Municipio asegura que habría al menos 20 casinos populares ilegales

Amparados en la seguidilla de fallos condenatorios conseguidos por el Ministerio Público en el contexto de locatarios formalizados por el delito de rotura de sellos, el municipio confirmó que dentro de este mes comenzarán nuevas fiscalizaciones a los llamados casinos populares.


Esta iniciativa obedece, además, a otro antecedente manejado por la Inspección Municipal, la que determinó que habría más de 20 de estos casinos poniendo a disposición del público las llamadas máquinas de azar, razón que motivan la clausura del local debido a que este tipo de juegos de apuestas electrónicas están prohibidas por normativa municipal en la ciudad de Chillán.


Para arrancar con las fiscalizaciones, entonces, “se está a la espera de instrucciones de administración y jurídica para avanzar en una problemática que ya tiene a más de 20 casinos populares trabajando a nuestro entender ilegalmente en la ciudad”, dijo el jefe de la Inspección Municipal, Nilson Rozas, a LA DISCUSIÓN.


Desde que el alcalde Sergio Zarzar formalizó la denuncia por rotura de sellos en el Ministerio Público, en agosto del 2015, se formalizó a nueve personas, entre dueños de locales, administradores y empleados, siendo solo uno de los empleados procesados absuelto de cargos.


El resto recibió penas diversas, siendo las más severas las que afectaron a Enrique Viedma y a Arturo Portiño, con arresto domiciliario nocturno por 61 y 300 días, respectivamente.


“Priorizo la prevención”
La Fiscalía local advirtió estar al tanto de la intención de ciertos locatarios de perseverar en su intención de utilizar estas máquinas y romper los sellos de clausura, dejando el local a nombre de otra persona si es necesario para evitar penas mayores.


Ante esto el fiscal Mauricio Mieres dijo que si se daba esta instancia de rebeldía, sería necesario dejar una vigilancia de 24 horas por parte de Carabineros, lo que encontró ciertos reparos en la Segunda Comisaría chillaneja.


“Obviamente si una autoridad judicial competente nos hace llegar esa orden, nosotros como Carabineros la cumpliremos”, afirmó el mayor Claudio Saavedra.


Sin embargo, el jefe de la comisaría local explicó que “si la pregunta es si por voluntad propia pondríamos vigilancia a un local para evitar la rotura de sellos, mi respuesta sería que no, y no porque no crea que es importante velar que este sello se respete, sino porque hoy en día nuestro objetivo esta en centrado en la prevención de los delitos de mayor grado de criminalidad que ocurren en la ciudad”.