Me siento plenamente capacitado para liderar la creación de la Región

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa Ganz 11:10 AM 2017-02-05
No ha parado en su oficina desde que asumió como gobernador de Ñuble el pasado viernes 27 de enero. Álvaro Miguieles Salazar (49), penquista, agnóstico y hombre de izquierda, -sin militancia, pero cercano al senador Alejandro Navarro-, debió enfrentar la peor emergencia en la zona después del 27-F y el mega incendio de Quillón de 2012; y a la vez, “ganarse” al mundo político  y social, que miró con desconfianza la llegada de un afuerino, ex alumno del Colegio Saint John´s de Concepción y licenciado en Comunicación Social  de la UdeC, a los edificios públicos de Av. Libertad.
 
En una semana, el ex seremi del Deporte debió desplegar todas sus habilidades, trabajo que según sus propias palabras, no habría sido posible sin el apoyo del equipo de la Gobernación local. Pese a haber debutado solo hace unos días, la propia Presidenta Michelle Bachelet lo felicitó por la labor realizada, durante su visita a Quirihue, Portezuelo y Coelemu, el jueves pasado.
 
“Confirmé lo que yo ya intuía: la Presidenta no vino a enterarse de cosas, sino que vino a ratificar cosas que ella ya sabía, de cómo estábamos operando. Ella tiene cabal conocimiento de la emergencia, y por lo que vi en Portezuelo y Quirihue, tiene un gran nivel de aceptación, fue muy emocionante verla con la gente”, manifestó Miguieles.
 
Época de desafíos
- A poco más de una semana de haber asumido el cargo de gobernador, ¿Cuál es el balance que hace?
- Cuando llegué, dije que éste era el desafío profesional más importante de mi vida, y la verdad es que en esta semana, esta presunción se ha cumplido con creces. Han sido días súper intensos y motivantes; muy exigentes. Con el equipo hemos tenido momentos de mucha emotividad, de extrema tensión; hemos visto situaciones humanas de profundo dolor. Ha sido una semana muy especial.
 
- Comenzar a ejercer un cargo en medio de una emergencia no es lo mismo que en una situación normal. ¿Cómo ha sido este acercamiento con Ñuble en momentos tan complejos?
- Lo primero que quiero hacer es un reconocimiento al equipo de la Gobernación con el que he trabajado, porque he visto mucho compromiso de verdad, que escasamente uno lo encuentra en otras áreas. Yo lo viví en el Ministerio del Deporte, pero no en una situación crítica como ésta. También debo reconocer a los ciudadanos y ciudadanas, he encontrado una recepción muy cálida, me he sentido como en casa. Creo que la gente estaba esperando que llegara un representante del Estado que se vinculara con ellos directamente. La emergencia, para el inicio de esta nueva gestión, ha sido una oportunidad para vincularme con los habitantes de la provincia, futura región.
 
- Le ha tocado recorrer varias comunas que quizás habría conocido después, el denominado “Ñuble profundo”, donde hay pobreza e inequidades. ¿Ha podido constatar esa realidad?
- Del tiempo que he estado en Ñuble, he estado muy poco en Chillán, muy poco en mi oficina. Me ha tocado conocer parte de la realidad de la Provincia de Ñuble, sin embargo, tengo la impresión que aún me falta mucho por conocer. Me gusta hablar con la verdad, y es imposible arrogarse el conocimiento de todas las materias y realidades de un territorio tan extenso como éste. Me han dicho que los habitantes de Ñuble en general, y de Chillán, en particular, son distintos, especiales. Yo aún no he encontrado la diferencia, me imagino que la vinculación que existe entre Chillán y Concepción es parecida a la que hay entre Concepción y Santiago, son diferencias históricas que traspasan las generaciones. Debo ser humilde, escuchar mucho, ser prudente, hasta llegar a sentir que estoy en condiciones de comprender la verdadera idiosincrasia de los habitantes de Ñuble. Antes, sería una imprudencia, tal como lo dijo el intendente Díaz, tengo una primera misión que es gestionar la emergencia, e intentar, hacia el fin de la emergencia, que creo, estamos bastante cerca; dedicarnos a intentar organizar el aparato del Estado, a planificar para superar la emergencia, más que reconstruir.
 
- Tendrá otro desafío importante: comandar la provincia durante la creación de la Región de Ñuble. ¿Es otra misión compleja, teniendo en cuenta que Ud. es penquista?
- Tengo confianza en mis capacidades. Hoy, cuando el proyecto que crea la Región de Ñuble está tan avanzado y es irreversible, lo que se necesita es una persona capaz de liderar este proceso que vamos a iniciar, y para eso, no se requiere necesariamente de un conocedor profundo de la idiosincrasia del habitante de la provincia. Yo me siento plenamente capacitado para acometer el desafío, para empoderarme de éste y para ejecutarlo adecuadamente. Me parece que la fuerza que hemos puesto en estos días de crisis, es una muestra de las capacidades que tenemos en el equipo de la Gobernación, el cual está desde el viernes 27 de enero, a las 15 horas, bajo mi liderazgo.
 
- La Gobernación inició durante la administración de la anterior gobernadora una mesa técnica para la Región de Ñuble, que precisamente tenía presupuestada una sesión en Ñiquén hace unos días, la cual debió ser pospuesta por la emergencia. ¿Pretende reactivar este trabajo?
- Exactamente, la mesa se iba a reunir el jueves 26 y yo asumí el viernes 27. Apenas podamos y sea prudente, vamos a convocar a una sesión para reanudar el trabajo, no hay tiempo que perder. Hay un cronograma que maneja la Subdere y que ustedes también publicaron respecto de los trámites administrativos que hay que realizar para la instalación de la región, incluso, siendo seremi del Deporte participé en una inducción de la Subdere respecto de la Agenda de Descentralización, y yo me preocupé en particular de preguntar específicamente por la Región de Ñuble, así que tan desvinculado de la materia no estoy. Hay que preparar la puesta en escena, lo que viene no es fácil.
 
- De acuerdo al cronograma de la Subdere, no es necesario esperar a la promulgación de la ley para iniciar algunas acciones. ¿Piensa tomar contacto con esta repartición para adelantar trabajo?
- Por supuesto, es más, cuando asumí como seremi de Deportes, no teníamos aún oficinas, pues se estaba creando el ministerio, y me tocó compartir oficina con el jefe de la Unidad Regional de la Subdere, Fernando Zabala, con quien somos bastante cercanos, lo que facilitará el trabajo en conjunto. Él ha trabajado en comunas bastante alejadas del área pencopolitana, y tiene mucha simpatía por el proyecto que estamos llevando adelante, no tengo ninguna duda que tendremos un trabajo muy fluido y fácil.
“no tengo dogmas”
 
- ¿Ha sentido apoyo a nivel político? Pese a la emergencia, ¿Ha podido reunirse con actores de los partidos locales?
- Sí, lo he sentido. No voy a decir con quiénes me he reunido, que no han sido pocos. Los he recibido en mi oficina; con algunos he almorzado; con otros, incluso he volado en helicóptero.
 
- ¿Con quién no se ha reunido?
- No le voy a decir, porque pretendo juntarme con ellos apenas pase la emergencia. Nuestra voluntad es tener una Gobernación disponible y dispuesta, tengo por formación y por costumbre escuchar harto, parece que no escucho, pero escucho. Creo profundamente en el diálogo, tengo una cercanía con la discusión, con el debate; no tengo dogmas. Soy esencialmente un libre pensador, y espero transformarme en el elemento aglutinador de las fuerzas políticas de Ñuble en general; y de la Nueva Mayoría, en particular.
 
- ¿Se ha reunido con el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar?
- Sí, claro. Yo ya me había vinculado con él a propósito del Mundial Juvenil, por lo tanto nos conocemos. En esta oficina no sólo ha habido gente de la Nueva Mayoría, yo me voy a reunir con quien sea, lo reitero, no tengo ningún dogma, ningún prejuicio.
 
- El hecho de ser independiente o cercano a un partido no tradicional de la NM ha sido interpretado positivamente por algunos parlamentarios como el diputado Jorge Sabag, quien dijo que “daba certeza de ecuanimidad”, sobre todo, en un año electoral. ¿Es así?
- El diputado Sabag es muy generoso, le agradezco sus expresiones. Yo estoy en el servicio público o en política desde el 16 de marzo de 2014. Siempre he sido un hombre de izquierda, pese a que cuando trabajé en medios, la gente de izquierda pensaba que yo era de derecha, y los de derecha pensaban que yo era de izquierda. Cuando me incorporé al Gobierno de la Presidenta Bachelet lo hice con todo mi acervo cultural en la espalda, y eso incluía, por ejemplo, un lenguaje distinto. Yo fui entrevistador y conductor de noticias, por lo tanto, soy directo e incisivo y poco adecuado políticamente, lo que me trajo algunos inconvenientes. En un primer momento pensé en cambiar, pero después estimé que no, que a la política le hacía bien que llegaran funcionarios desde fuera. Mi lenguaje lo he temperado un poco, pero no lo he cambiado. Y eso tiene que ver mucho con estas críticas hacia que soy de Concepción. Yo no tengo ningún prejuicio. Evidentemente que dentro de la misión de Gobierno, el primer objetivo es gobernar para todos y prolongar el proyecto político de la NM. Yo espero contribuir a eso, porque estoy convencido que es lo mejor para Chile. Pero tampoco voy a escatimar esfuerzos en resguardar los recursos públicos, estos no están para asegurar un próximo Gobierno, sino para hacer un buen Gobierno.
 
 
- ¿Se refiere a posibles acusaciones de intervencionismo electoral que siempre surgen en año eleccionario?
- Así es. Soy un partidario de que la oposición fiscalice al respecto, están en su derecho y obligación. Espero que el equipo de la Gobernación esté a la altura, que podamos decir al final que hicimos un buen Gobierno, y que como consecuencia de eso, la ciudadanía nos premió con el voto. Que eso sea consecuencia del buen Gobierno, y no del mal uso de los recursos públicos para favorecer al bloque que nos respalda. Hay instrucciones súper claras en ese sentido, conozco los instructivos que vienen desde Interior.
 
- ¿Qué objetivos, además de superar la emergencia y sacar adelante la Región de Ñuble, se ha planteado para este último año de Gobierno?
- Lo primero, es consolidar las reformas. Eso lo doy por descontado, es un desafío país y una obligación. Como representante de la Presidenta Bachelet en la Provincia de Ñuble, mi misión es ejecutar. Respecto del territorio en particular, preferiría, antes de pronunciarme, tener los diálogos pendientes con algunos actores, no solamente con el equipo de la Gobernación, sino también con los diferentes actores políticos, de la Nueva Mayoría y la oposición, así como también con actores sociales relevantes.
 
- El presidente del comité Ñuble Región, Hérex Fuentes, ha sido uno de los más fervientes opositores a su llegada a la Gobernación, por ser de Concepción. ¿Se reunirá también con él?
- Sin duda, claro que sí. Espero que el tiempo le permita al señor Fuentes aceptarme, y yo también espero poder aceptarlo a él, porque nos vamos a tener que entender, vamos a tener que trabajar juntos. 
 
- En lo inmediato, ¿Cómo se está articulando la entrega de ayuda y la planificación para superar la emergencia de los incendios forestales?
- Ya estamos avanzando en algunos aspectos, sin tener que esperar que culmine la emergencia. Es lo que vino a  hacer la Presidenta el jueves y lo que hemos estado haciendo nosotros y otros servicios públicos. Lo que interesa es llegar a la gente con ayuda lo más rápido posible, desde hace varios días se están entregando fardos, insisto, nos interesa hacer todo lo posible para que la gente no tenga que vender sus animales  ni sea abusada por quienes tienen billetes disponibles. Me gustaría denunciar con rabia y frustración lo que nos contó el alcalde Richard Irribarra de Quirihue: por una oveja se estaban pagando $40 mil; hoy no dan más de $5, y eso es producto de la desesperación de la gente. Aparecen sujetos que no tienen moral, y para evitar esos abusos, hay que apurar la entrega de ayuda.

Comentarios