Close
Radio Radio Radio Radio

Chillán ya ha gastado $504 millones para enfrentar el Covid-19

Una cantidad importante de recursos, equivalentes a lo que costaría construir el techo del patio Isabel Riquelme de la Plazoleta Sargento Aldea o similar a lo que costó la intervención del paso férreo en Parque Lantaño, ha destinado hasta ahora la Municipalidad de Chillán para entregar ayudas sociales.

Para conseguir los más de $504 millones usados para combatir el Covid-19 y apoyar a la población más desposeída y afectada por la pandemia, la entidad edilicia ha realizado ajustes presupuestarios, de tal manera que hasta la fecha los fondos han venido de fiestas anuladas o mermas en presupuestos de algunas direcciones.

Ayer la entidad edilicia, reveló el concejal Patricio Huepe,  dispuso la entrega de $156 millones para adquirir en total 4.000 canastas familiares adicionales a las que ya habían sido compradas con una primera modificación de presupuesto de $127 millones.

Huepe, presidente de la Comisión Hacienda, indicó que “la municipalidad goza de sanidad financiera y esperamos que las canastas que sean adquiridas se entreguen en función de un sistema transparente y que llegue a quienes más las necesiten”.

El concejal Víctor Sepúlveda  agregó que “el gobierno comunal destinó inicialmente $100 millones para adquirir insumos para sanitizar la ciudad, $127 para las primeras canastas familiares, $30 millones para ollas comunes y ahora $156 millones para nuevas ayudas”.

Sepúlveda agregó que “lamentablemente la situación económica de las familias podría empeorar durante los próximos mese, en la medida que sigan surgiendo nuevos casos, por la que la municipalidad probablemente deberá realizar otros ajustes en la medida que la situación lo amerite”.

El concejal Camilo Benavent agregó que “durante la sesión de concejo aprobamos la moción que presenté en la reunión de comisión de la semana pasada, lo que permitirá comprar 4.000 canastas familiares, lo que sumadas a las 3.000 anteriores llegará a un total de 7.000 ayudas sociales, lo que debiera cubrir a una cantidad aproximada de 28.000 personas, o sea, más del 15% de la población”.

Benavente indicó que en lo que resta del año habrá que seguir atento al devenir de los acontecimientos y analizar seriamente si es que es necesario invertir en obras importantes para la ciudad, pero que quedan en segundo plano por los efectos adversos de la epidemia en la vida de miles de familias.

Merma en el segundo semestre

Durante la sesión se indicó que hasta ahora la entidad edilicia no se ha visto afectada por menores ingresos desde el Fondo Común Municipal, pero que esto podría cambiar durante el segundo semestre, tras los pagos de patentes municipales, permisos de circulación, entre otros ítemes.

La municipalidad, según análisis internos, podría perder alrededor de $8.0000 millones en esos ítemes, además de los recursos provenientes de Nevados, parquímetros y el casino, que se sumaría a una rebaja importante desde el BCI, que maneja las cuentas corrientes del municipio. Inicialmente se esperaban $1.000 millones, pero la cifra podría caer por menor flujo de caja en el consistorio.

Junto con ello peligran fondos que el municipio entrega a juntas de vecinos y organizaciones sociales a través de subvenciones y Fondeve.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/