Aún no se gestionan permisos para edificio Los Héroes y antena

Durante el primer semestre de 2017 deben concretarse  dos proyectos urbanos relevantes  para el centro cívico de Chillán, como son el retiro de la antena de la Catedral y la construcción de nuevas torres en lugar del complejo Los Héroes, que resultaron severamente afectadas tras el terremoto del año 2010.


El director de Obras Municipales, Flavio Barrientos, confirmó que ambas iniciativas tienen que pasar aún por una revisión de los antecedentes técnicos que deben entregar las empresas que están detrás de las ejecuciones. El jefe de la unidad municipal mencionó que en el caso de la construcción de los nuevos edificios, están a la espera de que la empresa Invertrust Capital presente los antecedentes finales del proyecto, los que deben ser analizados para su aprobación.


Para que la firma pueda demoler los edificios actuales y construir  los nuevos, primeramente se necesita que solicite el permiso de edificación, lo que se consigue a partir del ingreso de las carpetas que contienen los informes de ingeniería y arquitectónicos.


A partir de los antecedentes que entregue la empresa se podrán calcular los impuestos que deberá cancelar a la municipalidad. El monto a pagar para poder edificar corresponde al 1,5% del valor total de la obra gruesa, no del proyecto global.


De manera paralela, la empresa tendrá que poner a disposición del municipio el proyecto de desratización, que es un elemento fundamental antes de que comience la tarea de demoler las enormes estructuras. Para poder derruir los dos edificios actuales la firma tiene que pagar igualmente un permiso que corresponderá al 0,5% de lo que le cueste el servicio de arrasar todo el sitio.


Julio Osorio Aguayo, gerente de proyectos de Invertrust Capital, manifestó hoy que en las próximas semanas estarán en condiciones de informar con mayor detalle sobre los plazos de ejecución de la obra y la entrega de permisos.


La idea de la empresa, antes de construir, es convocar a oficinas de arquitectos nacionales para que diseñen a través de un concurso público un edificio, que esperan sea un emblema de la ciudad y que rescate su tradición moderna y a la vez aporte elementos de la arquitectura actual.


Además pretenden modelar una edificación moderna, con altos estándares de calidad y sustentable desde el punto de vista energético, lo que implica técnicas que no se corresponden con el diseño de las dos torres existentes en la actualidad.


Invertrust Capital pretende construir dos torres de 14 pisos aproximadamente, a los que se deben agregar cinco subterráneos para estacionamientos. El diseño final dependerá de los estudios de suelo y del proyecto arquitectónico que sea elegido.


Se pretende que el edificio, precisó Flavio Barrientos, esté destinado al comercio en su primer nivel y para oficinas, hotel y departamentos, el resto de los pisos. Para edificarlo la inversión aproximada llegaría a los US$55 millones.


ANTENA DE LA CATEDRAL
El retiro de la antena de telefonía que está ubicada a un costado de la Catedral es otro tema pendiente en el centro cívico, iniciativa de larga data que debería haber sido ejecutada a fines del 2015, según acuerdo entre Movistar y la Municipalidad de Chillán.


La primera opción que manejaron ambas entidades fue trasladar los equipos de recepción de datos a la techumbre de la casa consistorial, para lo cual la empresa pagaría un arriendo mensual de un millón de pesos, pero el acuerdo no prosperó por rechazo del Concejo Municipal.


Posteriormente la empresa llegó  a un acuerdo con el Gran Hotel Isabel Riquelme,  para que en la azotea de esta edificación fuera emplazados los medios tecnológicos que permiten gestionar las transferencias de datos.


No obstante por ahora se desconoce si la empresa persistirá en instalar sus equipos en este lugar, o como se especula a nivel municipal, existiría un sitio con mejores condiciones técnicas para que operen las comunicaciones de Movistar.


Edgardo Salgado, ejecutivo regional de Movistar, sostuvo ayer que se “mantiene el compromiso de retirar la estructura” que rechaza la comunidad chillaneja, pues afecta el principal ícono de la ciudad.


Salgado agregó que están en la etapa de ingresar los permisos correspondientes a la  Dirección de Obras Municipales, con el fin de iniciar posteriormente  las acciones para trasladar la antena a un punto del centro de la ciudad que no quiso confirmar.


Flavio Barrientos, en tanto, planteó que en el caso de la antena de la Catedral se trata de una obra menor desde el punto de vista técnico, pero mayor desde la perspectiva ciudadana, pues limpiará la postal más importante que tiene la ciudad, como es el templo católico frente a la Plaza de Armas.


Lo cierto, precisa Barrientos, es que durante el primer semestre de 2017 deberían haber novedades respecto a  estos dos proyectos emblemáticos para la ciudad y que dependen de privados.