[Fotos] Los secretos de la plaza de Quirihue y su futuro rol

La plaza de Quirihue contiene una cápsula del tiempo. El año 1940, cuando el busto de Arturo Prat, el primero del país erigido en homenaje al héroe nacional, fue instalado en su actual ubicación, fue depositada una pequeña ánfora con los nombres de todas las personas que participaron en el hecho, rememora el ex diputado y alcalde, Tomás Irribarra de La Torre. 

Lo cierto es que la plaza transmite historia y está íntimamente ligada al radicalismo que se fortaleció en la zona. Lo representa un obelisco levantado el año 1949 para el bicentenario comunal. 

El principal paseo quirihuano, explica el actual alcalde Richard Irribarra, se proyecta al futuro. Un proyecto por $660 millones mantendrá la línea tradicional, pero integrará elementos urbanísticos actuales. La futura capital de la Provincia del Itata pretende “mantener su historia y patrimonio a través de la rehabilitación y mantención de todos sus elementos preexistentes,  incluyendo esculturas, monumentos y elementos significativos, y por sobre todo, mantener su trazado, puesto que es reconocible y tangible para todos los habitantes de la localidad”. 

La plaza de Quirihue, donde se asentaba la antigua Gobernación del Itata, busca proyectarse como el núcleo del centro cívico, donde además de los servicios actuales existirá un moderno edificio consistorial, la sede del gobierno provincial, un bulevar y un eje peatonal que contempla la calle San Martín, entre Esmeralda y Arturo Prat.