Pemuco bajo vigilancia epidemiológica por sospecha de Ántrax

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Agencia Uno

La notificación de dos casos sospechosos de "carbunco", también conocida como Ántrax, mantienen bajo vigilancia epidemiólogica a la comuna de Pemuco. 

Las afectadas son dos mujeres de  44 y 62 años de edad, respectivamente, quienes presentan lesiones de úlcera necrótica en la mano, aumento de temperatura y pérdida de sensibilidad distal, para lo cual, un equipo técnico de la Delegación Provincial de Ñuble de la SEREMI de Salud del Biobío, se encuentra en terreno, realizando la investigación epidemiológica y ambiental, para establecer las circunstancias del contagio, toda vez que el “carbunco” es una zoonosis (enfermedad) que pudo provocarse por consumo o manipulación de carne de equino o bovino.

De acuerdo a las primeras indagaciones realizadas por el Cesfam de Pemuco, la carne habría sido comprada en un local, donde su dueño relata que el animal falleció súbitamente;  otras 12 personas habrían consumido del mismo producto, para lo cual el médico Centro de Salud Familiar determinó tratamiento con ciprofloxacino a los casos sospechosos y profilaxis a las 12 personas expuestas.

El carbunco es una zoonosis bacteriana causada por Bacillus anthracis, que es más susceptible en herbívoros, y para el hombre la fuente de infección son siempre los animales infectados, sus productos contaminados o la contaminación del medioambiente por esporas procedentes de estos últimos.  Constituye fundamentalmente un riesgo ocupacional de trabajadores que procesan pieles o pelo de caprinos, huesos y sus productos, así como de veterinarios, trabajadores agrícolas o silvícolas que manipulan animales infectados.

Según el Decreto Supremo Nº 158/2004 del Minsal, se trata de una enfermedad de notificación obligatoria, universal e inmediata, y su notificación debe desencadenar una investigación epidemiológica y ambiental, coordinada entre los equipos de Salud Pública y Acción Sanitaria, debiendo involucrar a la autoridad de salud animal (SAG).

“En ese contexto nuestra Delegación Ñuble para asegurar la oportunidad de las medidas de control inició su investigación frente a una sospecha diagnóstica, sin esperar confirmación de laboratorio.  Se trabajó previamente en entrevistas a contexto vital de personas sospechosas a objeto de identificar situaciones de riesgo, personas expuestas y fuentes probables de infección; investigación en terreno para aplicar medidas de control; y coordinaciones con SAG para determinar los antecedentes de exposición a animales infectados o sus productos, así como para aplicar medidas de prevención y control para prevenir la presentación de nuevos casos”, declaró el Seremi de Salud del Biobío, Mauricio Careaga.

Antecedentes estadísticos

En el mundo se producen entre 2.000 y 20.000 casos humanos por año, y en Chile, entre los años 2000 y 2009 se presentaron 37 casos, mostrándose una clara tendencia al descenso.

Actualmente se presenta en forma esporádica, con 4 casos el año 2008 y 1 en 2009; y sin registrarse muertes desde 1990.

El período de incubación es generalmente de 1 a 7 días, pero puede llegar a 60; sin que a la fecha se haya descrito trasmisión de persona a persona.

A nivel nacional la descripción clínica más frecuente es el carbunco cutáneo (95% de los casos totales), apareciendo en primer lugar prurito en la piel expuesta, seguido de una lesión papular que se vuelve vesicular, y en 2 a 6 días termina siendo una escara negra hundida, siendo los sitios más frecuentemente comprometidos, cabeza, antebrazos y manos.  Las infecciones no tratadas pueden derivar en una sepsis o incluso causar meningitis.

Otros tipos de aparición clínica son el Carbunco por inhalación y el digestivo. El primero aparece con síntomas de insuficiencia respiratoria aguda, con alta letalidad; mientras que en el segundo casos es infrecuente y difícil de identificar, pero tiene como características malestar abdominal, fiebre y septicemia, con letalidad del 25 al 60%.

Las medidas de prevención recomendadas por la autoridad sanitaria establecen que ante el hallazgo de animales muertos sospechosos de carbunco deben ser enterrados a un mínimo de 2 metros, cubriendo tanto el fondo de la fosa como el cadáver del animal con cal viva, y descontaminando el suelo con una solución de cloro al 5%; no realizar necropsia de un animal sospechoso; vacuna y re inmunizar cada año a los animales de zonas enzoóticas; en actividades de alto riesgo usar equipo de protección personal, disponiendo de instalaciones adecuadas para lavarse y cambiarse ropa después del trabajo; aplicar sistemas de control de polvo y ventilación adecuada; lavar, desinfectar o esterilizar el pelo, lana u otros productos de origen animal antes de su procesamientos, entre otras medidas.

Es importante aclarar que si bien el carbunco inhalatorio es una tipo de ántrax, para producirlo en aerosol y que constituya un arma biológica se requiere de una alta tecnología avanzada.