Ñublense enfrenta a Curicó y a una nefasta estadística

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa Ganz 09:00 PM 2017-02-21

El empate sin goles ante Coquimbo Unido en casa ya quedó atrás, y ahora sólo queda pensar en el rival de turno. El super líder e invicto de la Primera B, Curicó Unido. El cruce entre ambas escuadras está sin duda marcado por duelos que han significado llantos y alegrías para ambas hinchadas. Pero lo cierto es que en el más corto plazo, la supremacía tortera por sobre los diablos es ineludible. Por lo puntos, en los últimos nueve partidos las estadísticas se disparan con holgura en favor de los curicanos.


Y es que desde los registros apuntados que van desde el 26 de abril del 2009, al último jugado el 10 de diciembre del pasado 2016, los comandados por un conocido en Chillán, Luis Marcoleta, han sabido quedarse con 5 partidos, versus solo 2 victorias ñublensinas, y 2 empates.


En materia de goles, en los últimos tres partidos que han protagonizado los dos equipos, suman en favor de los de la Séptima Región 9 goles, y en favor de los chillanejos sólo 1, antecediendo el cotejo del próximo lunes en el  estadio La Granja.


Ya se piensa en curicó unido
Por su parte, el presente futbolístico reflejado en los resultados de ambas escuadras, marcan un abismo de diferencias en sus números logrados en lo que va del campeonato.
Curicó Unido es el exclusivo líder de la categoría con un total de 42 puntos, resultado de una campaña que habla de 12 triunfos y 6 empates. En cuanto a goles convertidos y recibidos, se alzan además como el plantel más goleador (34) y con menos goles recibidos de la categoría (13).


En tanto los dirigidos por Pablo Abraham tienen 21 puntos que lo tienen 10 casillas por debajo de Curicó, producto de 4 triunfos, 7 empates, y 7 derrotas. Respecto a los goles, ha sabido marcar 21, y ha recibido 23.


“Es el puntero, partido complicado, y vamos a salir a ganar ese partido que va ser pero con mucha garra vamos a ir a buscar ese partido”, expresó el canterano diablo Felipe Albornoz.


“Hay que seguir trabajando, ahora tenemos un partido durísimo con Curicó, de visita, la verdad es que hay que empezar a sumar de a tres porque o si no se nos va comenzar a complicar”, sumó el chilenoargentino Lucas Triviño.


Finalmente el experimentado volante de contención Sebastián Páez, es preciso en que de cara al partido ante los curicanos, al hincha, a la gente ya no hay nada que decirle.


“Yo ya no le digo más nada a la gente. Nosotros tenemos que hablar dentro de la cancha que es la única forma en que podemos respaldar las cosas que podemos decir”, apuntó el serenense.


¿Y el gol?
En los últimos tres partidos, Ñublense ha sabido marcar solo un gol, sequía que es abordada por los protagonistas, y por sobretodo de aquellos llamados a ser quienes convierten.


“Estamos un poco desafinados allá arriba, el partido contra Valdivia anduvimos bien, después contra San Felipe generamos bastante pero estuvo mala la definición, contra Rangers mas o menos y ahora se generaron, se tuvieron tres o cuatro opciones clara para poder abrir el marcador, no se pudo”, sumó el ariete guatemalteco Minor López, siendo claro en que “queda reflexionar en su accionar, hacer la autocrítica que en este momento la empiezo a hacer y es eso en lo que tenemos que mejorar”, agregó.


El otrora goleador del Apertura 2016-2017 en Ñublense Lucas Triviño, también refirió sobre la falta de gol.


“Amargado un poco en lo personal pues no se me ha dado el gol. Pero estoy tranquilo, sé la campaña que hice el semestre pasado. Lo importante es crearme las situaciones que es fundamental, pues a la hora que no las tuviéramos estaríamos mucho más preocupados y capaz que intranquilos”, reflexionó quien tras un golpe de cabeza hizo que el balón diera en uno de los tuvos del meta coquimbano Mall, que habría sido la apertura de la cuenta.


“Hay que ser contundentes en la puntada final, en el finiquito que nos estamos errando muchos goles . He tenido dos o tres ocasiones así que tengo que estar más tranquilo, fijarme donde está el arquero”, finalizó José Loncón.

Comentarios