Ñuble: cifra actual de muertes por VIH es la menor de la última década

Quince años luchando contra una enfermedad que lo acompañará toda la vida lleva Ángel Baeza, referente en la ciudad de cómo se puede enfrentar satisfactoriamente el VIH  y sus externalidades asociadas.

La responsabilidad y constancia con las indicaciones médicas recibidas, son algunos de los factores que Ángel identifica como claves para sobrellevar la patología.

“Muchos se preocupan cuando en su cuerpo se está presentando algún efecto visible de la enfermedad; lamentablemente en Chile no existe una cultura preventiva fuerte y arraigada. El tratamiento contra el VIH es efectivo siempre y cuando el paciente se comprometa seriamente con el tratamiento”, cuenta el abogado de profesión.

Ángel Baeza comenta que las muertes que se originan por el SIDA, que en rigor es el estado más avanzado y crítico de la presencia del virus del VIH en el cuerpo humano y que gatilla el síndrome, actualmente es bajo y destaca el éxito médico sin olvidar que aún hay cosas por mejorar en el sistema público.

Realidad actual

Una notable caída en la cifra de mortalidad asociada al VIH/SIDA registra este 2016 la provincia, lo que representa el menor índice local de los últimos 10 años, según constan los registros históricos entregados vía Ley de Transparencia por el Servicio de Salud Ñuble (SSÑ).

Solo un 2% de las personas infectadas que actualmente reciben el tratamiento en el sistema público, calculadas hasta agosto pasado en 293, fallecen por complicaciones derivadas del virus, ocho puntos porcentuales menos que lo constatado el 2006.

De acuerdo a la información oficial, si bien hace una década se registraba un número similar a la de hoy en cuanto a muertes (6), en ese entonces la cantidad de contagiados que seguían un régimen médico era solo de 57, lo que determina que la mortalidad para aquella época era de 10,5%.

Dos años después el porcentaje de decesos, basado en la cantidad de personas con tratamiento (87), se disparó hasta los 13,8% resumido en 12 fallecidos, estadística que se alzó como el peak de mortalidad en 10 años de análisis de datos.

Hombres los más contagiados

En el Departamento de Salud Pública y Planificación Sanitaria de la Secretaría Regional del Ministerio de Salud del Bío Bío, señalan que de los 22 diagnósticos realizados hasta el presente mes el 18,2% (4) correspondió a jóvenes de entre 15 y 24 años, indicador inferior a la realidad regional y nacional, que sumaron 27% y 20,9% respectivamente.

Según el organismo estatal la enfermedad prevalece más en los hombres, abarcando el 81,8% del total de infectados en la provincia, mientras que las mujeres alcanzan el 18,2%, poco más de cinco puntos porcentuales por arriba de la región y superior en 2,6% que los números nacionales.

Considerando el lugar de residencia, la repartición pública detalla que la mayor recurrencia de portadores del virus en nuestra región se da en Concepción, con un 31% del total de los casos; sin embargo, al evaluarse la tasa de incidencia Ninhue registra un 40.7 x 100 mil habitantes, el mayor indicador en el Bío Bío.

Servicio

La encargada regional de VIH/SIDA ETS Programa de la Mujer del Departamento de Salud Pública y Planificación Sanitaria de la Seremi de Salud del Bío Bío, Lorena Bastías, explica que el servicio que presta el sistema público está estandarizado a nivel nacional; no obstante, los locales pueden ajustar sus protocolos y flujogramas adecuados a cada realidad comunal, siempre cumpliendo con normativa vigente.

En Ñuble el Centro de VIH del Hospital Clínico Herminda Martín (HCHM) de Chillán, es la entidad que se encarga de registrar y controlar los casos locales que se presenten.

Un grupo de nueve profesionales conforman la unidad médica (internista, inmunóloga,  enfermera, matrona, técnico paramédico, dermatólogo, psicóloga, nutricionista y químico farmacéutico), liderada por el médico Christian Esveile.

“Lo que acá se hace es la atención y control de los pacientes que tienen VIH en sus distintas etapas de infección; el servicio es multidisciplinario, organizado y programado durante todo un año y que está enfocado a ofrecer apoyo al paciente en términos físicos y bioquímicos si uno quiere en cuanto a evaluaciones clínicas, de laboratorio y también psicológicas”, señala el médico internista.

Christian Esveile detalla que el grado de mortalidad a causa del SIDA  es determinado por el compromiso paciente-médico.

“El éxito del tratamiento depende de una serie de factores que modulan el comportamiento de los pacientes, uno de ellos es la característica inherente que tenga el paciente en cuanto a orden y responsabilidad al tomar sus  fármacos y la regularidad de los controles, pero también tiene que ver la actitud que ha tenido nuestro equipo”, comenta.

El médico recalca que actualmente en Chillán existe una alta tasa de pacientes que tiene el virus indetectable en su sangre y con las defensas altas, situación que se da gracias al trabajo profesional de los integrantes del Centro VIH del HCHM y a la triterapia que sigen los portadores del mal.