Micros acumulan más del 50% de denuncias al transporte público local

No respetar la tarifa escolar y mal trato a los usuarios del servicio son las principales quejas en la comuna Reclamos están siendo considerados en las jornadas de fiscalización, afirmó el seremi César Arriagada

No respetar la tarifa escolar que por ley rige todo el año en el país y brindar malos tratos, son las principales denuncias ciudadanas en contra del servicio de taxibuses planteadas por los usuarios chillanejos, según información entregada por la Secretaría Regional del Ministerio de Transporte.

De los 114 reclamos referidos al funcionamiento del sistema de transporte público de todo Ñuble presentados durante el 2016, un total de 66 corresponden a micros urbanas (57,9%), servicio de locomoción masiva que solo se presta en la capital provincial.

Los registros de gobierno indican que las quejas formales asociadas a la tarifa escolar suman 37 y se alza como la causa más relevante, seguido del mal trato al pasajero (17) y la conducción irresponsable (9), mientras que problemas referidos a paraderos, personal y recorridos acumulan una denuncia cada una (ver cuadro aparte).

Respecto a los taxi colectivos, que tienen presencia también en otras comunas de la provincia como San Carlos, las denuncias se elevan a 10, siendo los recorridos (4) y el mal trato al usuario (2) los problemas más detectados.

Pese a que la cantidad de vehículos menores del transporte público supera las mil unidades en Chillán (a lo que se debe sumar los que circulan en otras ciudades de Ñuble) casi triplicando el universo de las máquinas mayores que bordea los 313, el número de reclamos es significativamente inferior y solo representa un 8,8% de las acusaciones recibidas por la seremi.

Casos provinciales
El servicio que prestan los buses interurbanos consignan nueve reclamos y tienen a la conducción irresponsable y a los paraderos como los temas de preocupación ciudadana con dos casos cada una.

El aseo deficiente de los vehículos, el mal trato de los conductores, los recorridos, las tarifas y la venta de pasajes, consignan un reclamo por cada item.

Por otro lado, 23 hechos denunciados totalizan los buses rurales de la provincia en lo que va del 2016, de acuerdo al despacho regional del Ministerio de Transporte.

Deficientes condiciones técnicas de las máquinas y problemas con sus placas patentes, son las mayores quejas planteadas por los usuarios ñublensinos, contabilizándose seis y tres respectivamente. 

Dos suman los recorridos, paraderos y tarifa escolar, mientras que el exceso de pasajeros al interior del bus, la conducción irresponsable, entre otros seis factores, recibió una queja cada una.

Problema permanente
Constantes y frecuentes son los reclamos de la ciudadanía hacia la labor que cumplen los choferes de taxibuses de la comuna.

El último episodio presentado a través de LA DISCUSIÓN se dio el pasado miércoles, el cual daba cuenta de una serie de quejas de vecinos de El Emboque, en el sector oriente de Chillán, asociadas al poco criterio de las personas que van al volante al realizar su labor.

Retos, groserías, faltas de consideración con personas de la tercera edad y el no respeto a los estudiantes son las faltas que más dicen sufrir los pasajeros.

El secretario regional del Ministerio de Transporte, César Arriagada, precisó que las denuncias que tienen registradas se dan a través de tres instancias diferentes; por medio de las páginas www.transportescucha.cl y www.fiscalizacion.cl y en las mismas oficinas de la seremi en Concepción.

El funcionario de gobierno hizo un llamado a las personas que utilizan el transporte público masivo chillanejo a formalizar sus denuncias por los conductos regulares, tal y como lo vienen haciendo hasta el momento.

César Arriagada precisó que solo completando esta gestión su despacho tiene la posibilidad de organizar labores de fiscalización que vayan más allá del trabajo inspectivo de tipo técnico que regularmente desarrollan.

“Lo importante es que las personas sigan los canales regulares al hacer sus reclamos; esto nos permite planificar de mejor forma el trabajo y los recursos que tenemos disponibles para las distintas fiscalizaciones”, concluyó.

El seremi afirmó que como repartición gubernamental no tienen la facultad de sancionar o multar en base a denuncias ciudadanas, no obstante, explicó que todas las que les llegan son estudiadas y respondidas.

“Nosotros no podemos cursar sanciones en forma repentina, sino que se aplican cuando el conductor es sorprendido en el acto cometiendo una infracción. Lo primero que hacemos es contactarnos con el denunciado para solicitar que nos entregue información respecto al hecho para investigarlo; en caso de ser verificado y confirmado, le solicitamos a la empresa que tome medidas correctivas para que no se vuelvan a cometer estos hechos y le entregamos una carta de respuesta al denunciante donde se les explica las acciones que hemos adoptado. Además de todo esto, incluimos estas denuncias en nuestros planes de fiscalización y salimos a indagarlas en terreno”, recalcó.