Aprueban Padem y queda postergado estudio mayor al sistema

La entidad edilicia se compromete a realizar un plan de marketing que tiene como finalidad frenar la fuga de alumnos y atraer matrícula Durante el año venidero, concuerdan ediles, se debe transparentar el sistema de tal manera que la fusión y cierre de recintos educativos sea debatida

Sin grandes innovaciones en su diseño fue aprobado este lunes por parte del gobierno comunal el Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal (Padem), instrumento de gestión de la red de escuelas y liceos de la ciudad.

El medio de planificación y que contiene el presupuesto global y el traspaso monetario del municipio entre otros elementos, fue despachado de manera unánime por el alcalde Sergio Zarzar y los seis concejales presentes en la sesión.

El texto validado no generará cambios importantes en el ámbito educacional de la comuna pues es básicamente una carta de navegación que plantea una política que puede calificarse como continuista respecto de lo que existe en la actualidad.

Entre concejales se entiende que haber puesto trabas a este documento y rechazarlo no hubiera tenido efecto alguno sobre la administración del DAEM y los establecimientos educacionales administrados por el municipio.

La opción de rechazarlo, que fue sugerido por ediles en las etapas iniciales del debate, se diluyó con el paso de los días. Además jamás fue posible generar un debate de gran intensidad pues como resultado del paro de funcionarios públicos el municipio se mantuvo cerrado y por ello se suspendieron varias sesiones.

Tras el término de la sesión el concejal Juan López Cruz quien preside la Comisión Educación planteó que “cualquier análisis mayor del escenario educativo de la ciudad queda pospuesto para el próximo año. Este Padem lo que hace es mantener el sistema tal como está”.

López agrega que la entidad edilicia tiene que ser capaz de generar un debate profundo respecto del estado actual del sistema municipalizado y plantear medidas que remedien los problemas existentes.

La autoridad se refiere a que el gobierno comunal a partir del 2017 tendrá que asumir un rol más decidido para enfrentar la incontrarrestable fuga de alumnos que aún se produce y que probablemente se repita el año venidero.

Se suma a ello que tendrá que replantear la red de escuelas que en la actualidad está conformada por recintos muy dispares, con algunos de ellos en buenas condiciones de infraestructura, mientras que otros tienen carencias que no se pueden tolerar.

Agrega que espera que la municipalidad y el DAEM muestren el estudio de la Red educacional que fue contratado y donde se proyecta la matrícula para los próximos diez años.

Desde esta perspectiva el edil recalca que no es posible seguir posponiendo la discusión sobre la conformación del sistema que sigue perdiendo matrícula.

Para el 2017, planteó el concejal Carlos Hernández, se plantea que el DAEM implementará un sistema de marketing que sea capaz de dar a conocer las bondades del sistema público de educación que constituye una de las fórmulas para tratar de atraer estudiantes.

El modelo de marketing lo podría desarrollar el propio municipio o una empresa externa, pero el desafío en este caso es que los recursos sean utilizados de manera transparente y si es que hay externalización sea mediante licitación.

Grupo Escolar 
El concejal Jorge Vaccaro concuerda en que durante el 2017 la municipalidad deberá no solo exponer el problema de la falta de estudiantes en sus escuelas, sino que discutir una idea de Juan López, como es trasladar en el futuro a escuelas con deficiente infraestructura y baja matrícula al futuro Grupo Escolar.

Nadie en el municipio parece estar de acuerdo con el cierre y fusión de recintos educativos, pero alguien debe hacerse cargo de las enormes pérdidas que genera la mayor parte de escuelas y liceos de la ciudad.

Para Vaccaro la construcción futura del Grupo Escolar permitirá concentrar estudiantes en una infraestructura moderna. Por ello espera que en el corto plazo ese recinto obtenga aprobación del Ministerio de Desarrollo Social y busque los más de $3.400 millones que cuesta su construcción.

Para el concejal Carlos Hernández lo más relevante de este Padem fue que hubo una participación relevante de diversos actores importantes del sistema quienes tuvieron la posibilidad de presentar observaciones.

Las medidas planteadas desde entidades gremiales de profesores y parvularias que solicitaban aumento de bonos fueron acogidos y constituye uno de los logros de este instrumento de planificación a la luz de los ediles.

Pero la presidenta del Colegio de Profesores y concejal electa, Brígida Hormazabal, sostuvo que ciertamente el Padem tal como fue aprobado “no nos deja satisfechos”.

Agrega la dirigenta histórica del magisterio local que en las semanas previas presentaron una serie de medidas que podrían haber sido implementadas por el gobierno comunal pero que al menos en la versión aprobada este lunes no visualiza que estén contenidas.

Lo cierto, refuerza la dirigente es que el próximo año debe tener lugar en el municipio un debate mucho más intenso acerca de la situación de la educación comunal con un Padem 2018 que contenga elementos de mayor peso que el actual.

Déficit 
Lo que está claro es que el DAEM durante el 2017 recibirá desde el municipio menos recursos que los años precedentes, llegando a una cifra de $2.415 millones. Con esta cantidad se debiera cubrir el déficit que generan el sistema y las escuelas y que en el caso de éstas llega a los $1.676 millones.

Lo cierto es que a la luz de lo indicado por los concejales el Padem aprobado este lunes es continuista pero el del 2018 debiera ser el que enfrente los numerosos problemas que arrastra desde hace muchos años el sistema en manos del municipio.

Se espera que los mayores recursos que provendrán desde el Ministerio de Educación contribuyan a mejorar las bases del sistema que pierde alumnos y enfrenta pérdidas económicas muy elevadas.