Repararán tres céntricas piletas de Chillán

Más de medio siglo de historia tiene la emblemática pileta ubicada en el frontis de la Gobernación Provincial de Ñuble y hace más de una década que no entrega su otrora atractivo espectáculo de luces de colores y chorros de agua que la convertían en uno de los puntos turísticos de referencia de la ciudad.


Tras años de abandono, la Municipalidad de Chillán decidió reparar la antigua estructura inaugurada el 9 de septiembre de 1965 (leer nota aparte) y de alguna manera saldará parte de la deuda ornamental que tiene con las singulares y numerosas fuentes de agua locales.


Hace casi tres años LA DISCUSIÓN publicó una nota periodística que daba cuenta del estado de deterioro en que se encontraban las 10 piletas públicas de la ciudad.


Cuatro de la Plaza de Armas (dos del punto central, la de la Gobernación y la del frontis del edificio del Serviu Ñuble) las tres de las plazas La Victoria, San Francisco y Santo Domingo, las dos del Paseo Arauco II y la del Paseo Las Palmas (ubicada afuera de una de las entradas al mall) fue la penosa realidad que en su momento presentaban las estructuras.


Si bien en su momento desde la Municipalidad de Chillán descartaron la elaboración de un proyecto mayor para la restauración de la decena de piletas, adelantaron que las de la Plaza de Armas tenían más opciones de ser recuperadas, toda vez que se planeaba una remodelación a todo el sector.


Planificación
Luego de anunciarse la próxima  habilitación de la fuente de agua de los Edificios Públicos, el municipio empezó a ejecutar los trabajos de recuperación de las dos piletas del Paseo Arauco II.


Hace una semana se iniciaron las labores de mantenimiento de una de ellas en la intersección de las calles Arauco y El Roble, y según explicó el  jefe de la Dirección de Aseo y Ornato de la Municipalidad de Chillán, Víctor Fernández, las faenas se dan gracias al convenio que tiene el gobierno comunal y Núcleo Paisajismo, empresa que se dedica a la conservación de las áreas verdes de la ciudad, en la que se incluye el céntrico paseo peatonal.


“Esto responde a una política de recuperación de piletas y áreas verdes que el alcalde Sergio Zarzar está promoviendo. La concesionaria está haciendo el trabajo luego de que el municipio le instruyera hacerlo; la idea es que se habiliten las dos que hay en el paseo”, indicó el funcionario y añadió que el deseo del municipio apunta a que la comunidad disponga de todos sus circuitos de agua.


De hecho, uno de los compromisos que en su calidad de candidato a la alcaldía hizo el vigente y reelecto jefe comunal Sergio Zarzar, fue precisamente restaurar la estructura ornamental de la comuna.


“Priorizar puntos críticos de Alonso de Ercilla, Parque Lantaño y Vicente Méndez. Ejecutar ciclovías aprobadas y extender la actual red. Baños públicos para la Plaza de Armas y recuperación de fuentes de agua”, fue uno de las iniciativas prioritarias de quien fuera el ganador de las elecciones municipales del pasado domingo.


Proyección
Víctor Fernández adelantó que el gobierno comunal está analizando la restauración de todas las fuentes ornamentales de la ciudad, entendiéndose que estas son parte importante de la imagen que entrega Chillán a los visitantes.


“Por instrucción del alcalde Zarzar, estamos evaluando la mantención de toda la infraestructura y equipamiento de las piletas. El trabajo se haría de manera sistemática y responde a la preocupación que tiene el municipio en embellecer la ciudad y entregar a los vecinos y turistas mejores espacios públicos”, recalcó.


Asimismo, Víctor Fernández recordó que junto al rescate de las fuentes de agua, el municipio también  está promoviendo la recuperación de nuevas zonas de áreas verdes para el esparcimiento de los habitantes locales, como la berma central de la Avenida Collín, la habilitación de la plaza de la intersección de la calle Pedro Aguirre Cerda y Collín, entre otros.


Preocupación
Para el arquitecto Mauricio Cancino es más que evidente que los recursos destinados por el gobierno comunal local a los circuitos de agua han sido nulos desde hace muchos años.


Pese a destacar la necesidad imperiosa de disponer del financiamiento requerido, el profesional resaltó que muchas veces se necesita algo más que dinero para hacer que esta infraestructura funcione.


“Más que los mismos recursos en sí, se necesita una real preocupación de parte del municipio para velar que las piletas funcionen de manera correcta”, recalcó.


Mauricio Cancino advirtió que constantemente el personal municipal debe velar que el agua que circula por la estructura sea sana y no se convierta en un foco infeccioso. En ese sentido, enfatizó que el agua usada debe ser cambiada constantemente, al menos una vez al mes.

ase