Más de mil visitantes llegaron hasta la Fiesta de la Cereza en Quillón

Más de mil personas llegaron hasta el sector de  Queime en Quillón para disfrutar de la quinta versión de la Fiesta de la Cereza, que reunió a productores de toda la comuna para mostrar los mejores ejemplares del fruto que reina en los parajes del Valle del Sol.


El intenso calor de la jornada no fue impedimento para que locales y turistas de todas las latitudes visitaran la zona y compartieran de una buena jornada que estuvo acompañada de música folclórica y la comida criolla característica de las fiestas rurales.

“Esta es una de las actividades más antiguas de Quillón. Hace cinco años que venimos realizando la fiesta, que nos permite ampliar la oferta gastronómica, con derivados de las cerezas como kuchenes, mermeladas y en realidad todos los derivados de la fruta que se da muy bien en esta zona. Como entendemos que la demanda turística en Quillón es fuerte, hicimos una ampliación de los espectáculos que aquí se llevan a cabo y de las cocinerías, en las que nuestros visitantes pueden disfrutar de exquisiteces campesinas”, contó Miguel Pedreros, encargado de Turismo de la Municipalidad local.

LA MEJOR COSECHA EN AÑOS

Sin duda, la cereza es uno de los frutos más esperados, entrando la época estival y Quillón se caracteriza por ser la primera productora cerecera en la Región del Biobío. Por lo mismo, no sorprende que tantos turistas lleguen a adquirirla. De hecho, son los mismos productores los que permiten a su público sacar las pocas cerezas que quedan en los árboles, como una forma de entender el demandante trabajo que esto involucra.

“Esta es primera vez que vengo a esta fiesta y más encima llegamos por casualidad, porque pensábamos pasar cerca de Quillón, pero no venir acá. Es una fiesta muy linda, las cerezas están muy ricas y me enteré de que no existen sólo dos variedades como todos pensábamos, son bastante más”, indicó Jeannette Burgos, visitante de Los Ángeles.

Por su parte, José Calabrano destacó la buena organización del evento y las actividades de campo que pudieron conocer, relacionadas con la cereza. “Esto fue una sorpresa para nosotros. Vinimos de Los Ángeles a disfrutar el fin de semana largo y nos dijeron que viniéramos. Estamos maravillados por todo lo que se hace en esta fiesta, sobre todo, sacar las cerezas de los árboles es toda una experiencia”, dijo.

Pero los más felices de la jornada fueron los propios productores cereceros, no sólo por la cantidad de público que llegó a Queime, sino porque esta última cosecha fue una de las mejores que han tenido en los últimos años.

“Primero quiero dar gracias a Dios por toda la cantidad de cerezas que nos dio este año, porque fue muy superior a otras temporadas. El año pasado fue muy poca cantidad y chica, pero este año fue mucha la cantidad que salió de un mayor calibre. Estamos muy contentos, ya que con esta cosecha se nos viene un buen invierno, con platita en los bolsillos”, señaló Abelardo Paredes, productor cerecero en un comunicado.