Ríos matrices de Ñuble en la peor sequía de la historia

Por: José Luis Montes Fotografía: Fernando Villa 2017-02-17

Directivos de las juntas de vigilancia de los ríos Ñuble, Chillán y Diguillín, que son la matriz de las estructuras de riego de la provincia, dieron cuenta este jueves que las bajas de caudal han llegado a niveles históricos para la zona y están por debajo de la sequía de los años 98-99 que es la peor desde que se tiene registros.

Los cauces no han debido ser intervenidos, aunque las juntas han redoblado la labor de sus celadores, para evitar los conflictos entre usuarios, que suelen surgir en estas situaciones.

Una diferencia clara con la sequía del 98-99 es que hoy la provincia tiene una gran cobertura de riego tecnificado, lo que permite un uso más racional del recurso.

Río Ñuble
Salvador Salgado, del Río Ñuble, señaló que al 23 de enero el caudal estába en 16,9 metros cúbicos por segundo y para tener un referente de comparación, equivale al nivel que tenía en mismo río el 15  marzo del año pasado. Actualizando los caudales a la fecha se estaría en las mismas o peores condiciones que en la peor sequía de que existen registros.

En su último boletín a los regantes se da cuenta que “en un año normal (hidrológico) a la fecha sobre el río Ñuble han escurrido unos 2.880 millones de metros cúbicos, y la presente temporada solo ha alcanzado los 1.185 millones de metros cúbicos, es decir, un déficit concordante con la falta de precipitación del 59%. Si se considera como referencia la gran sequía de la temporada 1998-1999, en dicha oportunidad habían escurrido unos  973 millones de metros cúbicos, condición más cercana a la actual”.   

Río Chillán
El presidente de la junta de vigilancia, Héctor Jaque, da cuenta que el caudal actual del Chillán es de dos metros cúbico por segundo, lo más bajo de la historia del río que habitualmente en este tiempo trae 4 a 5 m3/seg. 

“Los canales del puente Pinto hacia abajo que tiene ya están colgado (fuera de servicio). La situacion es peor que la de la gran sequía, ya que se ve aumentada por las temperaturas inusuales. Solo nos van quedando cultivos de riego como remolacha, berries y maíces, que mayoritariamente están con riego tecnificado. Incluso estamos preocupads con el agua de bebida de Chillán”. 

El directivo agrega que se ha reforzado el personal de celadores y que trata de estar personalmente más tiempo en terreno para solucionar eventuales conflctos ya que hay que compartir la poca agua por los canales, de un total de 54, que aún son viables.

Río Diguillín
Francisco Saldías, del río Diguillín, también señala que la sequía en ese cauce superó las cifras históricas  llegando a la fecha a 5,3 m3/seg.,  superando la marca de 6,5 de los años 98-99. 

La situación de ese cauce sería desastroza si no fuera porque el canal Laja-Diguillín está aportando 10 m3/seg, pero de todas formas están muy restringuidos y se está usando la totalidad del agua.

Pronósticos
La Dirección Meteorológica de Chile , señaló que en base a las actuales observaciones de la temperatura superficial del mar en el Pacífico y los patrones recientes de circulación atmosférica en el Hemisferio Sur, se sustenta una predicción climática para el trimestre Febrero-Marzo-Abril 2017 para la Región del Bío-Bío:Las precipitaciones estarán en torno a lo normal. La temperatura máxima entre sobre lo normal. Y la temperatura mínima en torno a lo normal.

Agrega que “en el mes de enero se registraron bajas pluviometrías, lo que agudiza el problema de déficit hídrico que tiene la región. Esto mismo influyó en la fuerza que alcanzaron los incendios forestales durante el mes de enero”.

Comentarios