Municipalidad comenzó el primer estudio para toda su planta laboral

Alrededor de 180 personas podrían integrarse en calidad de planta a la Municipalidad de Chillán, donde parece existir un déficit de personas con titularidad y contratos indefinidos y de largo plazo.

El tema comenzó a ser analizado por el municipio luego de que en mayo comenzara a regir la nueva ley de Plantas que genera efectos sobre los funcionarios a contrata y los que se encuentra en calidad de honorarios.

El cuerpo normativo sufre una modificación por primera vez en más de veinte años y tiene efectos positivos para quienes trabajan en la municipalidad chillaneja, quienes ya han comenzado a recibir beneficios concretos.

La normativa en teoría le entrega a los alcaldes atribuciones para que tras estudios con personal municipal y finalmente con acuerdo del concejo, aprueben los cambios que requieren los municipios para mejorar su gestión interna.

Las modificaciones tendrían una vigencia de ocho años y comenzarán a regir por primera vez tras la aprobación del marco legal, el 1º de enero de 2018, por lo que desde ahora y hasta esa fecha los estamentos involucrados deben ser capaces de generar el nuevo esquema de plantas municipales del gobierno local.

La iniciativa, reconocen en el municipio y dirigentes de trabajadores de planta y honorarios, promueve la profesionalización de los municipios, en el entendido que casi un 80% de los nuevos cargos que se creen deberán ser profesionales y técnicos.

En el municipio chillanejo, el estudio de la planta se encuentra siendo analizado y se espera que en los próximos meses se llegue a una propuesta formal que pueda ser discutida en profundidad y se transforme en un documento que sea traspasado al concejo para que éste le entregue el visto bueno.

Los cambios
En el municipio chillanejo la planta definida el 13 de octubre de 1994 está formada por 261 personas pero en la actualidad tendrían esa calidad alrededor de 179 personas por lo que se podrían integrar en teoría 182 personas. Además, los que están en calidad de contrata serían 74 y los honorarios más de 350.

Zoraya Martínez, dirigente de la asociación de funcionarios de planta, sostiene que la ley requiere en su bajada local que se genere un reglamento interno que definirá cuantas personas integrarán la planta y cuantos serán los de a contrata que podrán pasar al nivel superior.

Adicionalmente, se espera que las personas que están a honorarios puedan subir a contrata y con ello “se haga justicia pues hay muchas personas que llevan trabajando en el municipio chillanejo a través de contratos precarios”.

El dirigente de los funcionarios, Víctor Fernández, sostiene que luego de que se promulgara la normativa, el municipio chillanejo se comprometió a entregar los beneficios considerados y que contemplan bonos que equiparan las condiciones laborales de los municipales a los de otros agentes del estado.

Desde esta perspectiva, expresa que los funcionarios ya comenzaron a percibir la asignación profesional para quienes están en las plantas directivas, profesionales y jefaturas, homologándolos así con sus pares del sector central.

Además se reglamentó un aumento de grado y otros beneficios para los cuales la Municipalidad de Chillán requerirá de recursos adicionales para mantenerlos en el transcurso del tiempo, los cuales provendrían desde la Subdere.

La normativa en el caso del aumento de grado establece que la mejoría en las remuneraciones de funcionarios de plantas de técnicos, administrativos y auxiliares será de un punto, entre los grados 10 y 20 durante este año, mientras que quienes se ubican entre los grados 15 y 20 subirán un grado más a partir del año 2017. 

Los dirigentes plantean que se verán beneficiadas con el aumento de grado y el paso a contratos estables aquellas personas “que sean un aporte real y demuestren interés y compromiso por el trabajo municipal”.

Para cancelar los beneficios el proyecto dispone un aporte fiscal de $32 mil millones el año 2016 y de $36 mil millones el año 2017 para todos los municipales del país.

Desde el gobierno comunal se plantea que en el futuro las gestiones internas estarán orientadas a estudiar la cantidad de personal de planta que serán requerida y cuantos se pueden integrar a aquella desde contrata u honorarios.

Para los funcionarios municipales, la nueva normativa tiene la virtud de que los cambios si bien serán presentados por el alcalde en ejercicio y modelados cada ocho años, serán planificados y ejecutados con el concurso participativo de los funcionarios.

Zoraya Martínez cree que los cambios que están en desarrollo tendrán como resultado que se pofesionalizará aún más la actividad municipal lo que redundará en beneficios para la comunidad en general.

“Esta ley fue generada porque durante muchos años los funcionarios municipales y dirigentes del todo el país insistimos en generar un marco normativo que le diera solidez a nuestra actividad”, recalca Martínez.

Victor Fernández en tanto agrega que “la municipalidad no tiene ningún problema en entregar los beneficios e incluso durante este año se podrían haber llamado los primeros concursos pero finalmente se decidió espera hasta el cambio de gobierno comunal.