Estiman que daño por calor y humo a la uva vinífera será moderado

Por: José Luis Montes Fotografía: J.L.M.V 10:10 PM 2017-02-03

Hay diferentes percepciones de cuál será el daño que puede provocar a la calidad de la uva las olas de calor de los últimos días y el humo de los incendios, primero porque es un hecho nuevo y segundo porque es un problema que solo se puede dimensionar a la cosecha.

En un aspecto en que hay consenso es que se va a tratar de un daño menor y que se producirá solo en las zonas que fueron más afectadas por los incendios.
En el sector El Sauce y Quitento, en Portezuelo, se quemaron 15 mil plantas de viña, lo que equivale a menos de tres hectáreas, según dio cuenta Indap, cuyo director regional, Andrés Castillo, comentó que el daño en viñas a nivel de la Provincia de Ñuble es menor y que las parras sometidas a calor intenso se recuperan en dos temporadas. 

En cuanto a posibles problemas de calidad debido al humo, manifestó que se trataría también de un problema localizado, que no debería afectar los precios, ya que se trata de un tema que es técnicamente posible de corregir en el proceso de vinificación, por lo que no debería causar inconvenientes. En todo caso Indap está haciendo un análisis en terreno, para determinar la cantidad exacta de viñedos incendiados. Datos preliminares indican que no hay problemas.

Juan Carlos Lagos,  gerente de la cooperativa de viñateros Covicen de Quillón, también estima que al menos en su zona no se presenta ningún daño, y que al contrario, esperan buenos precios, puesto que venderán cepas tradicionales diferenciadas por atributos de calidad, que optarán a precios superiores.

“Lo del calor y los incendios no trajo mayores problemas a los viñateros de Quillón y no interferirá en nuestro proyecto de vinificación asociativa, en que vamos a hacer 400 mil litros de vino blanco para explorar mercados de exportación”, comentó el viñatero, agregando que  ya está claro que será un año de alta demanda y mejores precios.

El enólogo Omar Fuentealba, que trabaja en la zona de Coelemu, precisó que ya han tenido alguna señal por parte de los poderes compradores y que hay alguna inquietud por este tema. A su juicio es solo una excusa de la industria para tratar de bajar el precio en este año que pinta para bueno.

Su colega Edgardo Candia, que se desempeña en la comuna de Ránquil, afirma que esto de los vinos ahumados es algo nuevo en la zona, que se presentó por primera vez con el incendio del 2012. Dijo que el humo puede traer algún problema al vino, pero que hay que esperar la cosecha de las zonas más expuestas al humo para evaluar el tema. Esperan que no sea un problema mayor.

 

Comentarios