Detectan mal uso de puestos de bodegas en el mercado

Por: Edgar Brizuela 09:35 PM 2017-02-24

Una de las últimas ordenananzas locales emitidas por la municipalidad chillaneja está siendo vulnerada sin que aparentemente las autoridades locales puedan adoptar medidas para que su cumplimiento sea efectivo.


En la plazoleta Sargento Aldea del Mercado, debutó el año 2016 una nueva normativa que rige su actividad, los plazos de concesión de los establecimientos y una serie de temas relacionados con el quehacer diario de este importante centro comercial de la urbe.


Según establece el documento, que tiene como fin potenciar este punto neurálgico de la ciudad, estaría prohibido el uso de locales comerciales como bodegas, pero la realidad es ello está lejos de ser respetado por los locatarios.


En los últimos años se ha incrementado el uso de antiguos locales comerciales como centros de acopio de la mercancía de los comerciantes de tal manera que de los 280 puestos alrededor de 50 no están orientados a la atención de usuarios.


Para el presidente de la comisión Mercado, Juan López Cruz, la situación se viene registrando desde hace muchos años y nunca la municipalidad le puso atajo a esta práctica bastante extendida en el sector.


Reconoce que si la ordenanza “plantea que los locales deben ser abiertos al público y no ser ocupados para bodegas la municipalidad tiene que tomar medidas y pedir la restitución de aquellos”.


Además se supone que algunos de los puestos que son ocupados de lugares para almacenar comestibles son arrendados a los feriantes instalados en el sector.


Por ello el concejal Víctor Sepúlveda señala que la corporación edilicia tiene que ser capaz de ponerle freno a la práctica de arrendar locales para bodegas pues va en contra de la normativa que rige a la plazoleta Sargento Aldea.


Agrega que el gobierno comunal se había comprometido a contratar nuevos fiscalizadores con la finalidad de reforzar el control de las ordenanzas municipales.
Muchas normativas emitidas por la corporación edilicia no son respetadas justamente porque no hay capacidad de la oficina de fiscalización comunal de verificar en terrenio que se cumplan los artículos de las ordenanzas.


Dado este panorama, Juan López planteó que tras la primera sesión de concejo municipal de marzo, activará la comisión Mercado justamente para que las autoridades municipales expongan cuales son las limitaciones que tienen para realizar una inspección completa del sector.


Desde el municipio se plantea que están atentos al tema: “hace un tiempo, una comisión especial integrada por el administrador municipal, dos concejales, el administrador del Mercado y dirigentes de los locatarios establecidos, se reunieron para conocer del tema. Decidieron las medidas a adoptar, comenzando por las fiscalizaciones correspondientes, las que se están haciendo en este momento. Como consecuencia de ellas, se desprenden las medidas a adoptar”.

Comentarios