Close
Radio Radio Radio Radio

Desafío de ciudad

Cómo hacer ciudades saludables, sustentables y seguras para sus habitantes, es el gran desafío de alcaldes, arquitectos y constructores, entre otros actores que tienen roles relevantes en la toma de decisiones y en las acciones que se ejecutan en la trama urbana.

La primera sesión del año de Consejo de Desarrollo Urbano Regional de Ñuble, realizada la semana pasada, abordó precisamente este tema. Estimulado por la presentación de la Agenda Social Urbana y del nuevo documento de recomendaciones para las ciudades chilenas frente a la pandemia, el debate se centró en la construcción de ciudades más resilientes, capaces de enfrentar fenómenos inesperados y transformadores como es una pandemia.

Con el barrio como unidad básica de planificación, Chillán ha dado buenos ejemplos de lo que los especialistas llaman urbanismo táctico y movilidad activa, que facilitan los desplazamientos de las personas y el funcionamiento de la ciudad en medio de la crisis sanitaria.

Sin embargo, muchas son aún las exigencias y demandas de una actualidad cargada de dificultades por la pandemia del Covid-19.

La salud es lo primero, dice el viejo refrán que aquí también aplica. Es obvio que el sistema público de salud requiere más capacidades en términos de infraestructura y especialidades, y esa respuesta viene con el nuevo hospital regional, una obra que afortunadamente ya está en marcha y tiene su financiamiento garantizado.

El segundo pilar es la educación. La ciudad desempeña un papel esencial para garantizar que todos los alumnos sigan beneficiándose de un pleno acceso, aun a distancia, a la educación. Por eso también debería mejorar su capacidad de conexión y así mejorar no solo educativa sino productivamente a través del teletrabajo.

Un tercer factor clave para una ciudad resiliente de esta pandemia proviene del urbanismo, pues Chillán debería pensarse de forma distinta, menos densa, para prevenir la propagación de riesgos sanitarios. La ciudad post pandemia no puede concebirse en función de las ganancias inmobiliarias, sino en el bienestar de las personas. En ella, por ejemplo, no hay lugar para guetos, ni los verticales proyectados en el cuadrante céntrico, ni los horizontales que se extienden por buena parte del sector oriente.

Por último, como nunca antes se necesita diseñar una movilidad que genere confianza en la gente y beneficios a la ciudad. Para decirlo sin preámbulos: estamos en un momento excepcional para arriesgar y dar un salto importante en esta materia.

Retos como mejorar la capacidad del transporte para conectar a los ciudadanos con el sistema de salud de manera segura; de ofrecer mejores condiciones de trabajo para los empleados del transporte público ante su vulnerabilidad de contagio y la reflexión sobre la verdadera capacidad de transporte masivo que tenemos son esenciales para una ciudad que aspira a recuperarse de este nuevo momento crítico de su historia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/