Proyecto de cannabis medicinal es calificado como “volada populista”

Una polémica de proporciones se generó en el Concejo Municipal luego de que ediles recriminaran a la municipalidad por no haber traspasado a la Fundación Daya los recursos que ésta necesita para financiar la producción de medicamentos en base a cannabis.

La entidad edilicia se comprometió públicamente con la entidad que dirige la actriz Ana María Gazmuri a entregarle a la institución 36 millones de pesos, pero hasta ahora ello no ha ocurrido según reveló ayer LA DISCUSIÓN.

Tras la publicación, el concejal Jorge Marcenaro deploró que la entidad edilicia no haya sido capaz de satisfacer la necesidad de unas 200 familias de la ciudad que serían beneficiadas con los remedios que elaboraría aquella entidad privada con un laboratorio nacional.

Agregó que la corporación edilicia podría echar pie atrás en la entrega de los recursos dado que no habría detrás de la decisión un compromiso serio, sino que “populismo”.

La concejala Nadia Kaik quien previamente había hablado del tema con autoridades municipales, dijo que el problema no estaba en el alcalde, quien sí tendría interés en cumplir su palabra, sino que en el contralor municipal Wenceslao Vásquez que habría “bloqueado” el suministro de dinero a Daya.

Interpelado por la concejala, Vásquez reconoció que existen factores que impiden que los recursos sean entregados a una entidad externa como aquella sin que se tenga asegurado que la municipalidad recibirá efectivamente los productos que forman parte del acuerdo.

Para el concejal Carlos Hernández las explicaciones de Wenceslao Vásquez carecen de rigor y solo vendrían a justificar la falta de interés del municipio chillanejo por cumplir el compromiso suscrito.

El edil, quien también es médico, agregó que la entidad edilicia no puede dar este tipo de señales contradictorias pues en un momento se comprometió a financiar la producción de medicamentos y luego utilizaría subterfugios para no entregarlos.

Nadia Kaik sostuvo además que se producía una situación que calificó de “irrisoria” por cuanto la municipalidad generó todo un proceso interno y posteriormente el Concejo es invitado a votar por la entrega de recursos y se termina en este hecho “bochornoso”.

Agregó que “la responsabilidad de esto es de Control y de entidades internas que no tuvieron toda la información previa para que el Concejo votara con conocimiento de causa y no se generara una situación que los deja mal ante la opinión pública”.

Carlos Hernández y Jorge Marcenaro apuntaron como responsable al alcalde Sergio Zarzar, por cuanto fue él quien presentó la moción al Concejo sin tener aparentemente las cosas claras. “Se fue en la volada populista al presentar el proyecto” criticó Jorge Marcenaro quien espera que la municipalidad cumpla con las familias.