Grave traspié sufre proyecto para la construcción de nuevo hospital

Un nuevo retraso puede sumar la construcción del nuevo hospital de Chillán, luego que la Contraloría General de la República no tomara razón de la decisión adoptada por la comisión interna del Servicio de Salud Ñuble, que tras analizar siete ofertas se inclinara por la de la italiana Astaldi S.A.P.


Con esta decisión adoptada por el organismo contralor se configura un escenario bastante complejo para la concreción del megaproyecto.


Tras el traspié, Salud Ñuble y el Ministerio exploran cuales son las opciones para mantener con vida una iniciativa por $160.000 millones que probablemente vaya además a requerir fondos adicionales cuya obtención puede resultar difícil de obtener. En rigor, hay dos caminos, uno es adjudicar a quien quedó en segundo lugar, lo que significaría inyectar unos 40.000 millones adicionales, o volver a licitar.


La licitación actual, que fuera subida al portal de negocios del Estado, Mercado Público, el 6 de mayo de 2015, había sufrido una modificación en el cronograma el 22 de enero de este año cuando, dada la cantidad y complejidad de las consultas de parte de las constructoras interesadas, se produjo un prórroga de cuarenta días.


El proceso había sido previamente cuestionado por personeros de oposición, quienes advertían que era difícil que el Gobierno dispusiera de recursos para sacar adelante esta iniciativa dado el complejo escenario de las finanzas fiscales.


Pero, en noviembre de 2015, parlamentarios de la zona se entrevistaron con la ministra de Salud y tras el encuentro se confirmaba que durante el primer trimestre del este año se adjudicaba tanto el diseño como la construcción, lo que significaba que antes que terminara el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet se cumpliría la promesa de tener en construcción el hospital.


Sin embargo, la decisión final de la comisión de Salud conformada en marzo de este año, se vino a producir recién durante el segundo semestre e informada la semana pasada. Y ahora la sugerencia de esa entidad técnica se ve afectada por cuanto la Contraloría detectó algunas falencias en la oferta de Astaldi.

Argumentos

Desde el Servicio de Salud Ñuble se informó ayer que tras el impasse se abocarán a estudiar los escenarios que tienen para seguir adelante con esta iniciativa emblemática para la ciudad y la provincia de Ñuble.


La entidad precisó ayer que “evaluará otras alternativas para continuar con el proyecto de construcción del Nuevo Hospital de Chillán, al conocer hoy (ayer) que la Contraloría General de la República se abstuvo de tomar razón de la resolución que adjudicaba el diseño y construcción del recinto asistencial a la empresa Astaldi S.A.P.” 


El director del organismo, Iván Paul, precisó que “esta empresa fue la única que postuló con una oferta ajustada al presupuesto asignado para esta inversión, sin embargo, el órgano contralor representó la adjudicación del diseño y obra, realizando observaciones relacionadas con la omisión de algunos antecedentes administrativos por parte de la empresa y a la experiencia declarada por ésta, entre otras”. 


El directivo señaló que se estudiarán las observaciones realizadas por el ente contralor para determinar los pasos a seguir y así avanzar en la concreción del nuevo hospital para Ñuble. 


Frente a este panorama dijo, “instruí a la comisión reevaluar las propuestas de las empresas que postularon en esta licitación, lo que implicará necesariamente contar con recursos extraordinarios,  ya que todas, salvo la adjudicada, hicieron ofertas sobre el precio considerado en el presupuesto que asciende a 161 mil millones de pesos”.


Como se recordará en este proceso postularon OHL S.A; Besalco S.A.; CSJ Agencia, ; Sacyr Chile, ; FC Construcción S.A., ; Astaldi S.p.a, y Moller y Pérez Cotapos.


Paul precisó además: “evaluaremos también la opción de realizar una nueva licitación tal como lo estipula la ley de Compras Públicas. Ambas alternativas serán ponderadas exhaustivamente con el objetivo de dar continuidad al proyecto y resguardar los intereses del Estado”.


El cambio de planes, obviamente pone en serio riesgo que se cumpla la promesa de las autoridades de Gobierno, del Ministerio de Salud y parlamentarios oficialistas de la provincia quienes daban por descontado que el proyecto comenzaría a ser construido durante el 2017.

RESPUESTA DE ASTALDI
Conocida la decisión de Contraloría, la firma Astaldi enfrentó los argumentos exhibidos. 

“ Astaldi se abstiene de comentar la información hasta que no se conozcan las razones de las observaciones hechas por la Contraloria General de la República. De todos modos Astaldi tiene la convicción de haber hecho su propuesta en estricto apego a las bases de licitación y a la legislación chilena que rigen en estos casos”, afirmó la empresa mediante una declaración. 


La semana pasada Astaldi, tras confirmar que había sido “sugerida” por la comisión interna del Servicio de Salud para construir el enorme edificio, comunicaba que estaba en condiciones de iniciar las faenas para el recinto hospitalario a fines del próximo año.

REACCIONES 
La noticia en torno al hospital generó reacciones en el ámbito político. El senador Victor Pérez Varela manifestó que “esto no hace otra cosa que agravar el atraso que ya tiene este proyecto. Se perdió todo el 2014, 2015 y 2016 y ahora se perderá el 2017 seguramente”.


Varela agrega que “este proyecto estaba listo para ser ejecutado mediante el sistema de concesión a privados el 2014 cuando asumió este gobierno, por lo que de haber continuado por esa vía ya tendríamos un edificio en avanzado estado de desarrollo”.


El dirigente de RN, Frank Sauerbaum, agregó que “lo que está pasando con este hospital es una muestra más de la incapacidad de gobernar este país por parte de la Nueva Mayoría. Hace dos años los parlamentarios Harboe y Navarro decían que el proyecto estaba financiado, pero todos sabemos que no hay recursos”.


Agregó que “ahora desde el Servicio de Salud Ñuble se informa que serán solicitados recursos adicionales para construir el hospital pues las otras empresas habían ofertado cifras mucho mayores. Pero si no estaban los recursos anteriores menos van a estar disponibles fondos extras”.


Sauerbaum afirmó que “este gobierno prometió la construcción de La Punilla, del hospital de Chillán y la creación de Ñuble Región y vemos que ninguna de esas iniciativas está ni pueden comenzar por incapacidad de gobernar y administrar los recursos.