9 personas han sido atendidas por nueva unidad oncológica de Chillán

“Nada pasa por casualidad” comenta Abel Godoy, al recordar que el 5 de diciembre del 2015 su hija Yasna estaba cumpliendo uno de sus sueños, finalizar la enseñanza media, mientras luchaba contra la enfermedad que le quitó la vida a inicios de octubre pasado.


La carencia de un establecimiento especializado en Chillán donde pudiera recibir el tratamiento que necesitaba para combatir el cáncer renal que padecía fue utilizado como el ejemplo más claro de la deuda que, en términos de salud, aún tiene la comuna y toda la provincia.


Luego de un fructífero trabajo ciudadano emprendido por el movimiento social “Un oncólogo para Ñuble”, que tras recoger 27 mil firmas comprometió el apoyo de parlamentarios locales y del propio Gobierno para que se habilitara un centro oncológico en la comuna, hoy, también 5 de diciembre, pero un año después, se cumplió otro de los deseos de Yasna y de las familias que tienen integrantes con la patología, que es la inauguración oficial de una unidad especializada de mediana complejidad, denominada  “Yasna Godoy Vergara” y ubicada en el Hospital Clínico Herminda Martín.


“Feliz porque se esté haciendo ciento por ciento efectivo y que la gente de la provincia vaya a tener una herramienta fuerte para atacar esta maldita enfermedad por la que cada día muere mucha gente”, comentó Abel.

Funcionamiento
En rigor el centro especializado empezó a realizar sesiones de quimioterapia el 16 de noviembre pasado, fecha en que llegaron las cinco primeras pacientes que, hasta antes de ese día, tenían que viajar hasta Concepción por prestaciones de salud.


El director del hospital,  Rodrigo Avendaño, explicó que hasta el momento la Unidad de Oncología ha atendido a nueve personas, quienes en su totalidad son mujeres que padecen cáncer de mama, y adelantó que para fines de año la cifra llegará a las 20.


El funcionario admitió que la idea se vio agilizada por el movimiento “Un oncólogo para Ñuble”, al cual se unieron junto a parlamentarios locales y el Ministerio de Salud para concretar la unidad.


“Este es un logro para toda la comunidad. El Servicio de Salud Ñuble, en su afán de entregar una mejor cantidad y calidad de atenciones a nuestros usuarios, había tomado el tema de la quimioterapia como una posibilidad de implementarlo”, comentó.


Rodrigo Avendaño destacó que la importancia del nuevo servicio es que las personas de la provincia, que antes tenían que viajar hasta Concepción haciendo recorridos de más de 100 kilómetros,  ahora podrán atenderse en Chillán y no tendrá que realizar los desgastantes periplos.


Por su parte el director del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ), Iván Paul, agregó que el cáncer representa el 23% de la mortalidad en la provincia, lo que significa que de cada cuatro personas que fallecen, una es a consecuencia de la patología.


“Esta es una enfermedad que nos preocupa y que es una realidad presente en la provincia, por lo tanto estamos hablando de un tema que causa dolor, angustia y gasto de recursos para el Estado y las familias”, sostuvo.


Sobre la posibilidad de que se implemente un centro oncológico de alta complejidad, en el que también se ofrezca el servicio de radioterapias, Iván Paul detalló que esa posibilidad solo sería a largo plazo.


Al respecto el presidente de un “Un oncólogo para Ñuble”, Eduardo Gutiérrez, advirtió que ahora la demanda del movimiento se ampliará.


“Nuestra próxima campaña será solicitar una unidad de oncología integral, donde se puede entregar sesiones de radioterapia; si fuera necesario hacer lobby o recolectar firmas nuevamente, lo haremos”, recalcó.


Equipo
Un total de 16 profesionales forman parte del recientemente inaugurado grupo especializado compuesto por un oncólogo, hemato-oncólogo, hematólogos (dos), enfermeras (cuatro), un químico farmacéutico, técnicos en enfermería (dos), un auxiliar y un administrativo. Además, considerando el propósito de brindar un tratamiento integral, también son parte del equipo una psicóloga, una nutricionista y una trabajadora social.


El espacio que ocupa la unidad es el segundo piso del ex edificio del pensionado en el hospital local y consta de una sala de tratamiento de quimioterapia, oficinas de atención de profesionales y una sala de reuniones para el comité oncológico.