[Editorial] Tren y turismo en Itata

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

Un tren turístico que recorra el Valle del Itata es la nueva apuesta del Programa especial de gestión territorial para zonas rezagadas, iniciativa que se encuentra en etapa de evaluación por parte de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) y del Sernatur, y que el pasado viernes 25 de noviembre cumplió su primer hito, pues la subsecretaria de Turismo, Javiera Montes, encabezó el lanzamiento del proyecto y recorrió junto al coordinador nacional del Programa, Jaime Tohá, parte del tramo que se quiere recuperar.

El proyecto consiste en la implementación de un servicio turístico con una locomotora a vapor y vagones clásicos, que recorrerá el tramo Chillán-Nueva Aldea, de 40 kilómetros, durante el verano, con el objetivo de potenciar el desarrollo turístico del Valle del Itata, lo que además, permitirá a los pequeños productores de la zona poder comercializar y promocionar sus productos, como artesanías, vinos y alimentos procesados.

La iniciativa, sin embargo, requerirá de un subsidio estatal para su operación, tal como ocurre con otros servicios turísticos de EFE en Temuco, Concepción, Talca, Valdivia y Santiago, entre otros.

Como era de esperarse, la idea fue acogida con entusiasmo por distintos actores locales, como las artesanas de Quinchamalí y la empresa forestal Arauco, que tiene la Hacienda Cucha Cucha, y que hace una década invirtió en la rehabilitación del tendido ferroviario en el tramo Rucapequén-Nueva Aldea del ramal a Dichato. 

Como se sabe, entre Nueva Aldea y Dichato la infraestructura está prácticamente desmantelada, fruto del abandono y del vandalismo, ya que dejó de utilizarse en la década de los ochenta. Y si bien se han planteado iniciativas para recuperar este ramal, ninguna ha dado frutos hasta el momento. La última propuesta es parte del proyecto de tren rápido entre Santiago y Concepción, cuya factibilidad económica se está evaluando.

En lo que respecta al tren patrimonial que se proyecta implementar en el corto plazo, es innegable el impacto que tendría en el turismo local, así como también en otras actividades económicas del Valle del Itata, brindando una ventana de promoción y comercialización de productos de Ñuble, particularmente de pequeños productores, que por diferentes razones no han logrado avanzar en la cadena de comercialización hasta el consumidor final, con el consiguiente castigo en los márgenes por concepto de intermediación.

En el caso particular del turismo, se trata de una gran deuda pendiente, puesto que pese al enorme valor patrimonial del Valle del Itata -cuna del vino chileno, heredera de ancestrales tradiciones y escenario de acontecimientos históricos-, esta zona aún no ha logrado posicionarse como un destino de primer nivel, debido a graves déficit en materia de infraestructura, servicios, calidad de los productos turísticos y promoción, lo que ha contribuido a perpetuar su condición de zona rezagada. En ese contexto, la implementación de un proyecto como éste, si bien no llega a dar solución a todas las brechas que existen, hará un aporte relevante no sólo en términos de flujos financieros, sino que en la visibilización de una zona con un gran potencial turístico, que podría posicionarse en el mismo nivel que las Torres del Paine o el Valle del Elqui.
No obstante lo anterior, para avanzar en este desafío se debe seguir trabajando incansablemente, desde el sector público como el privado, en la superación de las brechas mencionadas y en la recuperación del ramal ferroviario hasta la costa, lo que mejorará la conectividad del Valle y dará el esperado impulso al turismo local.