Investigan desfalco por casi $300 millones en Municipalidad de Ránquil

Por: Claudio González M 10:35 PM 2017-01-26

Desde el año 2011 hasta el 2016 dos funcionarias que se desempeñaban en el municipio de Ránquil habrían realizado, según el alcalde de la comuna, Benito Bravo, una serie de acciones fraudulentas para cobrar facturas hasta en seis oportunidades, generando pérdidas cercanas a los $300 millones para las arcas del municipio de la comuna del secano de Ñuble.

La querella fue presentada al Ministerio Público por el ex alcalde de la comuna, Carlos Garrido, y de acuerdo a los antecedentes recabados en la investigación en proceso, la directora de Salud Paola Alarcón,  junto a la secretaria Gloria Moraga, presuntamente realizaron un desfalco cobrando por ventanilla una serie de facturas que ya habían sido canceladas.

Tras la realización de un sumario interno y la  correspondiente denuncia a los tribunales, las dos mujeres fueron desvinculadas de la municipalidad el pasado 23 de diciembre, no obstante realizaron una apelación a la Contraloría, por lo que se está a la espera de una determinación final de esa entidad respecto a su desvinculación.

Daños podrían ser más graves
Para el actual alcalde de Ránquil, Benito Bravo, el daño a las arcas municipales es mayor al presentado en la acción legal en la Fiscalía de Quirihue: “La demanda fue presentada en la administración anterior por un monto de aproximadamente 80 millones de pesos, pero según la información que nosotros manejamos, el monto defraudado es unas tres o cuatro veces mayor.”

El jefe comunal informó que esta malversación de fondos fue un “acto delictivo programado y sistemático”, añadiendo que se debieron realizar auditorías permanentes en el departamento implicado para una mayor fiscalización: “Yo entiendo que aquí se abrió un poco la puerta para que las funcionarias delinquieran, creo que el problema mayor estuvo en la falta de control”.

Personal de la Brigada de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones de Chillán en las últimas horas del martes llegaron hasta las dependencias municipales de Ránquil, para incautar cuatro computadores, por las implicadas en el hecho, con el objetivo de encontrar indicios que puedan esclarecer la situación. Este procedimiento fue realizado por orden del fiscal a cargo del caso.

Cómo operaban
El alcalde Benito Bravo entregó detalles sobre cómo habrían actuado las funcionarias durante un periodo de cinco años, con casos en que una misma factura llegaba a ser cancelada hasta seis veces. “Era un procedimiento muy programado,  porque se pagaba la factura y varios meses después se volvía a cancelar la misma factura, además de cheques abiertos, al portador, cobrados por funcionarias por ventanilla, lo que es una irregularidad absoluta”, explicó.

La Contraloría Regional del Bío Bío está pronta a informar si retrotrae el sumario inicial que presentaba los vicios administrativos o de lo contrario confirma el sumario con la destitución de ambas funcionarias, que fueron cesadas de sus funciones el 23 de diciembre del año pasado.

Las hoy ex funcionarias ejercieron en el municipio de Ránquil durante más de 10 años.

Comentarios