Ñuble: esta semana parte la instalación de casas de emergencia

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 09:45 PM 2017-02-06

En la provincia de Ñuble son 54 las viviendas que resultaron destruidas por el incendio que aún mantiene rezagos a nivel local, según el catastro más reciente realizado por el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu).

Familias de zonas rurales de las comunas de Coelemu, Quirihue, San Nicolás, Quillón, Portezuelo y San Ignacio fueron las damnificadas por el siniestro, que mantuvo en vilo por casi dos semanas al territorio ñublensino. 

Si bien algunas brigadas de emergencia de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Bomberos y el ejército todavía trabajan por extinguir los focos remanentes en la provincia (San Fabián de Alico y Quirihue) y en otros puntos de la región, el gobierno ya está proyectando lo que será el proceso de reconstrucción habitacional.

Planes

El intendente regional del Bío Bío, Rodrigo Díaz, explicó que en el transcurso de la presente semana se empezarán a instalar las primeras casas de emergencia para las familias que resultaron damnificadas por los incendios, beneficio previo a lo que será la solución definitiva, ascendente al otorgamiento de subsidios de 600 UF (aproximadamente $15 millones).

“Ya se está trabajando en la remoción de escombros para poder hacer entrega de las viviendas lo antes posible, ya que en esta etapa se requiere de faenas más livianas(...) nos hemos propuesto como meta que en el transcurso de esta semana empecemos a levantar las primeras”, comentó Rodrigo Díaz y añadió que la limpieza de los terrenos está siendo realizada por equipos de Un Techo Para Chile, Serviu, Onemi y del Ministerio de Obras Públicas, mientras que la instalación de los módulos en la provincia de Ñuble estará a cargo de equipos de Un Techo Para Chile; no obstante, subrayó, no se descarta que las reparticiones del gobierno también presten personal.

El funcionario sostuvo que el requerimiento que se exige para la construcción de viviendas definitivas es mayor, por lo que precisó que el tiempo que le tomará al gobierno concretar el beneficio les tomará al menos todo el 2017.

La asignación correcta de los beneficios y la licitación de los proyectos habitacionales son los pasos que el Ejecutivo debe cumplir antes de edificar las casas definitivas.

“Estimamos que debemos tener terminadas estas viviendas durante el transcurso del presente año. En la región tenemos 777 viviendas afectadas, de esas algo más de 360 corresponden a construcciones destruidas totalmente; si bien es una cantidad grave, es abordable con las capacidades que tenemos”, recalcó.

Gestión de subsidios

Sobre la forma cómo se evitará que los subsidios no se entreguen a personas o familias que no lo necesitan, inquietud planteada por algunos de los dirigentes vecinales de las comunas afectadas, la autoridad regional precisó que el aparato gubernamental tiene una serie de filtros que se encargarán de validar y confirmar cada uno de los casos propuestos.

El primer control pasará por el Ministerio de Desarrollo Social, que es el encargado de hacer el levantamiento de las personas que tuvieron un grado de afectación; tras ese primer paso, detalló Rodrigo Díaz, hay una etapa de validación que lo hace el Ministerio de Vivienda y a continuación se confirma con el municipio la lista oficial antes de la entrega de los subsidios.

“Osea cuando se dice que en Portezuelo hay seis casas afectadas es difícil entrar a decir mire acá eran 25. Es muy visible, además de los filtros, que ante el control social alguien trate de pasarse de listo; ahora si alguien lo hace y logra engañarnos debe saber que lo vamos a pillar y emprenderemos las acciones legales que correspondan”, recalcó.

Responsabilidad

La principal crítica hecha por los líderes de las uniones comunales de juntas de vecinos de las zonas afectadas en Ñuble, radicó en lo poco preparada que estaba la comunidad en cuanto a emergencias referidas a incendios.

No contar con planes o protocolos de prevención fue el principal cuestionamiento ciudadano planteado a través de LA DISCUSIÓN.

Al respecto el intendente Rodrigo Díaz sostuvo que la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, enviará una iniciativa legal para modificar el modo cómo se están abordando este tipo de catástrofes.

A más tardar en marzo el Ejecutivo ingresará al parlamento el proyecto con el que buscará modernizar el sistema de riesgo de incendios.

No obstante, la autoridad del Bío Bío recalcó que los primeros trabajos preventivos ante eventuales desastres siempre estarán en manos de las comunas y vecinos que viven en ella.

“Para cualquier riesgo que sea, el sistema de protección civil descansa en la comuna; la primera responsabilidad de cualquier alcalde o alcaldesa es tener su plan adecuado a los riesgos que son consustanciales a cada ciudad, luego va escalando hasta llegar al Ministerio del Interior, pasando por la provincia, región, etc.”, enfatizó.

Díaz opinó que, lamentablemente, se dan casos en que las plantaciones forestales están muy cerca a las viviendas, pero también ocurre que, irresponsablemente, vecinos de zonas rurales instalan sus casas en áreas destinadas como cortafuegos.

Beneficios

Sobre el plazo estimativo de un año que entregó el intendente regional, referido a la concreción de los proyectos habitacionales definitivos, el alcalde de Portezuelo, René Schuffeneger, admitió que completar el beneficio en su comuna tomará el tiempo calculado ya que existen algunos casos de problemas de sucesión de terrenos.

“Tenemos vecinos damnificados en Quitento que no tienen normalizado su documentación de propiedad, por lo que creemos que acá será más lenta la entrega de los beneficios”, reiteró.

En tanto el jefe comunal de Quirihue, Richard Irribarra, se mostró confiado de que en su comuna el plan gubernamental avance más rápido de lo que estima el intendente.

“Tengo la esperanza de que será antes de que acabe el año. Tenemos a toda la gente catastrada y el gobierno está en conocimiento de las necesidades de las 28 familias afectadas y además no tenemos casos de problemas de terrenos”, opinó.

Centro logístico

El centro logístico y de acopio de materiales y artículos para la provincia de Ñuble será Chillán, mientras que para las otras zonas de la región se concentrará en Concepción, según información entregada por la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), asimismo Talca y Constitución serán las otras comunas elegidas.

La elección de Chillán como centro logístico coincide con la visita que hará a la comuna el próximo jueves el coordinador nacional de emergencias, Sergio Galilea.

Comentarios