Casi 6.000 personas diarias dejan de atender servicios públicos

“La gente viene acá a comprar un bono para atenderse por sus enfermedades y resulta que hacer esta cola larga y a pleno sol termina enfermándose más”, es el comentario que se escucha desde el interior de un grupo de usuarios de Fonasa, quienes a manera de terapia cuentan cómo les afecta el paro de los empleados fiscales que hoy cumplió su décimo día en Chillán.

Largas horas por un bono que garantice un chequeo o procedimiento médico deben esperar quienes llegan hasta la Caja de Compensación 18 de Septiembre, local donde se habilitó un mesón de venta, de acuerdo a los reclamos que hacen los propios miembros del sistema.

“Cada vez que me atiendo en el kinesiólogo tengo que venir a Fonasa y la semana pasada me demoré más de cuatro horas para sacar un simple bono. Hoy no sé a qué hora saldré de acá; como usuarias no tenemos otra opción y solo nos queda hacer esta cola. Creo que debiera solucionarse este tema o por último mejorar el servicio”, comentó Guadalupe Polanco.


Según el dirigente sindical del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) en Chillán, Jorge del Pozo, entre 900 y 1.000 personas diarias atienden las oficinas en la capital provincial, lo que deja que en 10 días de paralización casi 10.000 personas han tenido que posponer su visita al médico o enfrentar largas esperas por un bono.


Del Pozo, quien también es el presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) de Ñuble, aclara que el Gobierno tiene en sus manos la solución e le invoca que analice la situación que están pasando los usuarios.


Impacto
Como si se tratara de una medida de fuerza que se tomó en las últimas horas, muchos chillanejos que llegan hasta el Registro Civil se dan con la sorpresa de que la atención al público está restringida y solo se realizan algunos trámites de carácter urgente,  como inscripción de nacimientos, casamientos y entrega de algunos documentos.


“No tenía ni idea que están en paro,  justo ahora que tengo que hacer trámites; me dijeron que puedo sacar por internet los documentos que necesito, pero creo que está mal tanto paro”, opina Helia Saldías.


De acuerdo a los cálculos que entregan los funcionarios movilizados del Registro Civil, aproximadamente 1.500 personas pasan todos los días por la repartición, mientras que en la Gobernación estiman que el número es cercano a los 200.


Soraya Martínez, presidenta de la Asociación de Funcionarios Municipales de Chillán, explica que no menos de 200 personas llegan a diario por cada una de las 14 direcciones ediles, por lo que al menos son 2.800 vecinos de la comuna los realizan algún tipo de trámite diariamente.


La dirigenta explica que la única que se resiente con la movilización es la comunidad, por lo que instó al Gobierno a escuchar las peticiones salariales y laborales.


Mitigación en el hospital
El Servicio de Salud Ñuble (SSÑ) aclara que en los 11 días de movilización en su sector se suman, se han tenido que suspender 4.849 consultas de especialidades médicas y 256 intervenciones quirúrgicas en el Hospital Herminda Martin (HCHM).


Si bien las prestaciones no eran de urgencia, desde la repartición pública precisan que esta situación impacta en la actividad asistencial regular y afecta a personas que habían esperado por mucho tiempo atención.


“Hemos tomado todas las medidas posibles para disminuir los efectos de la paralización, especialmente para dar continuidad a la atención en unidades de emergencia, de pacientes críticos, en diálisis y las acciones involucradas en el plan de atención de niños y niñas del Sename”, informa el director del SSÑ, Iván Paul.


Junto con asegurar el funcionamiento del hospital y la continuidad en áreas críticas, el funcionario de gobierno recalcó que el equipo directivo está diseñando un plan de recuperación de las prestaciones suspendidas.


“Se reagendarán cirugías y consultas médicas de especialidades en horario extraordinario, después de la jornada habitual y los fines de semana. Nos obligará a comprar servicios, pero aún no definimos esa cifra ya que esperamos que la mayor recuperación sea con la capacidad instalada”, añade.