Sector Las Mariposas en pie de guerra contra conductores de la Línea 7

Preguntar por el trato de los choferes de la Línea 7 a cualquier transeúnte del camino a Las Mariposas, podría solo compararse a la acción de abrir la tapa del horno tras dos horas de encendido.


Las acaloradas historias se atropellaban en el rostro de quien preguntara, ya sea a alumnos del Colegio Adventista, a sus inspectores, a los estudiantes de la Universidad Adventista y, desde luego, a vecinos del sector.


Conscientes de que las historias urbanas suelen pasar por un envilecimiento que más que mentir busca la empatía con la sensación de desagravio, LA DISCUSIÓN, buscó corroborar en el mismo Juzgado de Policía Local la veracidad de la pésima opinión que estos conductores despiertan en sus usuarios, encontrando un “sí, lamentablemente es cierto”, de parte del juez Ignacio Marín.


A nuestro medio llegaron denuncias que redundaban en retos a groserías, en faltas de consideración con personas de la tercera edad, faltas de respeto a los estudiantes y todo lo que podría resumirse en una suerte de actitud tiránica por parte de quien lleva el volante.


Y respecto a esas materias llegó nuestro medio hasta el terminal de la línea de micros, sin embargo, antes de entrar en detalles, la señora que estaba a cargo en el momento se adelanta y pregunta “¿viene por lo del otro día? ¿por lo de la máquina 9? ¿la del chofer que bajó a empujones al pololo de una pasajera o viene por el problema que denunció un joven que era minusválido?”.


En la línea, no esconden que el problema existe y las explicaciones son apenas vagas, como “lo que pasa es que algunos choferes son dueños de sus propias máquinas y por eso creen que pueden hacer lo que quieran con los pasajeros” o, como ensayó un chofer que solo se identificó como Loyola, “esto es muy estresante, uno trata de hacer las cosas en forma correcta, pero desde primera hora se suben personas mal educadas que quieren que les pares donde ellos piden y si no te garabatean, o cosas así. Yo no puedo responder por el resto, pero la gente acá, en especial los adolescentes, son súper agresivos y mal educados”.


Lo concreto es que en el Juzgado de Policía Local ya son cinco las infracciones que les han cursado a los conductores de esta línea, motivadas por denuncias “especialmente hecha por universitarios respecto de malos tratos, aunque también por parte de vecinos del sector. Lo peor de todo es que nosotros hemos notificado en múltiples oportunidades al dueño o representante legal de esa empresa, para que comparezca en los juicios y lo cierto es que jamás ha venido, por lo que no nos deja más remedio que cursarle la multa al chofer denunciado”, aseveró Marín.


Piden concertar reunión
Juana Guerrero, presidenta de la junta de vecinos del sector El Emboque, de Las Mariposas, acusa que una vez cuando le estaba pagando el pasaje a un chofer, una moneda cayó al suelo, quedando atrapada en una grieta.


Cuenta que como no la pudo sacar, el chofer le empezó a gritar delante de todos los pasajeros y la obligó a pagarle de nuevo, “por lo que yo llamé a los carabineros, hice la denuncia y aún se tramita el juicio”.


Similar es lo relatado por la inspectora del Colegio Adventista, Edith Pino, quien suma relatos de choferes malhumorados que tratan mal a los pasajeros, “retan a los estudiantes si no les pagan con sencillo, le cierran la puerta en la cara a los alumnos y hay señoras que no alcanzan a bajar y ellos aceleran, excusándose con que van atrasados”, relata.


Por esto, en las juntas de vecinos esperan concertar una reunión con los dueños de la Línea para que tome medidas, sin embargo, la jefatura ha sido inubicable para ellos, para el juez de policía local, y -claro está- para nuestro medio.

Juez Marín: “eso de que es imposible ganarle un juicio a los micreros es un mito”

La creencia urbana que habla de las “mafias” de los choferes de micro que los hace inmunes a la ley o que es imposibles ganarles un juicio por alguna colisión, por ejemplo, fue tajantemente desmentido por el titular del Primer Juzgado de Policía Local de Chillán, Ignacio Marín.


“Eso es un mito, nosotros tenemos varios casos en que ellos han sido obligados a responder por daños y además han sido acreedores de muchas notificaciones”.


Lo anterior cobra relevancia en el tema de las sucesivas denuncias en contra de los choferes de la Línea 7, si se conoce el hecho que “hace un tiempo, un ex presidente del gremio le dijo a la gente de Las Mariposas que si tenían algún problema con nosotros que nos denunciara no más, se corrió la voz y ahora nos denuncian hasta cuando los culpables son los pasajeros”, comentaron en la línea.