Ñuble: 346 personas fallecen al año por un ataque cerebrovascular

Las enfermedades que afectan al Sistema Circulatorio representan la primera causa de muerte en Chile. De acuerdo a estadísticas del Ministerio de Salud, cada año fallecen 28.064 personas en el país por esta razón y de ellas, 8.603 mueren por patologías cerebrovasculares.

En Ñuble las cifras se repiten. Según los registros del Servicio de Salud local, durante 2014 las enfermedades del sistema circulatorio representaron el 29% de los decesos, 971 personas, y de éstas 346 fallecieron por un Ataque cerebrovascular (ACV), es decir, prácticamente muere un ñublensino al día a causa de esta patología.

Considerando la alta prevalencia en la provincia, y en el marco de la conmemoración del Día Mundial del ACV, profesionales del Servicio de Salud Ñuble participaron en una feria de salud en el Paseo Arauco donde entregaron información sobre de cómo prevenir y enfrentar esta emergencia.

Margarita Morales, Enfermera Asesora del Departamento de Garantías Explícitas del Servicio de Salud Ñuble, señaló en un comunicado de prensa que “no poder sonreír de manera simétrica, la imposibilidad repentina de hablar y ser incapaz de levantar ambos brazos al mismo tiempo hacia el frente, son las principales señales de que está ocurriendo un ataque cerebrovascular, que aparecen de manera súbita y obligan a acudir de inmediato a un servicio de urgencia”.

La profesional explicó que es fundamental poder reconocer estos síntomas, sobre todo considerando que el tiempo es crítico, ya que las acciones destinadas a preservar la integridad del tejido cerebral que aún no presenta daño irreversible, se deben aplicar durante las primeras 4,5 horas después de ocurrido el evento, especialmente en el caso de la trombolisis. Este tratamiento farmacológico que permite disolver el trombo o coágulo para restablecer el flujo sanguíneo en la zona obstruida”.

“Cuando hablamos de un ataque cerebrovascular nos referimos a algo urgente, súbito y por el que se debe consultar de forma inmediata. Se estima que por cada minuto sin recibir tratamiento médico, mueren cerca de 2 millones de neuronas, por ello, la consulta precoz es vital ya que será determinante en el pronóstico del paciente”, puntualizó la enfermera.