Incendios forestales han aumentado en 47% durante la actual temporada

Un 47% más de incendios forestales se están registrando en la presente temporada en la provincia, en comparación de igual fecha del año pasado, según estadística entregadas por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) del Bío Bío.

De acuerdo a los datos oficiales de la repartición pública, 31 eventos críticos suma la actual época de emergencias 2016-2017, que partió en octubre pasado, 10 más que las vividas en 2015-2016 (21).

Un total de 107 hectáreas han sido arrasadas por el fuego esta temporada, lo que significa un crecimiento del 700% en comparación a hace 12 meses, cuando la cifra solo alcanzó las 15.

Intencionalidad
Un total de 526 incendios forestales se produjeron en Ñuble durante la temporada 2015-2016, comprendida entre los meses de octubre de 2015 y abril pasado, según consta el registro histórico de la Conaf Bío Bío.

Los siniestros destruyeron 1.493 hectáreas que contenían una variada vegetación, y ninguna comuna de la provincia se salvó de ellos, aunque sí algunas fueron más golpeadas que otras.

Coihueco, San Carlos y Trehuaco resultaron las más impactadas, acumulando 313, 154 y 148 hectáreas quemadas respectivamente. Por su parte Chillán se ubicó en el cuarto lugar de zonas más afectadas y sus 83 incendios redujeron a cenizas 119 hectáreas de terrenos, de los cuales 112 fueron de tipo forestal. 
Un hecho que encienden las alarmas de Conaf es que de las emergencias que se vivieron en la temporada pasada, en 295 oportunidades se trató de hechos intencionales, lo que representa un 56% del total.

Estado actual
Coelemu y Quirihue son las comunas que han sido impactadas por incendios forestales durante esta semana.

Mientras que en la ciudad costera las brigadas de la Conaf ya tienen controlado el siniestro, el cual quemó 46,5 hectáreas, en Quirihue el personal aún trabaja por evitar que este se siga propagando.

Los cálculos recientes de la corporación indican que en esta última comuna el fuego afectó a 140 hectáreas.

Conaf Bío Bío aclaró que estas dos cifras no fueron incluidas en las estadísticas de la presente temporada a razón de que los eventos no han sido extinguidos.

Combate
A juicio de Francisco Castillo, jefe provincial de Conaf, la escasez de precipitaciones que tuvo la provincia todo el año 2016, en donde según cálculos oficiales el déficit sería de casi un 50%, no solo amenaza la producción agrícola local, sino que la poca humedad de la tierra y praderas podrían hacer que la reseca vegetación silvestre sirva de combustible.

Para hacer frente al oscuro panorama que se le presentaría a la zona, la dependencia local está destinando seis brigadas para el combate del fuego, establecidas en cinco terrestres y una helitransportada.

El director regional (i) de Conaf, Alberto Bordeu, invocó a la comunidad ñublensina a la prevención, a fin de evitar que se repitan más casos de incendios forestales.

“Todos sabemos en Chile que los incendios forestales son provocados por el hombre en más de un 98% de los casos y es en este sentido que queremos hacer un llamado especial a la comunidad de Ñuble a poner prevención a las actividades que se pueden realizar en el medio rural, en términos de no usar el fuego en condiciones de altas temperaturas que hemos tenido en los últimos días, y que nos ha llevado a suspender su uso”, indicó.

El funcionario precisó que a nivel regional son 24 las comunas críticas por ser lugares más propensos a que los incendios se descontrolen dada sus características geográficas.

Chillán, Chillán Viejo, Quillón y Bulnes son las ciudades ñublensinas más sensibles, acotó. “En estas comunidades en particular llamamos a ser más cuidadosos, porque nuestras estadísticas históricas demuestran que la ocurrencia de incendios es mayor; de modo que con más compromiso de la ciudadanía podremos evitarlos”, comentó Alberto Bordeu.