Advierten de aplicación que deja a pasajeros en la indefensión

Durante los últimos meses la popular aplicación de transporte Uber en Chillán ha recorrido un camino difícil, que no ha estado libre de polémicas y discusiones.

Desde conflictos con taxistas, la polémica por la tarifa dinámica que incrementa el valor por sobre lo que cobran los radiotaxis, y lo más reciente, un delicado caso que involucró una denuncia contra un chofer del servicio acusado de violar a una joven, quien fue detenido el jueves por la Policía de Investigaciones.

Este último caso generó una reacción inmediata desde la empresa, la cual dejó en claro que el conductor, identificado como Alexis Candia Vargas, de 30 años, quien no registraba antecedentes policiales, actuó al margen de las condiciones que plantea Uber, pues el acusado respondió la solicitud de viaje de la víctima fuera de la aplicación que se opera a través del teléfono celular.

“Cualquier tipo de violencia sexual es un crimen terrible y debe ser castigado. Aunque este incidente no tiene nada que ver con un viaje tomado a través de Uber. Una vez conocimos la situación, bloqueamos de la plataforma al individuo. Apoyaremos a las autoridades en su investigación, en caso que lo requieran”, declaró la empresa de transporte, que declinó profundizar en detalles por la investigación en curso.

Aplicación paralela
A raíz de esta detención en Chillán, los conductores Uber lamentaron lo sucedido y llamaron a los usuarios a tomar precauciones a la hora de pedir un móvil, ya que aseguran estar preocupados por la masificación de la aplicación llamada Meter, una especie de “taxímetro” virtual  que permite calcular la tarifa por distancia y que ha derivado en múltiples servicios “piratas”, los que por su naturaleza operan fuera de toda garantía y seguro en caso de incidente.

Choferes denuncian que varios conductores Uber, que ya son conocidos entre los clientes, realizan “carreras particulares” tras establecer contacto con ellos a través del sistema de mensajería instantánea WhatsApp, situación que bajo estas condiciones deja, a quienes concretan el viaje, en completa indefensión.

Así lo advierte el conductor chillanejo de Uber, Cristián Escobar, quien comentó que el contacto entre la víctima que denunció la violación por parte de un colega se habría generado a través de este sistema de comunicación.

“Varios choferes de Uber han empezado a dar tarjetas para que los llamen, entonces en vez de pedir por la aplicación contactan al chofer conocido y concretar viajes. Lo hacen porque les gusta un modelo determinado de auto y hablan con ellos. Comenzaron a surgir grupos de WhatsApp donde empiezan a llegar solicitudes por fuera de la aplicación, entonces con eso se ahorran de pagar la comisión de 25% a Uber y es más rápido. Lo que está ocurriendo con la denuncia de violación pasó de manera similar”, denunció a La Discusión.cl Cristián Escobar.

Estos actos han generado rechazo entre los choferes de Uber, quienes en Chillán han disminuido las solicitudes de viajes y con ello las ganancias, tal como le ocurrió a su vez a los radiotaxis cuando apareció Uber.

“A nosotros nos han bajado los recorridos cuando piden en forma particular y hace tiempo que hemos tratado que los choferes no usen este medio, porque si les pasa algo Uber no va responder y al pasajero tampoco. Con ello están siendo 100% piratas, ya que no hay nada en medio, solo un contacto”, precisó Escobar.