Absuelven acusado de homicidio frustrado porque víctima no se presentó

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:50 PM 2017-02-14

Dentro de la indocumentada “cultura canera” como le llaman a la norma de conducta de quienes han pasado por la cárcel o se han visto envuelto en diversos hechos delictivos, uno de los mandamientos que más vale respetar es no delatar jamás a nadie, ni siquiera al adversario.

Y tal vez fue la existencia de este “código de honor” el que favoreció a Benjamín Eades Eades de enfrentar una condena por el delito de homicidio frustrado, puesto que la persona que conforme a la investigación realizada por el Ministerio Público fue apuñalado gravemente por él, no compareció a la audiencia, dándole la espalda a la justicia formal.

Los antecedentes policiales sitúan el incidente delictual en el interior del Paseo La Merced, un 24 de febrero de 2016, ocasión en que “según nuestros antecedentes, la polola del acusado le dijo a éste que había visto a esa otra persona con la que tenía rencillas anteriores”, comentó el fiscal adjunto de Chillán, Juan Rohr.

Con tal información, Eades habría tomado un cuchillo y se dirigió al paseo con la intención de atacar a su adversario.

“Por tal razón, nosotros presentamos este hecho como un homicidio, que si bien fue frustrado, es calificado, ya que habría sido premeditado”, completó Rohr.

Y los elementos probatorios estaban todos a la mano, el parte policial, los informes médicos de la víctima y hasta se detuvo a Eades, quien fue puesto en prisión preventiva al día siguiente del ataque.

Sin embargo, “la víctima, tras su quinto día de estar en observación, se arrancó del hospital y en adelante no volvió a aparecer en las audiencias restantes, por lo que fue imposible contar con su declaración”, explicó Rohr.

Condena a fiscalía a pago de costas
Paralelamente, la abogada Paula Mujica, quien defendió a Eades en el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán, siempre advirtió a los jueces que “para el Ministerio Público sería imposible demostrar la participación de mi representado en el delito del que se le acusa”, lo que al final resultó totalmente cierto.

Además, el acusado se acogió a su derecho de guardar silencio y nunca declaró.

Quizás lo más llamativo del caso es que ya absuelto el acusado por falta de méritos, la defensa solicitó que se condenara a la fiscalía al pago de las costas de la causa, lo que fue acogido por el tribunal.

Aunque Paula Mujica pidió la suma de $3.651.921, conforme al arancel publicado por el Colegio de Abogados, el tribunal ordenó un pago final de $800 mil pesos que deberá ser cancelado por la fiscalía chillaneja al acusado.

Comentarios