Ya se han distribuido 323 toneladas de forraje y fardos a damnificados

Por: José Luis Montes 09:20 PM 2017-02-02

El seremi de Agricultura, Rodrigo García, informó este miércoles de los avances en la entrega de ayuda para los agricultores que han visto afectados sus sistemas productivos por los incendios de los últimos días, dando cuenta que ya se han puesto a disposición de  las familias afectadas fondos para enfrentar la emergencia por un total de $88 millones, además de 323 toneladas de forraje peletizado, más una cantidad importante de fardos, que se están sumando a otros aportes de privados que están llegando directamente a las zonas afectadas.

El seremi dijo que además de los fondos para normalizar la situación de emergencia, se dispondrá de recursos por $6 mil millones, que serán  para recuperar la infraestructura de riego en la zona, como también recursos para un plan de recuperación productiva.

García informó que las familias que registran daños en sus propiedades e inversiones productivas son hasta el momento 810 en la región, aunque va aumentando en la medida que se llega a toda la zona afectada, que abarca Florida, Hualqui, Santa Juana, San Nicolás, Portezuelo, Coelemu, Tomé y Quirihue, principalmente.

Andrés Castillo, director regional de Indap, que tuvo a su cargo el catastro preliminar de los sectores más complicados, comentó que se ha cubierto en gran medida  las necesidades urgentes detectadas, y que en los próximos días se estará llegando con apoyo a todas las familias afectadas. 

Luego de esto se hará un catastro completo de los daños a la actividad productiva de los pequeños agricultores con perfil Indap de toda las zonas en los focos de incendio, lo que puede tomar algunas semanas.

Posteriormente se procederá a un trabajo público privado para un plan de reactivación  económica de la pequeña agricultura de los sectores afectados por el fuego: “Buscaremos un plan participativo que desarrollaremos en el tiempo que sea necesario, puesto que no vamos a improvisar”.

La propuesta de Indap en este aspecto será dar a los agricultores que participen en este plan un grado de autonomía alimentaria a través de huertos, invernaderos, aves y huevos; también en lo energético, con paneles solares, especialmente enfocados en riego.

Otro punto que se está tomando en cuenta y que surgió de la resistencia de algunos predios de agricultura ecológica de San Nicolás al fuego, es un diseño tipo de huertos que ofrezcan naturalmente barreras para detener las llamas. En recorridos por lugares afectados se detectó que los viñedos, por ejemplo, actúan eficientemente como cortafuegos, ya que retrasan el desplazamiento del fuego, que en esta oportunidad permitió a varias familias salvar sus casas.

Comentarios