Prevén mayor delincuencia en verano por aumento de población flotante

Como si se tratase de modas, el delito también es considerado como un fenómeno cíclico el que, si bien presenta constantes, muestra ciertas tendencias según la época del año, siendo el verano una estación en la que los arriendos falsos, las ventas fraudulentas por Internet, los robos en casas deshabitadas y el hurto de equipaje desde los terminales de buses, suelen aumentar.

Pero no sólo la necesidad de comprar que propone la Navidad o las ausencias de nuestras casas por vacaciones favorecen estos ilícitos, sino que el aumento de la llamada población flotante que experimenta la provincia, en especial en comunas como Quillón, Cobquecura, Yungay, San Carlos o Pinto, debido a que junto con el arribo de turistas, también llegan bandas delictuales que se han especializado en aprovechar cada descuido de los relajados vacacionistas.

Por esta razón, la Policía de Investigaciones está realizando una campaña a nivel nacional, para evitar ser presas de la delincuencia y paralelamente, los municipios de cada una de las comunas más visitadas también han organizado estrategias y resguardos que con el tiempo han demostrado dar resultados.

Quillón, por ejemplo, una comuna con 15.544 habitantes, recibió cerca de 403.759 personas el último verano, según cifras del Sernatur, lo que es más del 90% de toda la población de Ñuble.

“Nosotros ya tenemos un lugar, una casa arrendada para la PDI, que envía cada año una avanzada durante el periodo estival y Carabineros también envía más personal en estas fechas”, explica el alcalde de Quillón, Alberto Ghyra, quien además, destaca que, pese a no tener la obliación de hacerlo, en su municipio cuentan con una Oficina Comunal de Seguridad, para la que la problemática de los riesgos de delitos en verano son un tema zanjado con diversas campañas preventivas, sobre todo, en lo que respecta a robos a los turistas, tanto en la laguna como en las cabañas de veraneo.

Consecuencia de lo anterior, es el que la PDI realizó más de 250 controles de identidad en el verano pasado, deteniendo, además, a 12 personas por delitos de robo, estafas y uno por incendio, más otros cuatro que fueron detenidos por la Brigada Antinarcóticos por tráfico de marihuana.

Lo anterior, sin contar con los resultados logrados en materia de detenciones realizados por personal de Carabineros, quienes confirmaron un alza en esta materia respecto al verano del 2014.

Los delitos más comunes
En ciudades como Chillán, en donde la población flotante alcanza  1.866.727 personas, la prevención se divide en dos partes: Primero, en el mes de diciembre, en donde las estafas por Internet aumentan considerablemente debido a las compras navideñas que se hacen a través de portales como Mercadolibre, Yapo.cl o incluso en Facebook, siendo los videojuegos, las bicicletas y los artículos de tecnología los que más víctimas dejan.

La recomenación policial es la de no tentarse con ofertas de artículos que estén con un costo demasiado más bajo del precio real o bien tratar de probar el producto antes de comprarlo, y en lo posible, verificar que quien lo venda sea, realmente, el dueño del artículo, para así evitar caer en el delito de receptación.

Una segunda parte, ocurre entre enero y febrero, con los robos en lugar destinado a la habitación, delito que apunta al robo de casas cuyos moradores están ausentes, generalmente por vacaciones. “La recomendación, como siempre se ha dicho en estos casos, es la de encargar la casa a los vecinos, para que ellos recojan la correspondencia y sepan que si advierten la presencia de personas al interior, no son los dueños y así avisen a Carabineros”, apuntó el capitán Christian Morales, de la Segunda Comisaría de Chillán.

En comunas como Pinto, el riesgo es el de estafas de arriendos de cabañas, a través de fotos reales y solicitudes de depósitos por adelantado. La recomendación que hace la PDI en estos casos es preferir corredoras establecidas, personas conocidas o recomendadas.

Otro delito muy común, asociado a las vacaciones y el aumento de población flotante, es la alta circulación de billetes falsos. La recomendación es, en caso de recibir uno, no volver a ocuparlo y hacer la denuncia inmediatamente. 

Para evitar recibir uno, el Banco Central lanzó una aplicación de descarga gratuira que permite detectar billetes falsos.