Ambulantes vuelven al Paseo Las Palmas y ocupan veredas del Mall

Desde hace unas semanas que el Paseo Las Palmas, la calle  que conecta El Roble con 5 de Abril a un costado del Mall Arauco Chillán, espacio que en 2015 fue liberado del comercio ambulante, ha comenzado a recibir nuevamente a un número importante de comerciantes callejeros, que venden diversos productos aprovechando la falta de fiscalización.

El fenómeno no es exclusivo de ese sector, pues por calle El Roble junto al mall, otrora vía con veredas despejadas, también fue aprovechada por los vendedores ambulantes,  sin que tuvieran autorización para establecerse en esa zona, la que hoy luce congestionada.

El tema es parte de un problema mayor que hasta ahora no ha podido ser erradicado en la ciudad, plantea el presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Servicios de Chillán, Alejandro Lama, uno de los personeros locales que más ha luchado para lograr que el sector precario se institucionalice.

El mandamás del gremio reconoce que probablemente la existencia de ambulantes no será resuelta en el corto plazo, sino que será necesario avanzar lenta, pero de manera sostenida para lograr que las veredas de la ciudad sean liberadas para los peatones.

Lama relata que cuando la Municipalidad de Chillán decretó la salida de los comerciantes del Paseo Las Palmas el año 2015, aplaudieron la medida, pues constituyó un avance en el proceso de erradicación de una actividad que tiene una serie de aspectos negativos.

Obviamente el gremio y la Municipalidad de Chillán no están en contra de que las personas desarrollen actividades laborales, pero sí buscan que los ambulantes o quienes tienen permisos precarios trabajen en condiciones óptimas.

Desde esta perspectiva desde hace unos años que la municipalidad espera ordenar el negocio a través de un análisis social de las familias para determinar quienes tiene real necesidad de licencias para comerciar en las veredas ante la falta de recursos para subsistir. El mismo estudio determinará a quienes tienen recursos para establecerse.
Alejandro Lama, frente a la evidencia de que el comercio callejero lejos de disminuir, ha aumentado, plantea que la postura del gremio apunta a despejar las calles y veredas de la ciudad para que ellas sean de uso exclusivo de los peatones. Agrega que la lucha que tienen como gremio por la erradicación es además porque la informalidad en que trabajan genera pérdidas millonarias por evasión de impuestos, a lo que se suma que mucha mercadería que se ofrece en las calles tiene un origen indeterminado.

“Puedo generalizar, pero hay quienes roban grandes contenedores, y esos contenedores están asegurados por lo que sus dueños dan por perdida la mercadería, pero esta va a las calles y a las ferias sin control alguno”, expone.

Se suma a ello que los comerciantes no establecidos se han transformado en un segmento que genera competencia desleal, pues no pagan arriendos, servicios básicos, ni manejan contratos de trabajo.

Por todos estos motivos es que Lama llama la atención sobre la vuelta de ambulantes en el Paseo Las Palmas y en otros lugares de la ciudad donde se supone que no deberían estar, entre ellos la salida del Mall Arauco Chillán,  lo que se explicaría por la permisividad municipal por controlarlos.

Catastro
Oficialmente en la ciudad, según las últimas cifras conocidas, los ambulantes son alrededor de 160, pero Alejandro Lama expone que los antecedentes que ellos manejan es que serían más de 300, pues hay muchos puntos donde trabajan y no existe control.

A nivel comunal existe un catastro pormenorizado sobre la cantidad de personas que se dedican al comercio ilegal y que forman parte de un documento emanado desde la municipalidad a través de Transparencia.

El texto, que se centra en la zona céntrica de Chillán y en aquellos comerciantes que se dedican a vender productos vegetales y frutos secos en carros estacionados en varios puntos de la ciudad, corresponde a una fotografía del rubro que debe ser actualizada con información de los últimos meses.

Se trata de una actualización que no está disponible en la municipalidad o al menos no fue posible acceder a ella, pues las personas encargadas de la información se encontraban fuera de sus funciones habituales.

No obstante el informe existente evidencia que en el centro de la ciudad hay 156 personas instaladas diariamente en las aceras y que poseen permisos aprobados por la municipalidad chillaneja.

Según la información de Transparencia, en la calle Maipón es donde se encuentra la mayor cantidad de vendedores con autorizaciones precarias, totalizando 59 personas.

En Isabel Riquelme, en tanto, los locatarios que trabajan a la intemperie son 23, concentrándose en la vereda oriente, entre Maipón y Prat.

Según el reporte municipal en Sargento Aldea hay 18 personas en esa condición, mientras que en 5 de Abril 19. A ellos se sumaban los 19 del Paseo Las Palmas, quienes fueron erradicados del sector, pese a que han vuelto a aparecer, sin existir certeza de si se trata de los mismo o ambulantes nuevos y sin permisos.

Existe la sensación de que varios de los que abandonaron el Paseo Las Palmas son los que se han instalado en la calle El Roble, entre 5 de Abril e Isabel Riquelme, junto al Mall Arauco Chillán, pero de ello no hay confirmación municipal.