Close
Radio Radio Radio Radio

Comunas privilegiarán accesos para instalar nuevas cámaras

Uno de los crímenes que mayor repercusión e indignación han generado en la Región de Ñuble fue el femicidio que afectó a la vecina de Ninhue, Carolina Fuentes, asesinada a golpes y por asfixia, para luego ser arrojada al río, en junio del 2020.

Hoy el único sospechoso y preso preventivo por este caso es su exconviviente. Y para que la Fiscalía pudiera reunir evidencia probatoria e indiciaria en su contra, fue necesaria la colaboración de compañías de telefonía celular y los respectivos peritajes para establecer lugares de envíos de llamadas y mensajes.

“Pero si entonces, hubiesen existido las cámaras que ahora nos van a poner, ese crimen se resuelve en minutos, y no en casi un meses, como pasó”, reflexiona la alcaldesa de Ninhue, Carmen Blanco, a cuya comuna se le asignaron cuatro cámaras de televigilancia de última generación, de un total de 200 que se esperan instalar en la Región de Ñuble el próximo año, proyecto que tiene un costo de $2.975 millones con fondos del Gobierno Regional.

La alcaldesa, al igual que el resto de los jefes comunales de Ñuble, han ido recibiendo durante esta semana la información oficial con la cantidad de cámaras que se le asignaron a cada una, y además, la mayoría incluso cuenta con la ubicación precisa en la que se instalarán, conforme a lo sugerido por el Ministerio Público Regional.

La distribución, entonces, será la siguiente: Chillán con 60, lo que se debe sumar a las ya existentes y otras 13 que llegarán como parte de un proyecto de la Subsecretaría de Prevención del Delito, por lo que la capital regional debería contar con 99 de estos dispositivos para el 2022.

Le siguen en cantidad San Carlos (20), Chillán Viejo (20), Quirihue y Quillón (10), Pinto y Coelemu (8), San Nicolás, San Ignacio, El Carmen y Cobquecura (6), Ñiquén y Portezuelo (5), San Fabián, Ninhue y Pemuco (4), además de Trehuaco, Ránquil, Coihueco y Bulnes.

Actualmente, el proceso se encuentra en etapa de licitación.

Desde la experiencia

Tanto la alcaldesa Blanco como su par de Ninhue, Claudio Almuna, adelantaron que uno de los principales objetivos de estas cámaras son los puntos de acceso y salida por sobre el centro urbano.

“La gente lo que más nos pedía era tener al norte y al sur de la comuna, porque la inseguridad la generan las personas que vienen de otros sectores”, dice Carmen Blanco.

Almuna, en tanto, estima que las cámaras son la clave de un proyecto que además incluye otras siete cámaras correspondientes a una iniciativa con Seguridad Pública.

“La idea fue siempre establecer los puntos estratégicos, como el acceso a Parral, la ruta a Ñiquén, a San Carlos, a Coihueco y, desde luego en las zonas urbanas de la comuna”.

Así se marca una diferencia con el proceso observado en Chillán, cuyo equipamiento comenzó desde el centro hacia la periferia.

“Ya han pasado algunos años y se ha ido aprendiendo de las experiencias”, dice Gonzalo Uribe, alcalde de San Carlos, quien admite que “nosotros también necesitamos reforzar la vigilancia en los accesos de la comuna y en algunos barrios, obviamente, sin descuidar el centro comercial”, finaliza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/