Patrimonial puente de Confluencia se convertirá en Monumento Nacional

Por: Edgar Brizuela 10:40 PM 2016-03-23

Por unanimidad los 14 integrantes del Consejo de Monumentos Nacionales aprobaron la propuesta de Chillán y Portezuelo

Solo resta que la ministra de Educación firme el decreto que oficializa la decisión adoptada este miércoles

La comunidad espera convertir al viejo viaducto que iba a ser demolido por el MOP en un paseo ciudadano

El antiguo puente Confluencia, que antes de que terminara este año debía ser demolido porque era considerado como uno de los más peligrosos de Chile por el Ministerio de Obras Públicas y estudios externos, se convertirá en Monumento Nacional.

La emoción desbordó a los representantes locales que llegaron hasta la sede del Consejo de Monumentos Nacionales para defender la permanencia del viaducto de madera que cruza el río Ñuble, que tiene una larga historia que se entreteje con la del pueblo del mismo nombre y otros de los alrededores.

Los 14 consejeros de la entidad que oyeron las presentaciones de los alcaldes de Chillán y Portezuelo, Sergio Zarzar y René Schuffeneger respectivamente, además del jefe de la Unidad de Patrimonio (UPA) de la capital provincial, Erwin Brevis, y la presidenta del movimiento ciudadano en respaldo del viaducto, Carmen Osses, decidieron darle la categoría de manera unánime.

Carmen Osses, que además de presidir la Agrupación Cultural Puente Confluencia dirige la junta de vecinos de la localidad rural, comentó que la unanimidad de los delegados de la entidad estatal da cuenta del valor que tiene esa obra de ingeniería de otra época.

Además recalcó la dirigenta, que con la decisión adoptada este miércoles en Santiago por el Consejo de Monumentos Nacionales, se revierte la idea previa del MOP de demoler la vieja estructura antes de fin de año y comienza una nueva etapa marcada por la conservación y puesta en valor del puente, aún en funcionamiento para el cruce de vehículos.

La destrucción del viaducto formaba parte del cronograma definido por el Ministerio de Obras Públicas que financió el desarrollo del nuevo puente que está en avanzada fase de construcción, a unas centenas de metros del más antiguo.

El año pasado, específicamente el 11 de mayo, recordó Osses, el MOP les comunicó el destino que tendría la estructura de 522 construida con bases de hormigón y superficie de madera durante la década de los 30 del siglo pasado.

Desde que tomaron conocimiento de ese hecho comenzaron un tenaz movimiento ciudadano que logró convencer a autoridades locales y parlamentarios, que levantaron su voz a favor de preservar la estructura.

Carmen Osses destacó que todo parecía perdido y más aún luego del 1º de octubre, cuando en reunión con el seremi de Obras Públicas René Carvajal, éste les comentó que no tenía otro fin más que la demolición.

Para la entidad estatal no existían alternativas, dado que los estudios técnicos parecían dar cuenta que el viaducto de 80 años de antigüedad se encontraba en un lamentable estado y era irreparable, por lo que su destrucción era necesaria antes de que colapsara sobre sí mismo.

El MOP tenía a la vista estudios ingenieriles de universidades que precisaban que prácticamente no había opciones para una estructura. Esto pese a que hasta el día de hoy se usa por vehículos y camiones.

“Se nos dijo que era el puente más malo de Chile y que en cualquier momento podía caer, pero los estudios datan del año 2009 y como ven el puente sigue siendo utilizado por la comunidad”, explicó la dirigenta.

La tenacidad en la defensa de los vecinos dio resultados y el municipio de Chillán inició hace unos meses el trabajo para declararlo como Monumento Histórico. Desde este miércoles, con la ratificación de la declaratoria, comienza una nueva etapa para esa antigua obra de ingeniería, que ha soportado el paso de los años y que a pesar del tiempo se niega a que sea destruido ante la pronta entrega de un nuevo viaducto.

Para los vecinos y la comunidad además es relevante que frente a los antecedentes técnicos que aconsejaban la demolición se pusieran de relieve aspectos sociales, culturales e históricos. Para la comunidad se trata ciertamente de un logro histórico y lo ocurrido este miércoles equivale a haberle torcido la mano al destino y comenzar a trabajar el desarrollo de un proyecto diferente.

“Presentación impecable”
El alcalde Sergio Zarzar comentó este miércoles que fue testigo “de una presentación impecable, que puso de manifiesto el valor que tiene este puente para la comunidad chillaneja, de Confluencia y los alrededores”.

La autoridad comunal agregó que era imposible desconocer el valor que posee el viaducto de Confluencia como articulador de la vida en el sector rural.

“En mi presentación puse de manifiesto la parte humana, los valores asociados al puente, la rica historia detrás de él y cómo ha marcado a generaciones de personas que conforman la comunidad”, destacó desde Santiago.

Planteó que no se trata solamente de un conjunto de pilares y madera, sino que de un enlace que remite a formas de vida que conforman una red valiosa y que debe ser mantenida para las futuras generaciones.

La estructura se entremezcla con la forma de vida propia de aquella zona del secano y además es un factor clave para el desarrollo de un sector rural cercano donde emerge la alfarería de Quinchamalí, siendo igualmente pilar de su desarrollo  turístico planteó el jefe comunal.

Zarzar agregó que la decisión adoptada este miércoles, por haber sido unánime, será refrendada por la ministra de Educación Adriana Delpiano a través de un decreto.

Y a pesar de que resta un trámite administrativo, ya nada puede cambiar el destino del enlace de madera que es parte del paisaje y la vida de Confluencia desde hace más de 90 años.

Búsqueda de recursos
Desde ahora comienza el trabajo no menos arduo de conseguir recursos para proyectar lo que se hará con esa conexión sobre el río Ñuble, donde se junta con el Itata.

Un tema relevante es qué entidad pudiera financiar su mantención y conservación permanente, lo que ciertamente requiere de estudios específicos para conocer el real estado de los pilares de cemento y la carpeta de rodado de madera.

Si bien se trata de un trabajo posterior, es preciso conocer si el Consejo de Monumentos Nacionales podrá aportar a la remodelación que se debiera ejecutar en el futuro o sería el MOP el que se haga cargo a través de Vialidad y su unidad de puentes.

Tanto la dirigenta Carmen Osses como el alcalde manifestaron que desde el momento en que este enlace sobre el río deje de ser usado de manera intensiva por camiones y vehículos, tiene que ser refaccionado.

Para las eventuales obras de remodelación, precisaron, se debieran ocupar los recursos que formaban parte de la construcción del nuevo puente y que incluían un ítem para la demolición del ahora Monumento Nacional.

Zarzar aseguró que el ítem de demolición llegaba a los 370 millones de pesos, cifra que, por no ser ocupada para los fines previstos, debe ser reorientada.

“Los 370 millones de pesos que iban a ser ocupados para destruir el puente se pueden ocupar ahora para refaccionarlo y dotar a la comunidad de una obra de calidad y altamente simbólica”, reforzó el edil.

Agregó que según lo que han conversado con la comunidad, el puente sería el escenario ideal y casi natural para desarrollar actividades artísticas  y culturales.

“Pensamos que tiene todas las virtudes para ser en el futuro un paseo ciudadano, donde se desarrollen ferias y otras actividades comunitarias de relevancia, instalándolo como un eje del desarrollo local”, planeó Zarzar.

Lo que tiene claro es que probablemente las municipalidades de Chillán y Portezuelo deberán desembolsar dinero para las actividades relacionadas con mantención y preservación.

El jefe de la Unidad de Patrimonio del municipio chillanejo, Erwin Brevis, sostuvo que “la declaración para que sea reconocido como Monumento Nacional fue unánime, lo cual es un hecho que pone de relieve la importancia social y humana del puente”.

El arquitecto local destacó que entre los elementos que pusieron de relieve en la exposición figuran la relación de esa conexión de madera con la comunidad, su relevancia histórica y además el hecho que se hubiera acreditado la muerte de una persona tras el Golpe Militar del año 1973.

Sostuvo que el viaducto data del año 1937, según los registros que tienen, pero es probable que sea de varios años antes, probablemente de 1930, tema que debe ser confirmado con nuevas pesquisas bibliográficas.

Nuevo viaducto
Mientras este puente asegura su mantención futura, a meses de ser demolido, la estructura en construcción continúa su avance.

El viaducto de hormigón tendrá 600 metros de largo, sin limitación de carga, con una zona de ciclovía y pesca que solicitó la comunidad.

Posee accesos definitivos, que son pavimentados y tienen la normativa de señalización y saneamiento de aguas lluvias vigentes y un proyecto de defensa fluvial, correspondiente al enrocado que va a proteger a la localidad de Confluencia de las grandes crecidas.

Se espera que la empresa que lo construye entregue las obras durante el primer trimestre del año 2017 a más tardar.

Comentarios