Línea 7 anuncia “limpieza” de choferes tras reiteradas denuncias

Pese a que hubo voces de apoyo para Otilia Yáñez, dueña de la Línea 7 de taxibuses, entre algunos presidentes de juntas de vecinos del sector Las Mariposas y otras entidades del lugar en donde está el terminal de estas micros de recorrido Parque Lantaño - Las Mariposas, luego del artículo publicado por LA DISCUSIÓN, que reveló el malestar de muchos usuarios por los malos tratos recibidos por parte de algunos de sus choferes, la propia empresaria admite que “no se puede tapar el sol con un dedo”.

Y es que en la mesa del presidente de la Asociación de Taxibuses de Chillán, Humberto Llanos, en donde ambos se reunieron con nuestro medio, había dos cartas de denuncias cursadas ese mismo día en contra dos choferes, por hostigar a dos estudiantes quienes les exhibieron sus pases en un día feriado.

Entre descargos y anuncios de medidas, Otilia Yáñez anunció que “no es primera vez que tenemos estos problemas y cada vez que alguna junta de vecinos, o las autoridades de colegios o la universidad nos han citado, siempre hemos respondido para poder arreglar los problemas. Ya hemos expulsado a ciertos choferes conflictivos y al parecer tendremos que hacer una nueva limpieza”.

De todas formas, eso de “limpieza” no se presta para ambigüedades, tratándose derechamente de despidos, puesto que “nosotros como gremio ya no contamos-como antes- con facultades para sancionar a los conductores con castigos económicos o suspensiones ya que nos significa sanciones por parte de la Inspección del Trabajo” advierte Llanos, quien aclara que “lo único que pueden hacer los usuarios es presentar una denuncia en el Juzgado de Policía Local y en la seremi de Transportes, que ahora incluso se puede hacer por Internet”.

Pese a que saben de las sanciones impuestas por Policía Local a sus choferes, aclaran que “el juez (Ignacio Marín) dice que nunca hemos comparecido como representantes legales, pero lo cierto es que nunca nos ha llegado una notificación”.

Agresividad y pases ilegales
Aunque advierten que “no es excusa”, aprovecharon de explicar la razón del estrés de muchos choferes, que más allá de los tacos que conspiran contra la obligación de cumplir con horarios rigurosos entre tramo y tramo, deben soportar “la mala educación de muchos estudiantes, quienes los agreden porque no les paran donde ellos piden, o porque no les aceptan el pase escolar pese a que van ebrios, con cervezas en las manos o incluso con traje de baño y toallas rumbo al balneario municipal”, acusa Otilia Yáñez.

Por otro lado, “por un error de la Junaeb en Chile se entregaron 313 mil pases a personas que no eran estudiantes, eso sin contar los que venden por Internet o los que falsifican, y eso afecta los ingresos del chofer, y eso no ha sido solucionado”, finalizó Llanos, quien anuncia que luego habrá un llamado para contratar nuevos choferes.