Confirman dos casos de Hanta en joven chillaneja y hombre de Yungay

Por: Fotografía: Agencia Uno 09:00 PM 2017-02-10

Los primeros ñublensinos contagiados con virus Hanta este año, fueron confirmados por las autoridades de salud. 

Se trata de una joven residente en Chillán de 22 años y un yungayino de 47 años. 

Según confirmó la Seremi de Salud, la primera se contagió durante un paseo realizado con amigos en el sector de la Cascada Los Pellines en Pinto. 

La afectada se encuentra internada en el Hospital Herminda Martín, estable y sin cuidados de gravedad, según indicaron fuentes al interior del establecimiento de salud. 

El segundo caso confirmado es un hombre de  47 años con residencia en Yungay, mismo lugar de contagio, quien permanece conectado a Ecmo (Oxigenación con Membrana Extracorpórea) en el Hospital Higueras en  Talcahuano.

Ambos casos, se indicó, constituyen los primeros casos de ñublensinos en contagiarse con el virus en el transcurso del año. 

La semana pasada dos scouts santiaguinos, adquirieron la enfermedad en Ñuble, cuando acampaban en un camping del sector Cachapoal en San Carlos. 

Con los dos últimos casos, los contagios en la región suman este año un total de 8. 

El resto de los contagios se produjo en Arauco, Tomé, Quilaco y Loncopangue (Santa Bárbara).

La letalidad a la fecha a nivel regional alcanza a 1 caso, que representa el 12,5%.

A nivel nacional, en tanto, se han confirmado 21 casos, con 5 fallecidos, y un 23,8% de letalidad.  

El año 2016 a nivel regional se confirmaron un total de 10 casos, con un fallecido, lo que representa una letalidad del 10%.  6 de los casos correspondieron a Ñuble y 4 a la Provincia del Bío Bío.  

El mismo año, a nivel país, se confirmaron 51 casos, con 11 fallecidos, y una letalidad del 21,6%.

Incendios

Desde la Seremi de Salud, precisaron que en los lugares donde se registraron los últimos casos no se registraron incendios forestales o la fecha de contagio no coincide con la ocurrencia de los incendios forestales. 

En el área de vigilancia se continúa con la alerta epidemiológica remitida a delegados de epidemiología de todos los establecimientos públicos y privados de la red asistencial, con el seguimiento clínico de contactos expuestos a riesgo ambiental, y con la investigación de casos sospechosos, según normativa vigente, reforzando la notificación inmediata ante la sospecha de caso en situación de brote. 

El trabajo de campo implica la revisión de contactos expuestos, donde se solicita que las zonas de riesgo queden libres del tránsito de personas; se evalúa si existen residentes y se realiza control de foco, correspondiente a educación sanitaria a los habitantes; se realiza seguimiento a todos los contactos expuestos, lo que dura seis semanas, ya que el período de incubación del virus dura de 5 a 45 días.

Dentro de las situaciones de mayor riesgo se identifican el ingreso a lugares cerrados y con escasa iluminación, como galpones, graneros, bodegas y leñeras; ocupación de cabañas previamente deshabitadas y sin ventilación previa, manipulación de leña u objetos que han estado en contacto con ratones silvestres; además de cortar coligües, arbustos, desmalezar o ingresar al bosque por lugares sin senderos. 

Comentarios