Último informe de Conaf registra 22.173 hectáreas quemadas en Ñuble

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloasan fabi 10:25 PM 2017-02-02

La preocupación actualmente se centra en los focos de San Fabián, Portezuelo y Coelemu

En tanto Serviu actualizó su catastro de casas afectadas en 54 viviendas

El incendio que más afectó en la provincia, considerándose desde el punto de vista de la extensión de terrenos de cultivo, pastizales y vegetación nativa que llegó a destruir (11.563 hectáreas), está a punto de ser liquidado.

Francisco Castillo, jefe provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), aseguró que, de no producirse fenómenos climatológicos que favorezcan al siniestro como vientos fuertes o temperaturas extremas, en los próximas horas se estaría extinguiendo totalmente los focos de la comuna de San Nicolás.

De hecho, Castillo afirmó que poco a poco se está redistribuyendo el recurso humano y técnico que originalmente se utilizó en ese lugar y se está poniendo a disposición de otros sectores de Ñuble donde el fuego aún está activo.

“Está prácticamente liquidado, desde hoy (miércoles) incluso vamos a empezar a sacar recursos de ahí, particularmente la brigada de apoyo venezolana que tenemos; vamos a ver si los reasignamos a San Fabián o Portezuelo”, comentó respecto al incidente que redujo a cenizas 12 viviendas y mantuvo en vilo a la comuna la semana pasada.

El otro que se ve con un diagnóstico favorable es el que se desató el pasado martes en Santa Cruz de Cuca, comuna de Chillán.

De acuerdo al funcionario, las dos brigadas de Conaf y personal técnico, las maquinarias, camiones cisternas, las compañías de bomberos locales y la Brigada de Refuerzo de Incendio Forestales (Brife) del Ejército dispuestos en la zona, sumado a las condiciones ambientales, ha permitido contener las llamas.

“Lo tenemos bastante controlado. Hoy (miércoles) ha sido un poco más favorable a causa de que tuvimos una menor velocidad del viento, lo que ha permitido evitar que hayan más escapes de fuego, pero siempre tenemos actividad en las áreas quemadas.

Francisco Castillo admitió que el temor de Conaf es que, al quitar recursos de una área de combate para asignarlo a un nuevo siniestro, perjudique el control de las llamas y el avance logrado.

“Lo que nos preocupa de estos incendios recientes como el de Santa Cruz de Cuca es que por tratar de contenerlo se nos reactiven otros y se propaguen nuevamente, lo que afortunadamente no ha pasado”, explicó, y precisó que tuvieron que emplear una brigada de Portezuelo (luego se sumaron dos de otros sectores), a la que se sumó personal de Bomberos, apoyo aéreo y brigadas de empresas forestales que también están enfrentando la catástrofe.

Latentes
Tres son los incendios que preocupan hoy a Conaf. Se trata del que afecta el cerro Alico, en San Fabián,  y el de Portezuelo.

Respecto al de la zona cordillerana, Francisco Castillo comentó que el riesgo es latente, por lo que mantienen de manera permanente un despliegue conformado por dos brigadas de Conaf, una brigada de combatientes venezolanos, personal técnico, maquinarias, un helicóptero, dos Brifes y bomberos.

La presencia de focos en la inhóspita y accidentada geografía dificulta las labores que buscan evitar que se quemen vastos terrenos de bosque nativo inmerso en la Reserva Mundial de la Biósfera Nevados de Chillán-Laguna del Laja.

No fue sino hasta el pasado lunes que el Gobierno, tras una semana de haberse desatado el fuego, destinó  el apoyo aéreo al cerro Alico, entendiendo el grave peligro que corrían las especies nativas de la importante área natural.

No obstante, a juicio del representante local de Conaf, en Portezuelo y Coelemu está el mayor riesgo de la provincia.

“Los focos están en medio de plantaciones y bosque nativo que permitirían activarse en cualquier momento”, recalcó.

La preocupación por Portezuelo, que en los últimos días fue testigo de cómo siete de sus casas sucumbían en Quitento, obligó al Gobierno a implementar la mayor logística de la provincia, con dos brigadas y técnicos de Conaf, una brigada de 34 venezolanos, maquinarias, dos helicópteros y 10 compañías de Bomberos de diferentes ciudades del país.

En el caso de Coelemu y Quirihue, Francisco Castillo aclaró que actualmente dos empresas forestales son las que están haciéndose cargo de la emergencia.

El funcionario se mostró optimista de que las proyecciones de lluvia para el fin de semana les ayude a combatir el fuego; no obstante, opinó que solo habría una posibilidad del 60% de que precipite.

Destrucción
Aproximadamente 22.173 hectáreas quemadas son las que suma actualmente la Provincia de Ñuble, de acuerdo a la información actualizada de la Conaf.

La comuna de San Nicolás es la más afectada por las llamas, al sumar 11.563 hectáreas, seguida de Quirihue con 7.750 hectáreas.

Portezuelo (2.575 hectáreas), San Fabián de Alico (225 hectáreas) y Santa Cruz de Cuca en Chillán (60 hectáreas) son las otras comunas impactadas negativamente.

La destrucción en Ñuble representa aproximadamente el 22% de la realidad regional, en donde, según estimaciones de la Intendencia, casi 100 mil hectáreas se han calcinado.

Por otro lado, de acuerdo al último recuento oficial del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) Ñuble, un total de 54 viviendas siniestradas en los incendios forestales arrojó el último catastro realizado por los equipos técnico-sociales de la repartición.

Óscar Crisóstomo, delegado provincial de la oficina pública, detalló que hasta el momento la comuna que contabiliza más viviendas calcinadas es Quirihue, con 17 casas emplazadas en los sectores de Calquín, Culenco, Maggie, San Juan La Raya, Las Delicias y El Pajonal. “Hemos cubierto una extensa zona de la comuna quirihuana. No obstante, por la considerable cantidad de hectáreas consumidas por el fuego, no se puede descartar que aparezcan más viviendas afectadas”, indicó.

Otra de las comunas con más casas siniestradas es San Nicolás, con 12 inmuebles.

Comentarios