Close
Radio Radio Radio Radio

Cinco comunas se llevaron el 30% del FNDR 2019 de Ñuble

Más de $80 mil millones aprobó el Consejo Regional(CORE) de Ñuble durante su primer año corrido de funcionamiento.

La cifra, calificada de “récord” por el intendente Martín Arrau, es significativa si se toma en cuenta que el CORE ha trabajado con solo seis de sus 16 integrantes, y que los niveles de ejecución presupuestaria han sido de los mejores del país.

Sin embargo, durante su cuenta pública anual, el presidente del CORE, Hernán Álvarez, dejó entrever varios cuestionamientos a la labor efectuada durante 2019.

Por ejemplo, dijo no estar conforme con la asignación de recursos por comunas, o del énfasis que se le dio a la compra de vehículos policiales.

De los $80 mil millones, $10 mil millones se destinaron a este último fin, lo que se sumó a otros $5.700 millones para proyectos de seguridad pública. La mayor cantidad de recursos FNDR aprobados durante 2019 fue en Conectividad vial ($13.647 millones) y agua potable rural ($11 mil millones).

En tanto, un 30% (casi $24 mil millones) fueron adjudicados a solo cinco de las 21 comunas del territorio: Chillán, San Nicolás, Bulnes, San Carlos y San Fabián.

Otras, como Chillán Viejo, Pemuco y Ninhue solo recibieron $244 millones; 617 millones y $664 millones, respectivamente, lo que a juicio de Álvarez, “es un aspecto que se debe revisar”.

“La construcción del desarrollo de la región descansa sobre los alcaldes y las organizaciones de la comunidad, no sobre nuestras decisiones. En consecuencia, la forma del trabajo de este año 2020 debe centrarse en las organizaciones, no esperar a lo que el Ejecutivo nos demande o quiera. Esto involucra un cambio de fondo, precisamente para el Ejecutivo, porque este Consejo no va a aceptar que solo se le envíen los proyectos; sino que será un articulador entre la comunidad, sus organizaciones y el Ejecutivo”, planteó.

Según el presidente del CORE, “Objetivamente, durante 2019 no tuvimos grandes proyectos de construcción desde la base social, estos han sido más bien de iniciativa del Ejecutivo, en consecuencia, este ha fortalecido algunas líneas de acción que le parecieron adecuadas, como dotar a las comunas de vehículos policiales, gastando una cifra cercana a los $10 mil millones; o implementar muchos recursos a través de los servicios centralizados. Al ver la cuenta y revisar lo que han recibido las comunas, hay algunas que dan pena, y que son efectivamente las más pobres y marginales, y que debieran haber recibido una mayor cantidad de financiamiento. Sin duda, la asignación de recursos es un tema que tenemos que cambiar. Debemos incluir a los alcaldes. Sin ellos, todo lo que se piense desde arriba será un fracaso”, afirmó.

El intendente, Martín Arrau, reiteró que “hay que hacer todos los cambios y ajustes necesarios para que esto funcione. Desde el punto de vista de las asignaciones, la distribución de los fondos fue muy superior durante 2019 a lo que se hacía antes en cuanto a la descentralización. Hubo un enfoque bastante más territorial. Entre los cambios que estamos realizando, está el mayor involucramiento de los jefes de división con las comisiones, de manera que los consejeros puedan conocer con antelación los proyectos y puedan opinar durante la formulación de estos”, aseveró.

Respecto de la posibilidad de que durante 2020 los municipios ejecuten una mayor cantidad del presupuesto, planteó que “hay que recordar que cuando Ñuble nació tenía muy malos indicadores en cuanto a nivel de proyectos por parte de los municipios. Es un tema que se ha estado viendo, con asesorías, con mayor gestión por parte de los municipios, y los proyectos han ido mejorando, tanto en la pertinencia como en la calidad técnica. Es esperable que el próximo año aumente la cantidad presupuestaria por parte de los municipios, porque las iniciativas están yendo hacia dónde le aprieta el zapato al vecino de Ñuble. Es más, hace unos días firmé 15 proyectos, todos para ser ejecutados por municipios”.

Sintonía en cuanto a prioridades

Sin duda, uno de los alcaldes más satisfechos con la asignación FNDR del 2019 fue Víctor Toro, de San Nicolás, comuna a la cual se le aprobaron $5 mil millones.

“Las prioridades que hoy tiene el Gobierno Regional concuerdan con las prioridades que teníamos nosotros como comuna antes que se instalara este Consejo: agua potable, pavimentación de caminos, educación y salud. Nosotros ya teníamos proyectos con recomendación técnica que iban en la línea las prioridades del intendente y del CORE, lo que significó que se nos aprobaran varios proyectos”, sostuvo el jefe comunal, quien cree que la dinámica que tienen actualmente las comunas rurales de la región es absolutamente distinta a la que existía cuando el territorio pertenecía a Biobío.

Su par de Ñiquén, Manuel Pino, también celebró la adjudicación de recursos que tuvo su comuna durante 2019, la cual llegó a $1.893 millones.

“Hemos logrado sacar proyectos que van en directo beneficio de los vecinos. Puede haber diferencias, son legítimas, pero lo importante es conversar y sacar adelante las iniciativas por el bien de la región”, sostuvo.

Sesgo político

En el otro extremo en la tabla de asignación de recursos, Chillán Viejo solo se adjudicó $244 millones, lo que a juicio del alcalde, Felipe Aylwin, responde a “un evidente sesgo político”.

“Claro que somos la comuna con menos recursos asignados, no porque no hayamos presentado proyectos, sino porque hay una clara predisposición a perjudicar a esta comuna por razones políticas, y porque un grupo de nuestros propios concejales se ha dedicado a desprestigiar nuestra gestión, boicoteando permanentemente proyectos de progreso para la comuna”, manifestó.

Según el jefe comunal, el Municipio de Chillán Viejo presentó 25 proyectos al Gobierno Regional para que fueran financiados durante el año 2019, y de ellos, dijo, “se nos aprobaron tres: el camión aljibe y la retroexcavadora, que ya fueron entregados; y el cierre perimetral del sector Enrique Knothe. De los otros, dos tienen observaciones y los otros ni siquiera los han revisado, entre ellos, tres en la línea de educación que no fueron priorizados, lo que se contradice con el discurso del Presidente ‘los niños primero’. Aquí, más allá del desprestigio que pretenden instalar, también hay una falta de rigurosidad por parte del intendente y de las autoridades locales que no hacen el trabajo, que no revisan los proyectos y que no adjudican los fondos a los municipios que somos los que hacemos el trabajo en los territorios, que conocemos las necesidades de las comunas. Acá claramente hay un sesgo político, porque no somos de la línea de este Gobierno que hoy tiene un 90% de desaprobación, y por ello, se nos castiga, pero ese maltrato afecta directamente a las personas de Chillán Viejo”, aseveró.

Otro alcalde que no quedó muy conforme fue Richard Irribarra, de Quirihue, comuna a la cual se le asignaron $935 millones.

“No me cabe duda que continúa el sesgo político en la repartición del FNDR, se ha notado que algunas comunas han sido más beneficiadas que otras, pese a que todas teníamos proyectos pendientes. En nuestro caso, el único proyecto que tenemos en estos momentos con recomendación técnica y en espera de financiamiento es el nuevo edificio consistorial, que para nosotros como capital provincial es una necesidad, ya que así podríamos liberar nuestro actual edificio, que antiguamente correspondió a la Gobernación. Ojalá esto cambie este 2020, porque cuando luchamos para que Ñuble fuera región, esa era la finalidad, que hubiera mayor justicia, y no que se priorizara a las comunas por razones políticas. Aquí hay que trabajar por toda la gente”, sentenció.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/