que también representa a Bulnes sin Termoeléctricas-, es la consecuencia del rechazo de los recursos administrativos interpuestos anteriormente. Según recordó Uribe, el municipio presentó un recurso administrativo ante la dirección regional del SEA después que el organismo resolviera que no era necesario un EIA. “Dicho recurso fue rechazado, por lo que apelamos a la dirección nacional, que también rechazó el recurso”, dijo.


Cámara de Diputados
El pasado 2 de noviembre, la Cámara de Diputados aprobó un un proyecto de resolución, presentado por la diputada Loreto Carvajal, donde se le solicita a la Presidenta Michelle Bachelet que, a través de la Superintendencia del Medio Ambiente, se someta al sistema de evaluación de impacto ambiental la proyectada ampliación del proyecto hidroeléctrico.


Según Carvajal, “los temores y preocupaciones de los dirigentes y vecinos del sector no han sido escuchados. Es tan así que en una primera presentación la Conaf, luego de referirse contrariamente a esta ampliación y solicitar el pronunciamiento de una evaluación de impacto ambiental, luego en una segunda solicitud de pertinencia del proyecto, cambia radicalmente su postura, no tomando en consideración que este propio organismo ha multado a dicha empresa por la tala ilegal de bosque nativo”.

Comentarios