Close

Agenda de aceleración promete reactivar el empleo

El Gobierno anunció en junio, junto con el Ministerio de Obras Públicas (MOP), el primer pilar de una Agenda de Aceleración Económica, un plan de inversiones que incorpora una combinación de concesiones y obras públicas tradicionales por un monto cercano a US$1.400 millones, las que se materializarán entre el segundo semestre de este año y durante 2020. Luego se sumó un pilar con el Ministerio de Vivienda, que consiste en acelerar la entrega de 15 mil nuevos subsidios de Integración Social y Territorial (DS 19) para la población vulnerable y de clase media. La mayor inversión que se genera con esta medida es muy intensiva en mano de obra y se estima que este pilar del plan permitirá crear 45 mil nuevos empleos, sumando una inversión que en total equivale a US$1.034 millones.

Ello, como una forma de enfrentar el bajo crecimiento, el alza del desempleo y la caída en las expectativas, de cara a las próximas elecciones municipales, donde el débil desempeño económico podría costarle caro al Gobierno.

En agosto el Ejecutivo presentó nuevas iniciativas de inversión, profundizando la Agenda de Aceleración, en conjunto con Vivienda, MOP, Agricultura, Salud, Desarrollo Social, Economía y los gobiernos regionales. Las medidas anunciadas implican un gasto público de US$355 millones para el año 2019 y de US$216 millones para el período 2019-2023.

Según explicó la asesora regional ministerial de Hacienda en Ñuble, Magdalena Traub, se realizaron reasignaciones presupuestarias para apoyar la implementación y funcionamiento adecuado de la nueva Región de Ñuble. Recursos destinados a construcción de caminos, conservación de calzadas y veredas, mantenimiento de caminos rurales, de atenciones médicas, y apoyo a las labores policiales.

“Estas medidas son para ejecutarse a partir de ahora y su efecto en el empleo se debiera percibir en un par de meses”, subrayó Traub.

En ese contexto, esta semana, el intendente Martín Arrau, junto al subsecretario de Vivienda, Guillermo Rolando, informaron que la cartera acelerará proyectos por $44 mil millones. La medida contempla 2.093 soluciones habitacionales, aceleración de tres proyectos urbanos y 210 subsidios de eficiencia energética, con lo que se generarían 2 mil empleos directos y 4 mil indirectos.

Tanto Arrau como Rolando subrayaron que los proyectos se materializarán en los próximos meses.

Desafortunadamente, aún no existe una bajada regional para las cifras anunciadas en las demás carteras.

Según expuso el seremi de Obras Públicas, Cristóbal Jardúa, “dentro del paquete de medidas que ha impulsado el Gobierno, ha sido el incremento de recursos para ejecutar prontamente, y en el caso de la Región de Ñuble, en Obras Públicas, tenemos ya fondos decretados como inyección de recursos nuevos por $4.700 millones para mejoramiento de conectividad y mejoramiento de puentes. Estos son recursos adicionales a los que ya estamos invirtiendo en nuestras comunas y vienen a dar un nuevo aire a la economía, porque no solo es inversión, sino también es generación de nuevos puestos de trabajo y atraer inversión a la región”.

En materia agrícola, la región recibirá una inyección de recursos para riego. “La mayor inyección de recursos en la CNR nos permitirá ampliar llamados a concursos vigentes, aprovechando que existen proyectos a nivel nacional que califican técnicamente, lo que hace administrativamente más rápida y efectiva la aplicación de estos recursos adicionales. Además se destinarán recursos adicionales para contar con más llamados a concursos para este año”, comentó el coordinador Zonal Biobío-Ñuble de la CNR, Javier Ávila.

Gremios valoran anuncios

La presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Chillán, María Eugenia Rojas, manifestó que “para nuestro gremio las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno son positivas, ya que implican un aumento de 24% del gasto público respecto del plan de acción anunciado anteriormente, totalizando US$571 millones”.

Rojas agregó: “creemos que es positivo que parte importante de ellas estén orientadas a sectores vulnerables -como, por ejemplo, el anuncio de 5 mil subsidios adicionales para el DS49- así como la mejora del subsidio del Programa de Protección al Patrimonio Familiar”.

“También consideramos relevantes las iniciativas regionales para llevar a cabo obras y modificaciones presupuestarias que permitirán la reactivación de las economías locales. Esperamos que la gestión del gobierno regional de Ñuble sea eficiente en la implementación de este plan y podamos ver a través de la generación de obras, resultados concretos que permitan disminuir el alto desempleo que hay en nuestra zona”, expresó la dirigente.

Por su parte el presidente de la Cámara de Comercio de Chillán, Alejandro Lama, expuso que si bien estas medidas van en el camino correcto, se requiere también acelerar el tranco en materia de embalses, recordando la paralización que enfrenta el proyecto La Punilla y el evidente retraso del ingreso del Estudio de Impacto Ambiental del embalse Zapallar ante el SEA.

“Una de las cosas de primera prioridad para reactivar la economía en Ñuble, en el mediano y largo plazo, es la construcción de embalses, en particular de La Punilla, que es vital para el desarrollo agrícola de la región”. En esa línea, lamentó que “ha habido muchas promesas y poca acción”.

Respecto a los anuncios, sostuvo que “lo más potente son las obras públicas, porque demandan empleo y dejan un beneficio en su construcción, así como las viviendas, con el plus que las obras de vialidad, por ejemplo, los puentes o el mejoramiento de caminos, contribuyen a elevar la productividad y la competitividad”.

El dirigente gremial reiteró al voluntad de trabajar con las autoridades con el objetivo de fomentar la inversión y empujar el desarrollo de Ñuble, con especial acento en el rubro turístico y en el fortalecimiento de las Pymes.

Efecto no inmediato

Menos optimista se mostró el investigador y director del centro de estudios CER Regional, Renato Segura, quien afirmó que “el paquete de medidas era esperado desde el primer día de gestión económica del Gobierno. Los efectos de las medidas no serán inmediatos, por lo cual a estas alturas del año, poco se puede hacer para cambiar los resultados económicos del país y la suerte de muchas empresas ya está zanjada”.

“Ñuble sigue esperando las señales correctas para desarrollar el sector agroindustrial. Cuando la política económica de los gobiernos descansa solo en el incentivo privado para invertir, el territorio puede seguir esperando su desarrollo, sin fecha definida”, se lamentó Segura.

El profesional añadió que “las inversiones públicas no son lo suficiente rápidas y confiables como la urgencia de la actividad privada lo requiere. Ustedes están viviendo la teleserie de larga duración del embalse Punilla. Imagínese el tiempo que puede durar la teleserie de las nuevas medidas de Gobierno”.

Frente a ello, Segura sostuvo que “la única medida efectiva para activar el potencial económico de la Región de Ñuble es declararlo zona franca agroindustrial, donde la inversión privada en el procesamiento de productos agrícolas y sus actividades derivadas esté libre de impuestos”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top