Se avanzó con el Plan Regulador, pero sigue pendiente el Pladeco

Durante este año la Municipalidad de Chillán tuvo dispares resultados en el desarrollo de los instrumentos de planificación local, como son el Plan Regulador Comunal (PRC) y el Plan de Desarrolo Comunal, Pladeco. Mientras el primero fue aprobado con críticas de varios sectores, el segundo sigue siendo tarea pendiente. 

Hay que considerar que la elaboración de tales documentos ha sido históricamente uno de los déficit de la ciudad. La urbe estuvo desde 1989 hasta mediados de este año sin Plan Regulador actualizado. Además, antes del actual Pladeco 2011-2015, la carta de navegación estaba más que obsoleta, pues había vencido el año 2007.

Desde el 2008 los esfuerzos de la administración Zarzar (que comenzó este año su tercer período) se dirigieron a renovar esos instrumentos básicos de gestión, que toda ciudad requiere modernizar al menos cada cinco años. El Plan Regulador solo fue sancionado favorablemente tras ocho años de estudios.

Este documento maestro, que fija usos de suelos, las normas urbanísticas y alturas de las edificaciones, obtuvo el visto bueno de la Seremi de Vivienda en junio pasado, pero recientemente el Concejo Municipal comenzó las gestiones para efectuar algunos cambios, relacionados entre otros elementos con un incremento en la altura de los edificios en el centro,  con el fin de incorporar peticiones constructivas que no pudieron ser integradas al PRC.

La carta de navegación viene a proponer a la ciudad normativas que permitirán una mejor convivencia de los chillanejos con el medio ambiente, las plazas y áreas verdes. Asimismo, lo que se pretende es generar un marco regulatorio que permita a futuro mejorar las condiciones ambientales en la ciudad, corregir los problemas viales y una serie de deudas urbanas que afectan la calidad de vida en la zona.

Claudia Rigall, presidenta de la Cámara Chilena de la Construcción, explica que el Plan Regulador es básico,  pues conlleva el desafío de ligarlo con “el proyecto de la nueva Región de Ñuble, ya que resulta fundamental que la ciudad aborde sus iniciativas venideras desde el rol de futura capital regional”. 

Pladeco
En el caso del nuevo Plan de Desarrollo Comunal que debe reemplazar al de 2011-2015, la municipalidad tuvo un traspié luego que junto a la empresa que se había adjudicado la elaboración de ese documento de planificación, C.G.A. Ingeniería y Consultores Limitada, abortaran el proceso por fallas administrativas de la firma.

El Pladeco contiene la matriz de proyectos, que generados de manera participativa, tendrán que ser cumplidos por la municipalidad y servicios públicos en los seis años previstos. 

El nuevo proceso en marcha para elaborar el Pladeco, en este caso para el período 2018-2023, fue publicado el pasado 22 de diciembre y estará vigente hasta el 26 de enero, cuando las empresas interesadas presenten en el portal de negocios del Estado las ofertas técnicas y económicas.

La adjudicación, en tanto, se producirá el 28 de febrero, mientras que el contrato será firmado con la empresa elegida el 14 de marzo. Desde entonces comenzará el trabajo para delinear las bases para el desarrollo de la comuna hacia el próximo sexenio.