Volcán Chillán continuaría con proceso de larga duración

Sernageomin mantiene la vigilancia en la zona, considerando que el sistema continúa con un comportamiento inestable Autoridades, vecinos y empresarios turísticos están preparados para evento mayor y aprendieron a convivir con el macizo en erupción

A días de cumplirse un año desde que fuera decretada la alerta amarilla en el complejo volcánico Nevados de Chillán, la situación eruptiva parece estar lejos de volver a la tranquilidad, y al contrario, las señales permiten inferir que las comunidades deberán acostumbrarse por un tiempo indefinido a considera la actual situación como “normal”.

Así ha ocurrido desde el 31 de diciembre pasado, cuando el macizo registró el primer evento importante de una serie de explosiones que durante este año derivaron en la aparición de cuatro nuevos cráteres, que es donde se concentra en la actualidad la actividad más importante.

El vulcanólogo del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), Luis Lara, informó este martes que es ciertamente difícil establecer lo que ocurrirá en el futuro,  pues los comportamientos de los volcanes no son lineales, son variables y parecen tener un alto grado de impredecibilidad.

Desde esta perspectiva, existen al menos dos escenarios que perfectamente se pueden dar en el futuro. Uno de ellos apunta a la existencia de un comportamiento como el actual, de larga duración y con pulsaciones y emisiones de materiales a la atmósfera.

El otro sería una gran erupción, pero se trata de una alternativa que no parece ser la más factible, considerando que en el pasado reciente no existen evidencias concretas de una situación de este tipo, donde predominan erupciones sostenidas y que han generado cráteres, como las de 2003 y 2009.

Lara agregó que en el período histórico no hay indicios ni registros de una gran explosión, pero sí hacia el pasado más remoto, donde  hay señales claras que pueden ser apreciadas por geólogos y especialistas. En todo caso, si se produjera una erupción mayor, iría precedida de una gran sismicidad, lo que no se da en la actualidad.

Según registros de Sernageomin, la información proporcionada por Ovdas (Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur) da cuenta que “en los últimos días se han registrado explosiones esporádicas provenientes de la zona de los cráteres activos formados el año 2016, lo que indica que el sistema volcánico en el complejo volcánico Nevados de Chillán aún continúa con un comportamiento inestable. Sin embargo, la actividad aún se mantiene dentro de los márgenes de comportamiento mostrados en los últimos meses”.

En este contexto, sostiene el informe, “existe la posibilidad de ocurrencia de nuevas fases explosivas del tipo freáticas y/o freatomagmáticas de mayor intensidad desde los cráteres actualmente activos. Por lo anterior, se considera como zona de alto peligro en el estado actual el área incluida en un radio de tres kilómetros a partir de los cráteres activos”.

Por ello “el Sistema de Protección Civil mantiene un radio de tres  kilómetros en torno a los cráteres activos como zona de exclusión y continúa restringido el acceso completamente a dicha zona. Por su parte, Ovdas–Sernageomin mantiene su nivel de alerta técnica nivel amarillo y Onemi mantiene Alerta Amarilla para las comunas de Pinto y Coihueco, vigente desde el 31 de diciembre de 2015”.

Preparados
El gobernador (s), Erwin Campos Cáceres, destacó que “desde el primer momento la Gobernación adoptó los procedimientos para actuar frente a la situación y durante este año hemos activado todos los protocolos con el fin de atender la emergencia”.

Agregó que tras el evento ocurrido el 4 de enero de este año, se constituyó el Comité de Emergencia  Provincial para dar comienzo a las coordinaciones necesarias ante una erupción volcánica, articular un trabajo entre los diversos servicios, junto a los directores comunales de protección civil y emergencia de las comunas de Coihueco, Pinto, El Carmen, San Fabián y San Ignacio lo que se mantiene hasta hoy.

El gobernador explicó que las instituciones presentes en este plan son la Intendencia Regional, Gobernación Provincial de Ñuble, Onemi Bío Bío, seremis de Minería, Salud, Desarrollo Social, Educación, Obras Públicas y Agricultura; Sernageomin, las municipalidad de Coihueco, El Carmen, Pinto, San Fabián, San Ignacio, el SAG, Indap, Conaf, entre otras instituciones regionales y locales que se reúnen frecuentemente.

El alcalde de San Fabián, Claudio Almuna, recalcó que en la comuna tienen definido el plan de contingencia para el caso que se produjera un evento de grandes proporciones. Desde esta perspectiva están diseñadas las rutas de evacuación e informados los habitantes.

En Pinto, el jefe comunal de Seguridad, Hugo Villablanca, manifestó que como fruto del trabajo de prevención y educación recientemente fue inaugurada la señalética que forma parte del plan de contingencia implementada. Se suma a ello un trabajo permanente con entidades de emergencia como Carabineros, Ejército, Sernageomin y otras.
Desde Nevados de Chillán, en tanto, el gerente general de Nevados, Manuel Dinamarca, manifestó que tras la emergencia inicial se produjo una baja en la cantidad de pasajeros, pero con el paso del tiempo la ocupación del centro de esquí y vacacional ha vuelto a las tasas anteriores, con crecimiento permanente.

Agregó que “más que la alerta amarilla y la emergencia provocada por el volcán, lo que más nos afectó a los empresarios instalados en la zona fue la falta de nieve, pues la gente sigue llegando y hemos aprendido a convivir con el volcán”.

Para el verano, agregó, las reservas marchan según lo esperado para un centro de montaña.