Chillán requiere un catastro definitivo de calles sin pavimento

Chillán, la futura capital de la Región de Ñuble, la que apuesta por grandes edificios y enormes inversiones para modernizar la red vial, tiene aún calles de tierra en las cuales no se observa el progreso que ostentan otras arterias.


En el pasado la urbe dio pasos concretos para incorporar concreto o asfalto en la mayor cantidad de vías, pero a pesar de ello existen sectores donde aquello es un bien escaso, un rezago que busca ser solucionado.


El viernes pasado el director de la División de Control del Gobierno Regional, Rodrigo Daroch, firmó con el alcalde Sergio Zarzar el convenio que permitirá a la entidad local desarrollar 10 proyectos de pavimentación postergados desde el año 2015.


Se espera que durante el año 2017  las iniciativas, cuyo financiamiento fue comprometido hace ya casi un año, puedan ser concretadas por la municipalidad chillaneja, luego de que llame a licitación respectiva.


Los proyectos deberían haber sido ejecutados durante el año que está por terminar, comentó el alcalde Sergio Zarzar, si el Consejo Regional hubiera acelerado la tramitación de los recursos, pero “cuestiones política” dilataron formalizar el aporte a la ciudad, puntualizó la autoridad.


De hecho  Zarzar planteó, al recibir formalmente los recursos el viernes, que cuando durante este año obtuvo dineros para ampliar la red de semáforos, ciertamente hubiera preferido que le depositaran los fondos para concretar los proyectos de asfalto para los puntos priorizados por la ciudad hace tiempo.
Lo que no pudo concretar el municipio, a pesar de los esfuerzos desplegados, fue garantizado por la red de consejeros del PPD y la Nueva Mayoría, entre ellos el propio Rodrigo Daroch más el concejal Camilo Benavente,  quienes le dieron movilidad al proyecto.


De hecho la presencia de Daroch y su equipo en la ciudad fue en parte promovida por el edil local, lo que ciertamente provocó cierto grado de inquietud entre otros concejales y el municipio dado, el protagonismo que adquiere en este caso el ex director regional del IND.


Lo cierto es que más allá de las eventuales disputas entre actores políticos locales, la municipalidad iniciará el desarrollo de proyectos que globalmente tienen según Daroch “el valor de un millón de dólares”.


Se trata de 10 proyectos por $594.562.000 que favorecerán entre otras a la Avenida Nueva Oriente, entre Alonso de Ercilla y el pasaje Cerro Tridente, en Los Volcanes; a Diagonal Monterrico, entre Cerro Belén y Senda Payachata, y Flores Millán, entre Paul Harris y La Espiga, en el sector de Quilamapu, altamente transitada en especial por quienes van hacia los colegios de la zona. 


Se suman las futuras pavimentaciones de calle Valparaíso, entre Simón Bolívar e Ignacio Carrera Pinto; Lord Cochrane, entre Antártica Chilena y Carrera Pinto; Simón Bolívar, entre Cochrane y Juan Fernández; Juan Fernández, entre Simón Bolívar y Carrera Pinto; y los pasajes Malleco, Osorno y Bío Bío.

Catastro de calles 
El desafío ahora, precisó el concejal Víctor Sepúlveda (PC), es “avanzar hacia un catastro completo de todas las calles que no tienen pavimento y que son muchas, en especial en las poblaciones más populares”.


El alcalde Sergio Zarzar precisó que existe un informe de esa naturaleza en la municipalidad que está siendo actualizado de manera permanente. Recalcó que “cada vez que una constructora genera un nuevo proyecto, debe pavimentar la zona intervenida”.


Igual quedan áreas sin pavimentar y por ello es que la municipalidad postuló varias calles para incluir carpeta asfáltica a futuro, entre ellas Sepúlveda Labbé, entre Prat y Cocharcas; y Osorno, entre Sepúlveda Bustos y Zañartu, más la calle Ulriksen en el centro.


Además fueron postuladas a la modalidad de pavimentación participativa del Serviu las calles de la Vicente Pérez-Santa Blanca, entre La Colonia y Avda. Martín Ruiz de Gamboa; pasaje 1 Norte y 2 Poniente,  a los que se agregan Las Dalias y Las Hiedras de Villa Parque Arauco.


Sepúlveda agregó que en la ciudad existen muchos “retazos de calles y pasajes que no tienen pavimento y donde los vecinos se quejan permanentemente del mal estado de esas arterias. Esperamos que las incluyan en futuros proyectos”.


Vecinos han reclamado el mal estado del camino a Ñuble Alto, de un terreno en la esquina de Tehualda con Las Canoas y muchos otros que no han sido atendidos hasta la fecha a través de los planes y programas estatales y regionales existentes.