Close
Radio Radio Radio Radio

Ataque en Cayumanqui sería el primer atentado en Ñuble

La destrucción de los equipos de telecomunicaciones del cerro Cayumanqui, en el fundo Santa Gertrudis, de Quillón, la mañana del lunes último, podría ser el primer atentado en Ñuble, desde el retorno a la democracia.

El incidente, que está siendo investigado por el Ministerio Público, aún no ha dejado luces claras en cuanto a las motivaciones de las, a lo menos siete personas que destruyeron los artefactos, pero sí hay dos factores claros que apuntan a un acto concertado y ejecutado por personas preparadas.

Primero, el que no hubiera robo alguno en el lugar y segundo, que la destrucción se alejaría de un mero vandalismo, ya que como lo admitieron los propios trabajadores de la empresa a Carabineros, “cortaron cables y destruyeron material muy específico, lo suficiente como para interrumpir las comunicaciones de las empresas de telefonía Claro, Movistar, Wom y Entel.

También se vio afectada la empresa Copelec y una firma contratista que presta servicios de comunicaciones a algunas unidades de Carabineros en Ñuble y parte del Biobío.

El ingeniero electrónico Juan Muñoz, afirmó a TVN que “ellos sabían exactamente qué cortar, pienso que se trata de personas con experiencia en el rubro”.

Además, un video que se publicó en diversos medios muestra que los causantes de estos daños utilizaron elementos específicos como oxicorte para vulnerar algunas rejas y acceder a las torres de transmisión, las que fueron cortadas con motosierras, elementos que hablan de un estudio y planificación del hecho.

Es más, tras la huída -se presume la utilización de vehículos 4×4 y hasta cuatrimotos- cortaron algunos árboles para evitar ser perseguidos.

Con tanta señal que aleja este inédito hecho en la región, la fiscal Nayalet Mansilla admitió que “es posible que estemos ante un atentado, pero eso no es algo que hasta este momento estemos en condiciones de acreditar”.

De todas formas, para el Ministerio Público Regional, es claro que el propósito del ataque era desactivar las líneas de comunicación en toda la región, pese a que hasta hoy no se sabe ni el para qué, ni el quién.

“Las opciones son muchas”

Mientras Sabas Chahuán fue fiscal nacional, hubo algunos hechos que podrían haber sido declarados como constitutivos de delitos.

“Eso sin duda, y pongo de ejemplo al atentado en el subterráneo del Metro Escuela Militar, en Santiago, algunos atentados contra un bus de pasajeros, el que fue incendiado sin hacer salir a sus ocupantes, el atentado a una iglesia en La Araucanía”.

Respecto a lo de Cayumanqui, Sabas Chahuán, actual socio fundador de defensaavictimas.cl, dice que sin elementos concretos que haya arrojado una investigación que recién comienza, no hay muchas bases para catalogar este acto.

“Se puede pensar en terrorismo, se puede pensar en que fue una estupidez de trasnochados, un delito para cortar las comunicaciones mientras se comete algún robo en un cajero o en un banco. La verdad es que podrían ser muchas cosas”.

Más tajante, el diputado Jorge Sabag sí propuso este atentado como “el primer acto de terrorismo en Ñuble, desde el retorno a la democracia”.

Para él, “el que no haya habido robos, el que tampoco se haya alertado sobre otros delitos cometidos por bandas organizadas tras este atentado, en algún otro lugar; la violencia y precisión con que actuaron estas personas, es un hecho que tenía como único objetivo causar conmoción en la comunidad, mediante la violencia”.

Por tal razón había sugerido la asignación de un fiscal especial para dedicarse a la investigación de este hecho y la visita del director nacional de Inteligencia a la zona para levantar la mayor cantidad de evidencia posible.

Pese a lo anterior, desde el Ministerio Público aclararon que tal solicitud aún no se ha efectuado y que la investigación sigue en manos de la PDI bajo las coordinaciones del Ministerio Público de Bulnes.

A diferencia de otros atentandos ocurridos en una comisaría de Carabineros de Huechuraba (con 8 personas lesionadas), más el envío de un paquete con medio kilo de dinamita a la oficina del exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, adjudicados ambos por grupos anarquistas, en el caso del cerro Cayumanqui, aún no hay grupo que se lo haya adjudicado.

Pocas condenas

El intendente tampoco usó el concepto terrorismo.

Sí dijo que, paralelo a la investigación fiscal “estamos esperando la recopilación de antecedentes para evaluar acciones jurídicas”.

Las instancias judiciales en las que se ha logrado condenar a acusados por terrorismo en Chile son casi nulas.

Una fue el caso de Luciano Pitronello, el joven anarquista que se quemó las extremidades al tratar de incendiar una sucursal bancaria y la del Metro.

Sin embargo, fueron con fallos divididos. Esto quiere decir que finalmente son los tribunales los que deciden si un acto es o no terrorismo, independiente de lo que plantée el Gobierno o la propia Fiscalía.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/