Close
Radio Radio Radio Radio

Autoridad asegura que han aumentado los controles pero vecinos dicen que hay menos

Mauricio Ulloa

Esperar lo que se determine en Santiago para el resto del país, insistir con los llamados a la conciencia y poner cada más énfasis a las fiscalizaciones. Esas han sido las estrategias adoptadas a nivel regional por la jefatura de Defensa Ñuble, para contrarrestar los efectos del coronavirus, que ya este mes de febrero ha logrado sus cifras más críticas desde que comenzó el estado de excepción.

Y junto con ejemplificar lo extremo de la situación epidemiológica de este Ñuble aún en cuarentena total, explicando que en febrero ya han fallecido sobre 30 personas, de un total cercano a los 300 desde que arrancaron las restricciones sanitarias, las autoridades insistieron en que se realizarían fiscalizaciones aún más intensas, ya que había muchas personas que han sido sorprendidas incumpliendo.

Pese a lo anterior, son muchos los chillanejos residentes de sectores aledaños a los puntos fijos de control, específicamente a aquellos emplazados en los accesos a la intercomuna, quienes aseguran que la presencia de uniformados en estos filtros son intermitentes e irregulares.

Uno de ellos es Alex Millar, mueblista de la Villa Doña Francisca 3, quien comentó a nuestro medio que “antes los controles eran más fuertes, incluso se armaban tacos tremendos para salir o entrar. Pero, por ejemplo, ayer (se refiere al domingo) yo tuve que subir a buscar unos materiales a la casa de un amigo que trabaja con aluminio y no había nadie controlando. Hoy en la mañana, salí de nuevo y tampoco”, dijo.

Lo mismo relatan vecinos residentes cercanos al control ubicado a la altura del aeródromo Bernardo O’Higgins, que hasta unas semanas, también solía ser una arteria que fácil podía exhibir un atochamiento que arrancaba desde Paul Harris.

El empresario Cesar Mass, vecino del lugar, dice que “llegó un momento en que las personas que vivimos en este sector empezamos a creer que se había optado por hacer controles aleatorios, más como para pillarte desprevenido. Pero sin lugar a dudas que antes las fiscalizaciones eran mucho mayores y la verdad, a uno de le daba más lata salir por miedo al taco que por que te puedan o no controlar”.

Y al menos en el día ayer, tampoco hubo control permanente en el acceso norte de la ciudad.

“La verdad es que trato de salir lo menos posible, pero generalmente, me programo los lunes para hacer las compras de la semana. Al menos, hoy, cuando entré a Chillán, a eso de las 3 de la tarde, no me controló nadie en ninguna parte, solo me pidieron el salvoconducto cuando entré al supermercado y al Homecenter”, comentó Javier Morales, de Bulnes.

Entre los vecinos del sector Oro Verde, quienes tienen un control de acceso en el baipás, dicen que últimamente es tan bajo el tráfico vehicular por ese camino que tampoco los controles son así de intensos.

“Y eso trae un problema aparte y que nos tiene muy preocupados. Y es que últimamente han venido muchos jóvenes de otros lugares de Chillán, en sus autos y pasan mirando las casas, viendo qué se pueden robar y eso es por la falta de presencia policial”, dice la dirigenta del sector Oro Verde sur, Edith Gajardo.

PDI en los puntos muertos

La Discusión le preguntó al jefe de Defensa de Ñuble, general de Ejército, Enrique Jaque, respecto a estos tramos de horario en los que se dejaba de fiscalizar, de manera casi sistemática conforme a los residentes.

El general respondió que “ese era una punto muerto que había que solucionar, se solucionó y tenemos patrullas de la PDI en ese lapso de tiempo, las patrullas que están desplegadas están manteniendo la constancia en cuanto al tiempo, desde las 9 de la mañana hasta las 8 o las 9 de la noche, dependiendo del tipo de patrullas que tengamos en la calle”.

La autoridad, además, conminó a nuestro medio a revisar los puntos de fiscalizaciones el día de ayer “porque tenemos patrullas de la PDI el día de hoy (ayer lunes 15 de febrero), que están en los puestos donde había este desfase donde no había control”.

Hecho el ejercicio de revisar los accesos, nuestro equipo acudió en cuatro oportunidades al acceso a Chillán por Coihueco, a las 12.00; 13.30; 16:00 y 17.30 y no había control ni presencia de la PDI.

Ante la pregunta sobre alguna modificación en la planificación anunciada en la mañana para estos puntos, el coordinador de Seguridad Pública, Alan Ibáñez, contestó que “tengo entendido que no, la planificación se hace cada mañana y no he sabido que haya sufrido algún tipo de alteración”.

De todas formas, Ibáñez advierte que “desde un primer minuto se dijo que estos controles serían aleatorios pero perduraderos, no son los mismos controles sanitarios que había antes”.

Más de 220 infracciones

Como resumen del fin de semana, el Ejército dio cuenta de un total de 17.119 personas controladas, 11.584 vehículos fiscalizados, 847 controles Covid, y un total de 227 infracciones a conductores que no respetaron la restricción vehicular.

El intendente, Cristóbal Jardúa, destacó en relación a estas cifras, que “a pesar de los 11 meses que llevamos de pandemia, y habiendo sido claros en la situación en la que se encuentra nuestra red asistencial, sigue habiendo personas que se exponen a ser fiscalizados sin contar con un documento que los autorice a poder movilizarse, y lo que más nos llama la atención es que haya tantas personas que siguen exponiéndose imprudentemente al virus”.

Ante esta realidad, el intendente no descartó que algunas comunas sigan descendiendo de fase.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/