Close
Radio Radio Radio Radio

Cambio de Gabinete

El presidente Sebastián Piñera acabó el año pasado asediado por las protestas en las calles y su baja aceptación en las encuestas, con un histórico 6%. La segunda quincena de marzo se anticipaba como un momento decisivo para un Gobierno ansioso de gobernabilidad, que había remodelado su Gabinete en busca de aplacar el descontento popular.

Pero la pandemia del coronavirus, si bien puso en cuarentena a los manifestantes, terminó trastocando por completo la agenda política del Ejecutivo con episodios que fracturaron la convivencia entre los partidos de Chile Vamos, lo mismo que la relación entre el Mandatario y su coalición.

El último de esos episodios fue la aprobación de la ley que permite retirar el 10% de sus ahorros de pensiones para disminuir los efectos económicos de la pandemia. Esa derrota, producto de la incapacidad del Ejecutivo para alinear a sus aliados, terminó por detonar una crisis que el Mandatario intenta sofocar cambiando a seis de sus 24 ministros.

El caso más emblemático fue el de Gonzalo Blumel, a quien los líderes de la coalición oficialista culpaban por no haber impedido que una treintena de sus parlamentarios apoyaran, con sus decisivos votos, la ley de retiro de pensiones que fue empujada por la centroizquierda.

Blumel fue reemplazado por el exsenador por Ñuble, Víctor Pérez Varela, cuya designación fue vista como un endurecimiento de la postura del gobierno, sobre todo, teniendo en cuenta que varios de los nuevos integrantes del comité político son partidarios del Rechazo, de cara al plebiscito constitucional del 25 de octubre.

Sin embargo, los nombramientos también tuvieron un objetivo de repartir poder entre los partidos, pues también fueron convocados parlamentarios menos doctrinarios como Mario Desbordes -quien debió dejar la presidencia de RN- o Jaime Bellolio. También arribaron a La Moneda Andrés Allamand (RN), quien asumió en Relaciones Exteriores, en reemplazo de Teodoro Ribera (RN); Cristián Monckeberg (RN), quien asumió en la Segpres en reemplazo de Claudio Alvarado (UDI); Jaime Bellolio (UDI), quien llegó a la vocería, en reemplazo de Karla Rubilar (RN) y Karla Rubilar, quien asumió en el ministerio de Desarrollo Social.

El quinto gabinete del segundo gobierno de Piñera deberá enfrentar complejos desafíos, partiendo por la gestión de una crisis sanitaria y otra económica, cuyas negativas consecuencias en materia de desempleo, quiebra de empresas y pobreza, nadie se atreve a predecir.

La fórmula de recurrir al Congreso para sacar figuras y desembarcarlas en el Gobierno no es una estrategia nueva. De hecho, el mandatario la usó en su primer Gobierno, cuando nombró ministros a los entonces senadores Chadwick, Allamand, Matthei y Longueira, también con el objetivo de alinear a las huestes del oficialismo y dar mayor conducción política a un Gobierno y una coalición que también debe revertir la falta de credibilidad y la precaria situación de respaldo ciudadano para enfrentar las siete elecciones previstas en los próximos 20 meses, partiendo por el referendo constitucional de octubre próximo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/